Ruralidades

Presidente Chávez, Hielo en la frontera

¿Por qué? Empezamos con un detallito, aparentemente de triciclo infantil. Antes de escribir esta “ingenuidad” (jueves 24-09-2009) escuchamos con preocupación en el programa matinal de VTV “Nuestra Mañana”, cuando el Vice Ministro de Obras Públicas y Vivienda hablaba de los grandes proyectos para el mejoramiento de nuestras autopistas y carreteras. De felicitarnos, camarada Presidente, si no se hubiese atravesado un porqué en la motivación de nuestro técnico. Leamos.

Resulta que las grandes gandolas que salen de Colombia, cargadas hasta los “teque-teque” (40 toneladas mínimo) trafican por nuestras autopistas y calles de ciudades y pueblos como Uribe por su casa, por lo que no hay peralte ni calzada que se les resistan.

En artículo anterior a este propusimos una solución al problema de la frontera caliente, con una interacción comercial por la expedita vía marítima Puerto Cabello - Puerto Colombia. Lo que no debe ser motivo de preocupación para los compatriotas si ya tenemos en funcionamiento el tramo ferroviario Puerto Cabello - Barquisimeto. Estado este límite occidental, en el que nuestro gobierno puede disponer de los espacios necesarios para la gran “playa” de distribución a Los Andes y Zulia, de manera que no dependan de los caminos verdes, sí de los caminos de agua que son menos contaminados e incontaminantes. Y en cuanto a los pimpineros de allá, que cambien de oficio. El honroso de caletero en Puerto Colombia los enaltecerá. Y los de acá, que giren a la izquierda y miren a la patria toda donde hay presente largo. Otra, Presidente Chávez, aprovechable para la cuña 20 de Naricual. Se trata del quejido de un tachirense que fue a la fronteriza ciudad de Rubio en sus quehaceres rutinarios que, por alternancia periódica, tocó en esa pequeña urbe, en la que vió varias gandolas hasta el tope de carbón colombiano. El paisa no alertó en su nota de prensa por el gran tonelaje de carbón con posible factura a cobrar en Venezuela. Sí porque camuflageados con ese mineral, de “fuente calientica”, están pasando la droga maldita. Allá sabrán y nuestra gente, si averigua, también. Lo malo es que allá hay un viejo dicho castrense: “En guerra avisada y después que el tirador queda tuerto, no muere soldado”.

Ahora la cuña de Naricual, camarada Presidente Chávez. Aquí mismito; a un paso de nuestro Gobernador bolivariano, existen las mejores vetas de carbón del mundo: “Las Hulleras de Naricual”. De esto hemos hablado hasta cansar, Presidente amigo. Se nos acaba el tiempo que 18 hombres del surco y el carbón nos dejaron, acompañado de la esperanza de un pueblo, este sí, que se negó a morir con aquellos camaradas.

Ahora lo sabemos, Presidente. Si nos manda colombianos uribeños carboneros de allá, a “re-explorar” las vetas carboníferas de Naricual, jamás las encontrarán. No es su propósito fajarse a avanzar en subterráneo, como sí lo hacen los experimentados del terruño, lo que detallamos en un dossier enviado a través del Ministerio de la Secretaría, a cargo de Luis Reyes Reyes. Su palabra vaya adelante, camarada Presidente.

Patria, Socialismo o barbarie. Estamos venciendo!

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1337 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor