En América Latina las tecnologías para el empoderamiento y la participación en el contexto educativo es una inversión

Cuando se trata de educar, esta acción se presenta como una responsabilidad que no solo es compromiso de las instituciones educativas si no que debe ser una responsabilidad del gobierno aunado a las políticas públicas y el conjunto de la sociedad. Es significativo entonces, avanzar hacia una educación de calidad que garantice la formación de individuos con una capacidad u óptica global, desde una perspectiva multidimensional, que cuente con las herramientas necesarias para afrontarlo pero que también sepa cómo y cuándo usarlas.

Actualmente estamos viviendo la era de la conectividad, la cual irrumpe con las barreras de espacio y tiempo, a su vez permite que la información trascienda y se difunda de forma global. Hoy día, los sistemas educativos de América Latina a través de los planes, programas y proyectos ha implementado el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) como estrategias generadoras de información y de conocimiento, dirigidas a la formación de individuos con el objeto de desarrollar un pensamiento crítico y reflexivo, para facilitar y favorecer los procesos de enseñanza y aprendizaje. Sin embargo, es necesario contar no solo con la dotación de los equipos tecnológicos sino también con las estrategias pedagógicas para enfrentar el desafío tecnológico y la interactividad en materia educativa.

Debido a la velocidad con la que se transmite la información, han nacido nuevas herramientas tecnológicas, y efectivamente, nace las Tecnología para el Empoderamiento y la Participación (TEP), las cuales se nos presenta como una interesante herramienta que debe incorporarse al proceso educativo para promover el trabajo colaborativo, la construcción colectiva del conocimiento, la difusión de los saberes propios de cada contexto y en ese sentido el progreso de los estudiantes, maestros y la colectividad en general desde los aspectos pedagógicos; a través de las herramientas didácticas tecnológicas, políticas, sociales, comunitarias, intelectuales, ético, morales y de esta forma producir sus efectos óptimos orientados hacia la calidad educativa.

Sin embargo, no debe pensarse en ellas como la única vía para lograr el fin deseado, tampoco se puede caer en el error de creer que su sola incorporación va a producir un impacto en el sistema, así como la realidad misma, la apropiación del conocimiento por parte de los estudiantes depende de múltiples factores que deben acompañar la presencia de las TEP en el aula de clase. Sin olvidar un elemento determinante para que los cambios esperados en el sistema educativo, propiciados por la iniciativa gubernamental, que además de facilitar a los estudiantes la adquisición de equipos, promueva la reestructuración de las instituciones educativas y los roles de quienes las integran, particularmente de los gerentes educativos, igualmente, se debe hacer énfasis en la formación del docente, quien tiene que conocer sobre las tecnologías (como contenido y medio), orientado a las prácticas pedagógicas adecuadas a las herramientas, de manera que no subutilice los instrumentos a su disposición.

Es por ello, que la injerencia de los gerentes educativos debe estar comprometida con los cambios e ir articulada con los contextos sociales de cada realidad. Es así, como el desempeño del gerente educativo en la integración de las TEP en el sector educativo representa una responsabilidad y gran envergadura, fundamental para que el proceso de enseñanza y aprendizaje sea de calidad, orientado a propiciar un espacio donde converjan los recursos tecnológicos, las prácticas pedagógicas y las políticas públicas.

La Comisión Económica Para América Latina y el Caribe - CEPAL - Organización de Estados Iberoamericanos OEI (2014), instituciones que se ocupa de planear y diseñar las metas e indicadores del milenio compilados en Miradas Educativas, en donde los Jefes de Estados en conjunto con los integrantes de los ministerios de educación discuten las problemáticas existentes en cada país para responder a las demandas y necesidades estructurales, orientados con una oferta de calidad reconocida, que los estudiantes estudien durante más tiempo, hacia una educación de calidad y equidad donde participen todos los sectores e instituciones de la sociedad. En consecuencia, son considerados por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), múltiples factores en materia educativa. En ese sentido, las políticas públicas en nuestro país deben dar resultados estadísticos reales a las metas acordadas y destinadas a mejorar la educación.

Por ende, este movimiento educativo transformador hacia la optimización de los procesos educativos, también incorpora las tecnologías de la información y comunicación (TIC) señalado por la OEI (2014) en la quinta meta general la cual indica "mejorar la calidad de la educación y el currículo escolar" (…); también contemplado en la meta especifica número trece: "mejorar la dotación de bibliotecas y de computadores en las escuelas"; las metas antes mencionadas propician la acción a partir del indicador numero veinte el cual señala "…razón de alumnos matriculados por computador de uso pedagógico, distinto del administrativo, en relación con el total de matriculados en educación primaria y media (CINE 1,2 y 3). En instituciones públicas y en instituciones privadas" (p.21). Aquí, se observa como las políticas públicas a nivel internacional se han ocupado de incursionar en el ámbito tecnológico a partir de la dotación de equipos de computación.

Sin embargo cuando nos enfrentamos a la realidad de cada contexto, algunos de los escenarios educativos muestran necesidades completamente diferentes y es cuando surgen las premisas ¿solo la dotación de equipos de computación a través de los proyectos a los niños escolarizados en educación primaria y media serán suficientes para integrar las TIC y abrirle camino a las TEP de forma satisfactoria en la optimización de proceso educativo? y ¿Estarán los gerentes educativos capacitados para asumir con responsabilidad su gestión garantes en el área pedagógica.

Es por ello, que reflexiono, ¿están los gobiernos en la capacidad de dotar a los estudiantes con equipos tecnológicos, para incorporar las tecnologías en el acto pedagógico, y alcanzar una educación de calidad, según los planes de CEPAL y la OEI? De allí, se entiende el nivel de complejidad que existe en cuanto a los resultados esperados en el proceso educativo transformador hacia una educación de calidad utilizando las TIC en el acto educativo, de la que se ha tratado en numerosos documentos, por ende es un reto ante los distintos escenarios y barreras de la sociedad. Sin embargo, está en nuestras manos cristalizarlo para la optimización, la renovación de las prácticas educativas y las estrategias asociadas a la medición de los aprendizajes.

Si bien es cierto, la inversión de los estados deja mucho que desear, los centros de enseñanza carecen de equipo de tecnologías que puedan generar los conocimientos deseados según la CEPAL, aunque en Venezuela de acuerdo al plan estratégico de la Patria, se ha querido cumplir con estos objetivos, que puedan fortalecer los procesos de enseñanza y aprendizaje de cada uno de los niveles y modalidades que conforman el Subsistema de Educación Básica Nacional. En ese sentido, se desarrollan los proyectos: Red Nacional de Actualización Docente mediante la Informática y la Telemática (RENADIT), Portal Educativo Nacional, Tele-educación en comunidades indígenas de Venezuela, Red Social de Comunicación Comunitaria, Convenio Cuba-Venezuela, Proyecto Canaima y Centros Bolivarianos de Informática y Telemática CBIT.

Por lo cual, hoy en día la tecnología es aliada estratégica en la gestión educativa del país. Por tal razón, el MPPE, ha trazado una serie de lineamientos y políticas para continuar promoviendo la mejor utilización de las TIC, TAC y TEP enmarcadas en la fundamentación legal que rigen las mismas en el Sistema Educativo Venezolano favoreciendo el crecimiento e incorporación a la educación a través de las leyes: Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología (2001), Ley Orgánica de Telecomunicaciones (2000), Ley Especial Contra Delitos Informáticos (2001), Ley sobre Mensajes de Datos y Firmas Electrónicas (2001), Decreto N° 3390 Software Libre, Decreto N° 825 Acceso y Uso de Internet (2000), Ley sobre Derecho Autor (1993), Ley Orgánica de Educación (2009), Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación (2013), Plan Nacional de Tecnologías de Información, Plan Estratégico de la Tecnología de la Información y la Comunicación en el Sector Educativo Nacional-PETISCEN (2001).

Partiendo de los planteamientos mencionados, puede inferirse la relevancia del desempeño del gerente educativo como parte fundamental para la puesta en marcha de los medios y recursos tecnológicos aunados a las políticas públicas del sistema educativo en Latinoamérica. Aunque se cuenta con todas estas herramientas legales, sigue siendo una inversión para los gobiernos de América Latina la incorporación de las Tecnologías para el Empoderamiento y la Participación (TEP) en contexto educativo, los estados deben prestar atención y tratar de cumplir con los planes del siglo XXI que tiene y demanda la CEPAL y OEI, para darle respuestas a todos un conglomerado estudiantil de las diferentes modalidades de estudios de los países.

En consecuencia, la educación debe garantizar la formación de individuos cuya interacción creativa e innovadora de su formación les lleve a construir el conocimiento necesario para enfrentar los retos del mañana. Es por ello, que las denominadas TEP ocupan un lugar central en todos los ámbitos de la sociedad actual, con una importancia imponente y siempre creciente. Sin embargo, el reto de la utilización adecuada se convierte en una disyuntiva cuando se quiere vincular la tecnología, las estrategias pedagógicas, el conocimiento, las políticas educativas y la acción docente vista desde la gerencia.

 

glendyodalys@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 705 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter