Parte II

¡¡¡El transporte público, en concreto!!!

La Resolución en cuestión no tendría nada de extraordinario, dado los naturales ajustes tarifarios en este y cualquier otro servicio cuyo precio es “regulado” en parte por el Estado y en parte por el Mercado, de no ser por una serie de omisiones y declaraciones estériles que en ella pueden observarse.

Sin contar con los lugares del Municipio Libertador, además de los terminales de Petare y Guatire (en los que, por cierto, se moviliza la ínfima parte de los pasajeros), muchos son los sitios destinados para abordar y desembarcar en la ruta en cuestión. En Guatire, destacan la estación de servicio de combustible Móbil en la entrada del Sector Castillejo, el Centro Comercial La Rosa, la avenida principal de El Marqués, la avenida Bermúdez, los alrededores de la Farmacia SAS en Guatire y el Centro Comercial Buenaventura. En el Municipio Sucre, se cuentan (entre otros) los alrededores de la estación del metro de Petare y del Unicentro El Marqués, así como la entrada del Parque Francisco de Miranda en el Municipio Sucre. Desde estas terminales irregulares, vienen operando innumerables unidades en una proporción que podría rondar 1:10 a favor de éstas últimas y respecto de las dos terminales públicas, desde hace mucho más de un lustro. Desde acá, sin autoridad que imponga la ley, hacen y deshacen del servicio público una fuente inconmensurable de riqueza mal habida, en desmedro de la clase trabajadoras, atropellan e insultan a mujeres, ancianos y niños e imponen “su ley” conminando a bajarse de la unidad (cuando no le retan a usted a denunciarlo, porque “Chávez manda en Miraflores y en su autobús mandan ellos”, según dicen) a quienes no acaten el “régimen tarifario” por ellos impuesto que va desde los cinco bolívares (antes del aumento oficial) hasta los veinticinco bolívares, según el tipo de unidad, los pertrechos con que cuenta y el horario de partida. Que si cincuenta céntimos de bolívar por el aire acondicionado, otro tanto por el papel ahumado y las cortinas, un bolívar si conduce a más de ciento veinte kilómetros por hora, algunas monedas por infringir las leyes de tránsito, sin contar con otros recargos por el ancho y marca de los cauchos, el porte de los colectores y el volumen del reproductor.

fjmolina71@hotmail.com

¡¡¡Patria socialista o muerte!!!

¡¡¡Venceremos!!!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2105 veces.



Felix Johan Molina


Visite el perfil de Johán Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Johán Molina

Johán Molina

Más artículos de este autor