Monseñor Luis Enrique Rojas: No es un capricho ( Tovar, Santa Cruz, Zea, Edo Mérida)

Desde hace días y luego de la tragedia vivida en Tovar, Santa Cruz, Zea y algunos municipios de los pueblos del Sur, se viene sosteniendo una diatriba en redes sociales sobre la ayuda humanitaria que según "No dejan ingresar a las zonas afectadas".

Al respeto, considero conveniente y por demás necesario difundir argumentos que nos permitan comprender con mejor claridad y lejos de acaloradas discusiones la verdad de lo que acontece.

La "Ayuda Humanitaria" es un concepto amplio, manejado para situaciones de desastres naturales, conflictos armados y guerras. Ésta ayuda tiene cómo único fin, socorrer, proteger, atender necesidades básicas de (alimentación, atención médica, agua y refugio), aunque el concepto de ayuda humanitaria se haya politizado estos últimos años en el país, estamos claros cuál es su objetivo. Además los organismos internacionales acuñan otros términos, cómo Asistencia Humanitaria y Acción Humanitaria.

Ahora bien, bajo estos preceptos de solidaridad y cooperación ante un desastre natural, hay elementos legales nacionales e internacionales para que sean ejecutados en un territorio, es decir, hay protocolos que se deben seguir ante un desastre natural. Nadie puede intervenir un espacio sin la debida autorización que exije este tipo de situación.

Tanto es así, que hay un manual de la ACNUR, llamado Manual para la preparación de desastres en el Marco de la Acción Hyogo 2005-2015, que entre otras cosas afirma lo siguiente:

*...la mayoría de los casos, la responsabilidad de la COORDINACIÓN Global de preparación para un desastre natural recae en la ADMINISTRACIÓN PÚBLICA y sobre una AUTORIDAD ( a quien se la haya designado la gestión del desastre)... Se artícula entre el Gobierno y los actores externos, entre ellos, Organizaciones Gubernamentales, Organizaciones No Gubernamentales, la cruz roja, sector privado, y grupos de sociedad civil".

Además, los protocolos establece que la Ayuda Humanitaria se puede realizar de (3) tres formas:

1. Asistencia Directa: la que se hace cara a cara con autorización previa.

2. Asistencia Indirecta: transporte de suministros y personal de socorro.

3. Apoyo de Infraestructura: reparando los caminos y vías a transitar.

Monseñor Luis Enrique, he argumentado a través de documentos de la ACNUR un organismo internacional para los refugiados y con más de 60 años de experiencia en situaciones cómo ésta, en vista de que las leyes venezolanas son poco acogedoras para la iglesia.

Teniendo en cuenta que hay protocolos nacionales e internacionales para eventualidades de ésta magnitud, Por qué se insiste en desconocerlos? Por qué se insiste en generar diatribas en redes sociales? Por qué se insiste en manipular la información? Por qué se insiste en polítizar desde la iglesia?

Basándonos en situaciones similares que ha vivido el mundo entero sobre desastres naturales, los centros de acopio son un vínculo necesario entre las autoridades/entes no gubernamentales y la comunidad afectada, que deben estar bajo supervisión y siguiéndo los protocolos ya establecidos..

Por qué y para qué?

1. Los alimentos (deben ser revisados, fecha de vencimiento, caducidad y que estén en buen estado)

2. La ropa/abrigos/zapatos deben ser seleccionados por talla y edad y que estén en buenas condiciones para ser entregado a niños y adultos.

3. Las medicinas (deben ser revisadas por organismos competentes, fecha de vencimiento)

4. Se debe brindar seguridad en las zonas afectadas y refugios.

5. Se debe mantener las áreas despejadas para los organismos competentes en la búsqueda de sobrevivientes.

6. Se debe colaborar con quiénes están aperturando paso en las vías afectadas, Maquinarias, brigadas de trabajadores.

7. El agua recibida en los centros de acopio debe ser para consumo humano (agua potable) y eso requiere revisión antes de ser entregada para evitar la propagación de enfermedades.

8. Los organismos de seguridad son indispensables en estos momentos de atención, coordinación y cumplimiento de los protocolos.

9. La comunidad organizada debe participar en cooperación con las autoridades competentes.

10. Por último, se vive una pandemia mundial, debemos seguir cuidandonos y cuidar a quienes hoy están afectados, siguiendo las respectivas medidas para el caso. Evitar aglomeraciones y el contacto físico para manejar y controlar ésta situación con responsabilidad.

Por ésta razón, Monseñor Luis Enrique, no es capricho de nadie, hay protocolos para el manejo de éstas situaciones difíciles para todos, pero sobre todo para quienes hoy no tienen un hogar y lloran la pérdida de un familiar, para los que deben comenzar a reconstruir sus vidas.

No es capricho de un Guardia Nacional, de un funcionario, es el deber ser en situaciones de catástrofe natural; la iglesia tiene sus propios protocolos que ningun católico cuestiona, por ejemplo, no todo el mundo da la hostia, no

cualquier puede dar una misa, porque quizás todos podamos aprender a orar, a rezar, pero la iglesia la dirige una autoridad y en ese espacio eso se respeta.

La solidaridad de todo un pueblo con el valle del Mocoties demuestra de que estamos hechos, de amor por el prójimo tal como lo establece el mandamiento de la iglesia. Es extraordinario ver tantas muestras de amor, aquí todos han colocado un granito de arena, los que oran, los que abrazan, los que llevan una palabra de aliento, los que rescatan sobrevivientes, los que abren carreteras para transitar, los que han colocado la electricidad, los que llevan agua, los que entregan alimentos, los que curan heridas, aquí todos somos necesarios pero aprendamos a respetar, a ser tolerantes, a reconocernos y quizá no tengamos que llegar a trancar las calles de Tovar para viralizar una posición política. Ayudemos con el ejemplo.

#unidosportovar en un sólo corazón ????????❤️

castillomariaalejandra83@gmail.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 825 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter