A partir de ahora cuando escuches “ADN”, lo asociarás con este artículo, desde otra perspectiva…

El asombroso viaje interestelar de uno de los componentes de nuestro ADN

El Observatorio Europeo Austral (ESO), describiendo el recorrido del fósforo en su formación

El Observatorio Europeo Austral (ESO), describiendo el recorrido del fósforo en su formación

Credito: web

23 de Enero - Los astrónomos del Observatorio Europeo Austral publicaron este miércoles un estudio que demuestra la existencia de un elemento químico que fue transportado por los cometas y traído hasta nuestro planeta hogar, originando la vida y por ende, existente en las membranas celulares de nuestro ADN.

#Phosphorus is an essential element for life, but its presence on the early Earth is a mystery. Astronomers traced the journey of phosphorus from star-forming regions to comets using the combined powers of @ALMAObs and @ESA_Rosettahttps://www.eso.org/public/news/eso2001/

Tal como decía el gran científico pensador Carl Sagan (1934-1996) en una famosa frase 'Somos polvo de estrellas', frase doblemente hermosa porque es tan poética como científica.

El investigador de Astrofísica del Instituto Nacional de Italia, Víctor Rivilla, aseguró que «La vida apareció en la Tierra hace unos 4.000 millones de años, pero aún no conocemos los procesos que la hicieron posible», quien también es autor principal de un novedoso estudio publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Un equipo de astrónomos observó más de cerca el componente resultante de la formación de estrellas AFGL 5142, tratándose del origen de nuestro ADN. Los investigadores notaron que, tras el nacimiento de estrellas masivas, se produce un compuesto químico llamado monóxido de fósforo, un ligando para los metales de transición. Esta observación fue lograda gracias al gran telescopio ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), un proyecto astronómico ubicado en la República de Chile.

El estudio demostró que el flujo de gas que se produce en las jóvenes estrellas masivas originan agujeros en el gas que las rodea y las moléculas de fósforo se forman en las paredes de esos hoyos.

Cuando éstas estallan para formar una estrella, el monóxido de fósforo se congela y se incrusta en las heladas partículas que orbitan a su alrededor, para después, estás partículas se unan y formen los cuerpos celestes que orbitan alrededor del Sol, lo que hoy conocemos como "cometas". Estos posteriormente se convertirán en transportadores de monóxido de fósforo, dirigiéndose a diferentes trayectos de la galaxia, como, por ejemplo, la Tierra… Sí, un viaje bastante largo e interesante, pero aquí no termina realmente, sino que se convierte en la etapa inicial de la historia para nuestro planeta hogar.

Los científicos pasaron a analizar un objeto del Sistema Solar (el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko) y utilizaron un espectrómetro de órbita Rosetta, llamado ROSINA, un instrumento que almacenó los datos del cometa durante dos años, para finalmente confirmar la presencia de monóxido de fósforo en sus fragmentos. Esto afirma la conexión interestelar que existe entre la galaxia y nuestro planeta Tierra.

Una Profesora asociada de la Universidad de Berna, Kathrin Altwegg, aseguró que «El fósforo es esencial para la vida tal como la conocemos», quien también es gerenta de proyecto del espectrómetro de masas Rosina y exdirectora del Centro de Espacio y Habitabilidad de la Universidad de Berna.

La coautora del estudio, Kathrin Altwegg, añadió lo siguiente: «Dado que los cometas probablemente entregaron grandes cantidades de compuestos orgánicos a la Tierra, el monóxido de fósforo encontrado en el cometa 67P puede fortalecer el vínculo entre ellos y la vida en la Tierra».



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4526 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter