A menos que se trate de una metáfora del presidente

Entregar una mina de oro a cada uno de los gobernadores podría parecernos una medida cónsona con un proceso de descentralización. Pero la experiencia reciente me hace sospechar y lo miro como un reparto, que en nada beneficiará al desarrollo de las regiones, al menos en el Edo. Sucre

Baso mi apreciación en dos ejemplos, para no citar otros:

En primer lugar, la distribución de los lubricantes en nuestro estado, me refiero al estado Sucre. La cual fue asumida por el ejecutivo regional, cuyo efecto inmediato, en lugar de una facilitación y saneamiento de la comercialización, mediante la evasión de la intermediación, utilizando vías más expeditas para el acceso de los usuarios al producto{ desató un bachaqueo generalizado, incrementando el precio de un litro de aceite hasta 110.000,00 bolívares (4.5 $). Lo cual se pretende ocultar con algunas entregas esporádicas a los transportistas, operación que si bien resuelve la necesidad, ocasionalmente a unos pocos, no le sirve a la mayoría. Favorece, si, a la corrupción.

En segundo lugar está el caso de la distribución del gas doméstico.

El ejecutivo regional al asumir este servicio, creó una empresa para la comercialización, que en principio deja muchas dudas, por cuanto es una compañía anónima, en lugar de una Empresa de Producción Social, en la que nadie sabe quiénes son los representantes, lo cual se evidenció en una especie de cabildo abierto realizado en la Cámara Municipal de Bermúdez, en donde los supuestos representantes de la empresa de marras, no dieron ninguna repuesta a las preguntas de los usuarios

En la práctica, la distribución en sí, es lo más ilustrativo del caos total; se informó a los usuarios que el pago del producto se haría solo a través de transferencia, luego, que además se haría a través de depósitos en bancos, pago electrónico o en efectivo en las oficinas de la empresa y el producto sería entregado a domicilio, o lo podrían recibir en los llenaderos mediante facturación previa.

El resultado de todo esto es que si optas por retirar el producto directamente, el costo de transporte puede aumentar los precios de las unidades (cilindros) entre cuatro y diez veces su valor, si es que puedes hacer la compra. Si usas la opción de esperar que lo lleven al usuario, pasan dos meses y no se concreta la entrega. Mientras el mercado irregular aparece en camiones, carretillas, y hasta a pies, en los propios portones de los llenaderos y la intermediación se ha magnificado en la misma magnitud que el cobro en efectivo. Paralelamente el precio del producto varía según a quien puedas comprarlo. Y aumenta cada vez, al igual que la incertidumbre y el disgusto de los usuarios.

En los días recientes se ha iniciado la modalidad de distribución a través de los Consejos comunales y las Comunas, pero igualmente, la desorganización es notoria por cuanto los transportistas que se han involucrado deben ir varias veces a las plantas para ser atendidos. La misma suerte corren quienes personalmente ocurren a retirar los cilindros en sus transportes propios o utilizando taxis, deben esperar hasta doce horas para ser despachados

Por lo que me pregunto: ¿Si el ejecutivo regional del estado Sucre ha fracasado tan rotundamente en estos dos casos, cómo podemos pensar que será capaz de manejar una mina de oro, que es un asunto tan tentador y tan complejo?

A menos que se trate de una metáfora.

 

carolinaojedac@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 765 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a284101.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO