Viruela del mono: el peligro de las enfermedades zoonóticas

Datos aportados por expertos arrojan que la vacuna contra la viruela reduce el riesgo de enfermedad de una persona en un 85 por ciento.

Datos aportados por expertos arrojan que la vacuna contra la viruela reduce el riesgo de enfermedad de una persona en un 85 por ciento.

Credito: EFE

La viruela del mono es una infección viral rara que es similar a la viruela humana . Sin embargo, no es tan mortal como la viruela. Se transmite de animales a humanos y también puede transmitirse a través del contacto de persona a persona . A medida que la enfermedad se propaga por todo el mundo, muchos se preguntan si está en peligro de convertirse en una nueva pandemia .

Hasta el momento, se han identificado 92 casos en países donde la enfermedad no es endémica.

Para aquellos que contraen el virus, los síntomas incluyen:

  • fiebre;
  • fatiga;
  • y erupción con ampollas.

Se encontraron casos positivos en Australia, Canadá y Estados Unidos, y países europeos como Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Suecia y Holanda. Estados Unidos y países europeos ya comenzaron a comprar vacunas inmunitarias .

¿Nueva pandemia? La viruela del mono o Monkeypox es generalmente leve y aún no se han registrado muertes entre los casos positivos. Según expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) , la propagación de la viruela del simio es diferente a la del COVID-19 y más fácil de contener. Pero, la similitud entre Covid y Monkeypox , es que ambas son enfermedades zoonóticas (que pasan de animales a humanos). Enfermedades zoonóticas (o zoonosis) Se cree que COVID-19 se propagó de un murciélago en China.

Otras enfermedades zoonóticas que se han propagado de los animales a los humanos incluyen el VIH/SIDA , el ántrax y el ébola . La viruela del mono se descubrió en monos en 1958 y el primer caso humano registrado fue en 1970.

En los países africanos donde la enfermedad es más común, se han encontrado pruebas del virus de la viruela del simio en muchos animales, entre ellos:

  • ardillas de cuerda;
  • ardillas de árbol;
  • ratas de Gambia;
  • ratones de campo;
  • y muchas especies de monos.

Dr. Gladys Kalema-Zikusoka, fundadora y directora ejecutiva de Conservación a través de la Salud Pública explica : "Las personas que viven en áreas boscosas o cerca de ellas pueden tener una exposición indirecta o de bajo nivel a los animales infectados".

Contagio

El contagio de animales a humanos puede ser causado por una mordedura o un arañazo , siendo los roedores los portadores más probables. Otras zoonosis pueden transmitirse a través de carnes y productos animales mal preparados (así fue como se propagó el ántrax). Con la viruela, la transmisión actual de persona a persona en países no endémicos está ocurriendo a través del contacto cercano entre personas .

Peligros

Si bien enfermedades como la COVID-19 y el ébola representan una amenaza mayor para la vida que la viruela, las enfermedades zoonóticas plantean desafíos particulares para las poblaciones humanas.

Kalema-Zikusoka señala:

"Con altas densidades de población humana, particularmente en áreas urbanas, la viruela del simio puede propagarse más fácilmente entre las personas y entre los diferentes continentes a través de los viajes aéreos.

Las enfermedades zoonóticas pueden ser difíciles de tratar si no son comunes y no todas tienen una cura directa".

Se han necesitado muchas décadas para desarrollar un tratamiento altamente efectivo para el VIH, por ejemplo, y todavía no existe una vacuna verdaderamente efectiva disponible. Esta realidad hace que las enfermedades zoonóticas en humanos sean tan peligrosas : Cada caso es diferente. Un tratamiento para un virus no es el mismo para otro.

Prevención

Informar y educar a las personas es una forma de prevenir las enfermedades zoonóticas.

Por ejemplo, enseñar los peligros de comer ciertos alimentos que pueden estar contaminados y, de hecho, hacer cumplir las leyes de caza ilegal , fortalecería la educación para la conservación no solo de la propagación de enfermedades, sino también de la deforestación y el acceso humano a los hábitats salvajes .

Reducir las enfermedades infecciosas y zoonóticas emergentes depende, sobre todo, de la conciencia de la población mundial y de la acción de las autoridades con actividades mitigadoras para combatir la propagación de nuevos virus en el mundo.

Por Lara Meneguelli. Artículo en portugués



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2786 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas

Revise noticias similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación


Revise noticias similares en la sección:
Actualidad


Revise noticias similares en la sección:
Pachamama