Trágica muerte

Aconteció lo que anticipamos

El sábado 18 de enero del presente año, los habitantes de La Mucuy de Tabay, Municipio Santos Marquina del Estado Mérida, vivimos la sentida experiencia de constatar la muerte trágica de una de nuestras vecinas cuando le faltaba muy poco para llegar a su casa, después de haber caminado por casi una hora, un largo trayecto de montaña, desde la Plaza de Tabay, pero un accidente el cual involucró una moto conducida por un joven también vecino de la comunidad, truncó su llegada a casa y también su vida.

Sirva esta lamentable experiencia para hacer nuevamente la exigencia a las autoridades competentes del Municipio, del Estado Mérida y en general del Estado Venezolano, para que de una manera diligente, se satisfaga la necesidad de transporte que tiene la comunidad de La Mucuy.

Mucho hemos planteado en otros momentos y por diferentes vías, sobre el peligro que representa transitar a pie por la estrecha vía de montaña que conduce a La Mucuy para todas las personas, de todas las edades, en especial los niños de la escuela y los jóvenes del liceo, a quienes es cotidiano observar a pie o montados en una plataforma de camión sin barandas, exponiéndose a toda clase de peligros.

Otro llamado, es a los Concejales y a las autoridades con competencia, para que revisen las ordenanzas de transporte y de conducción de vehículos, así como, el cumplimiento de los compromisos contraídos por parte de los transportistas con la comunidad.

Los ciudadanos ya no creen en los acuerdos establecidos, se gasta un tiempo precioso en reuniones con los transportistas y los representantes de la Alcaldía, cuyos resultados son acuerdos y compromisos que no se cumplen o se cumplen a medias y nunca pasa nada.

También se debe prestar mucha atención a la renovación o creación de ordenanzas referidas al acto de conducir un auto sea moto u otro vehículo. No es difícil observar que muchos conductores son adolescentes y por su manera de conducir pareciera que no tienen muy claro el valor de una vida y la responsabilidad que tiene implícita la tarea de conducir un auto.

Cuando en esa estrecha vía de montaña, coinciden un auto que sube y otro que baja, se complica la situación, pero si además coinciden animales (caballos, vacas) en la misma vía se complica aún más y se torna de alta peligrosidad al coincidir personas a pie, quienes no hayan donde acomodarse, por un lado el cerro y por otro, el despeñadero, sin contar los derrumbes y los incendios de las laderas que se dan según la temporada; además, parece que se ha olvidado alertar al conductor que viene en sentido contrario mediante un cambio de luces, si es de noche o un simple cornetazo, si es de día.

Quizás si tuviéramos transporte, María continuara compartiendo con nosotros, no esperemos que otros miembros de la comunidad se nos vayan en parecidas condiciones.

 

comunidadlamucuy@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1640 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Regionales