Crónicas cotidianas

Si, fue como Fuenteovejuna

A las 5:10 minutos de la tarde, finalmente tomé el autobús en la avenida Lara, a la altura de la estación del metro Cedeño porque al final fue más fácil que agarrar el bus en la Branger. Se montó y se sentó a mi lado, haciendo un saludo respetuoso, acompañado de una sonrisa. De inmediato comenzó a hablar, que la vaina estaba muy jodida pero que comenzaba a acomodarse, que ahora tenía más trabajo y que prefería trabajar a destajo, porque el trabajo fijo pagaba poco. Me dijo que vive en Güigüe, pero esa tarde se iba a quedar en Firestone para ir a San Diego a visitar a una familia amiga. La fluidez de la conversa duró hasta que se montó un tipo con una cara extraña, quienes se montan en autobús todos los días así lo definen, y lo reconocen de inmediato. Paró de hablar de inmediato y no le quitó los ojos de encima al hombre, quien vestía un sweter con capucha.

Al fin se calmó y regresó al diálogo: "hay que estar mosca. La gente que se sube a esta hora, son trabajadores, van para su casa, están metidos en sus problemas, pero la semana pasada, cuando el autobús pasó el puente de Firestone siempre por la autopista, dos tipos que se habían montado al final de la Lara, sacaron armas. El autobús estaba full. `Nosotros sabemos que traen dólares, así que lo entregan, nos bajamos y no ha pasado nada´, fue lo que nos dijeron. Pero como de la nada, solo vi que le levantaron la mano al tipo que alcanzó a disparar y le metieron un punzón justo debajo del sobaco derecho, marico, pero se lo metieron completico. No vi mucho más, pero al mismo tiempo, al otro le había dado creo que, con un martillo o una llave por la cabeza, les quitaron las armas. El puyao por el sobaco pedía que lo ayudaran, todos gritaban que los mataran ahí mismo, entre todos. Solo una pareja cerca de mí, que creo que eran evangélicos, hablaban de Dios y del perdón. Una señora sentada al lado, les dijo que esos desgraciados los jodían a ellos también, que estaba bueno de tanto perdón, que había que matarlos. Eran como las siete de la noche y un poco más allá del puente, hicieron que el chofer se detuviera. Abrió la puerta y los botaron ahí en toda la autopista, los dos se veían mal. Uno botaba mucha sangre por la cabeza, estaba pálido y el otro lloraba y gemía. Allí los dejaron. Así que no sabemos si se murieron. Parece que el tiro salió por la ventana sin herir a nadie y nadie vio a dónde fueron a parar las armas, ni quién se las cogió. Solo sé que no vi ni un poquito de sensibilidad. Yo estaba calladito, pero en el fondo también esperaba que los mataran".

.- Y la policía, y la gente, y el chofer no dijo nada

.- No tengo idea. Yo sé que los botaron en la autopista y todo el mundo siguió como si nada, locos por llegar a sus casas. Iban conversando sobre el suceso. Yo escuchaba al chofer hablar con unos tipos adelante, pero cuando entramos a Güigüe, la gente se fue bajando, como si nada hubiera pasado. No sé si la policía se enteró, si alguien dijo algo. Yo ni siquiera los vi bien, así que no los puedo describir. Estuve tratando de escuchar para ver si se hablaba de algo y no escuche nada.

.- Es decir, que eso fue como Fuenteovejuna, le comento sorprendido por el relato

.- ¿Qué es eso? Me pregunto sin mucho entusiasmo

.- Una obra de teatro de un escritor español, que trata sobre la justicia colectiva. Había un tipo en el pueblo de Fuente Obejuna, nombrado Comendador, como un gobernador de hoy, por el Rey, que era muy cruel. Y una noche, los habitantes decidieron matarlo a pedradas. Cuando el Rey mandó a investigar, preguntaban a todo "quién mayó al Comendador". Todos respondían "Fuenteovejuna señor". "Y quién es Fuenteovejuna", "Todos a una".

.- Bueno no todos participamos, pero creo que toda la gente que estaba adelante, por lo menos un coñazo le metieron. Si, fue como Fuenteovejuna.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 679 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: