Blockchain y los obreros digitales

Las criptomonedas son democratización de las finanzas, pero ¿cual seria la via correcta para que los países en desarrollo entren en este canal rápido de progreso y equidad?

Las naciones de todo el mundo están tomando decisiones para que las criptomonedas ayuden en el área de financiamiento y en el desarrollo de soluciones para sus ciudadanos. Tal es el caso de Venezuela con la emisión de una criptomoneda basada en recursos no renovables como la PetroMoneda pero también se está hablando de la regulación y promoción de la actividad de minería digital.

Sin embargo poco se habla de algo que puede generar mayor impacto en la población y realmente lograr que la tecnología toque al ciudadano de a pie. Hablamos de la nueva clase obrera. Los obreros digitales.

Los obreros convencionales han tenido un papel protagonico en la construcción de los grandes proyectos arquitectónicos de la humanidad. Pero por la concepción de este trabajo sólo se han limitado a recibir un pago puntual por la construcción de un edificio durante un tiempo finito de la obra. Blockchain va un paso más allá, podemos comparar a los obreros de la construcción con los programadores de las grandes plataformas, que se dedican día a día a través de sus computadoras a escribir miles de líneas de código tal cual como lo hace un obrero convencional con la colocación de ladrillos sobre ladrillos, para la creación de los más grandes desarrollos tecnológicos como lo son Facebook, Twitter entre otros.

Los obreros digitales al igual que los obreros convencionales son desconocidos, pocos saben quienes son los programadores de Facebook al igual que pocos saben quienes son los obreros del rascacielo Burj Khalifa en Dubai .

Es aquí donde tecnología disruptiva va un paso más allá. Los obreros digitales son bien pagados, y adicionalmente al pago mensual que reciben estos trabajadores, la mayor parte de las nuevos emprendimientos que utilizan criptomonedas están reservando gran cantidad de token a través de sus ICOs para asignarle a sus desarrolladores, lo que hace que cada miembro del equipo de trabajo de las mayores obras de esta nueva era tenga en su poder un equivalente a acciones de la compañía para la cual trabajan pasando no solamente a ser parte importante de la construcción de una compañía sino que también tiene participación accionaria de su creación. Esto es tan trascendental que se podría comparar con que los obreros que participaron en la ampliación de la super obra de del Canal de Panamá también se les haya dando porcentaje accionarios del canal y una vez terminada la obra las pueden guardar para aumentar su patrimonio financiero.

Venezuela y todos los países en desarrollo no sólo deben abrazar las criptomonedas y la minería digital sino que deben rápidamente capacitar y crear centros de estudios avanzados para elaborar micro cursos de 4 meses en nuevas tecnologías como Node.js, Go, Python, Angular, bases de datos y diseño gráfico. Para que de esta forma tal y como la construcción de una represa genera gran cantidad de trabajo para los obreros convencionales, la construcción de grandes plataformas web globales necesitan grandes cantidades de los nuevos obreros digitales accionistas de estas super obras. La historia de la nueva era se está escribiendo y cualquier país del mundo de puede transformar en una potencia Fintech en un abrir y cerrar de ojos.

José Angel Alvarez Mayora

Presidente de Asonacrip iniciativa privada sin fines de lucro que busca el desarrollo de las criptomonedas en Venezuela



Esta nota ha sido leída aproximadamente 935 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /tecno/a265562.htmlCd0NV CAC = Y co = US