Chavistas ingenuos se parecen a los viejos adecos de mi pueblo

¡Ahora comprendo a los viejos adecos de mi pueblo! Cuando andaba en mis primeros años de militancia comunista, cómo discutía con ellos, tratando que comprendieran la realidad política. En mi cabeza me saltaban interrogantes que no lograba entender; de como Encarnación, Pastor, la señora Lola, Juan Arias; eran tan fieles militantes adecos; como esa gente tan sencilla, tan humanas, tan solidarias, tan buenos vecinos, tan casi familia nuestra; no se solidarizaban con la lucha revolucionaria de mi padre; conociéndolo como lo conocían, apreciándolo como lo apreciaban, aun agradeciéndoles favores, ni siquiera para concejal le dieron alguna vez el voto.

En ocasiones los provocaba, mostrándoles los desmanes de los personeros gubernamentales, la vida de lujo y de confort que se daban los altos dirigentes, sus familiares y allegados; todo contrastaba con la miseria de las mayorías, que de consolación de vez en cuando le daban una lata de "leche popular", unos cuadernos y lápices del ministerio, un bolso, unos zapatos de plástico, los juguetes de la Fundación del Niño, exiguas becas y pensiones para los y las compañeras del partido; que además estaban sujetas a la obligación de asistencia a cuanta convención o romería blanca se les invitaba. Ante mis críticas, esa noble militancia, ingenuamente siempre tenían a flor de labios tres respuestas:

Una; la crisis es una cuestión mundial; dos; la corrupción siempre ha existido y tres; resaltaban las glorias añejas, del "partido del pueblo"; "gracias a Acción Democrática se derroto la dictadura perejimenista", "AD fue quien instauró el sufragio, universal, directo y secreto" "AD fue quien hizo la reforma agraria" "de AD han salido insignes hombres como don Rómulo Gallegos, Valmore Rodríguez, Ruiz Pineda, Andrés Eloy Blanco…."

Hoy viendo lo que pasa con una buena parte de la militancia psuvista, me saltan esos recuerdos y me digo: ¡Ahora comprendo a los viejos adecos de mi pueblo! No era una cuestión de simple ignorancia, había algo más. Había un enamoramiento, un enganche emocional, con un pasado glorioso y del cual ellos (el pueblo adeco) en gran medida fueron protagonistas; sería injusto no reconocer el aporte de la militancia adeca en la lucha contra Pérez Jiménez y en anteriores jornadas populares. Pero en fin ese enamoramiento, ese enganche emocional fue hábilmente utilizado y alimentado por una dirigencia adeca que después de 1958 traiciono sus postulados.

Transcurridos 40 años de engaño y falsedad, el pueblo despertó y fue protagonista junto a Chávez de grandes proezas; primero, romper ese péndulo atroz de los socios puntofijistas; después romper contra todo los pronósticos, el fundamento legal de la cuarta república y hacerse una constitución con la mayor participación ciudadana; tercero, derrotar un golpe de estado e implantar al parecer, un récord Guinness, al restituir sin intervención foránea a su presidente; cuarto, derrotar a la burguesía en un paro empresarial ligado a un sabotaje petrolero; esas, entre tantas jornadas de luchas recientemente vividas y la visibilización de un pueblo que solo existía cada cinco años. Todo esto, acrecentó la conexión amorosa de las grandes masas con su líder, que además poseía, un inmenso carisma ganado entre otras cosas, por su coherencia y humildad.

  • Hoy, tras la ausencia de Chávez, pasó igual que después del 23 de Enero de 1958; la dirigencia política gobernante ha traicionado el anhelo del noble pueblo venezolano y lo ha traicionado de la peor forma, manipulando los sentimientos y el apego de un pueblo con su gesta heroica, convirtiendo al icono de la revolución, en una imagen utilitaria a favor de sus grupales ambiciones.

  • Los principios que motivaron el huracán revolucionario, como la lucha contra la corrupción, la soberanía nacional, la integración de los pueblos, la democracia participativa y protagónica, la justicia y equidad; todo eso ha quedado como consignas huecas, como eslogan publicitario, de una dirigencia pragmática que solo piensa en como conservar sus privilegios; verbigracia, el llamado del presidente de la república a luchar contra la corrupción; un pote de humo del representante del gobierno más corrupto de nuestra historia republicana; un gobierno que su mayor acto de corrupción es la inmoralidad política, al secuestrar la voluntad popular; hoy en el seno del partido de gobierno ninguna decisión se toma de manera colegiada, debatida y discutida, todo es un teatro de participación, un antifaz de democracia, porque los grupos se reparten las cuotas de poder; "validados" por írritos congresos y elecciones internas, controladas por sus mal llamados operadores; una pequeña militancia mercenaria que están al servicios de sus jefes políticos" .

  • Y qué decir de los poderes públicos, basta con que el presidente diga que alguien es traidor para que la fiscalía envié la orden de captura, y para que los medios de propaganda del gobiernos lo descuarticen moralmente; en pocas palabras, el presidente sentencia, la fiscalía detiene, los medios de comunicación del estado son los verdugos, y del juicio, ni siquiera la audiencia preliminar; y en lo que respecta a la corrupción administrativa, si en verdad fueran sinceras las declaraciones, de luchar contra este flagelo, estuvieran sacando a la luz pública la lista de quienes recibieron divisas preferenciales del estado venezolano, si en verdad fueran sinceras estuvieran sometiendo a gobernadores, alcaldes, militares y funcionarios de altos cargos públicos que explicaran y demostraran de donde provienen sus enormes riquezas.

Mientras una nueva oligarquía aflora al amparo del estado, donde hasta los programas de emergencia asistencial como la entrega de bolsas de alimentos; se convierten en fuentes de sustanciosos negocios; mientras nacen nuevos latifundistas de altos rangos militares o ex gobernadores y alcalde, mientras se acomodan nuevos grupos económicos; continua una militancia que como los viejos adecos de mi pueblo, que atribuían la crisis a una situación mundial, estos hasta el incumplimientos con respecto al control de precios, o la ineficiencia de los servicios públicos se los atribuyen a la guerra económica, y al saboteo; una militancia enganchada y manipulada emocionalmente, apoyando a un partido que una vez fue de Chávez, a un gobierno que dejo de ser de Chávez, y a unas líneas estratégicas que no se corresponden a las de Chávez.

No vamos a esperar 40 años, para que el pueblo chavista que aún cree en este gobierno, se dé cuenta que ha sido manipulado. Las mentiras tienen patas cortas.

La guerra económica, el sabotaje y la amenaza de invasión, no pueden justificar todo. La Corrupción, la ineficiencia, el desmantelamiento de las instituciones, el desastre en la dirección de PDVSA, CANTV, CORPOELEC, las empresas básicas, el sistema de distribución de gas, la red de distribución de alimentos, el SAIME, la destrucción de una gran institución que muy pocos la nombran pero que gozaba de un prestigio internacional por ser semillero de una calificada juventud trabajadora, me estoy refiriendo al INCE, fundada por nuestro insigne maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, la cual desde 1959 pudo sobrevivir toda la cuarta república manteniendo su excelencia y calidad de servicio.

La guerra económica, el sabotaje y la amenaza de invasión, no pueden justificar tampoco; la violación de la ley del trabajo al no respetarse las contrataciones colectivas, el descontrol de precios, la caída de las misiones, el insoportable abuso de funcionarios militares y policiales que, hasta las alcabalas viales, lejos de ser punto de control son puntos de atracos oficializados, el atropello a los campesinos y mineros, la judicialización de la crítica.

Tampoco podrán mantenerse por mucho tiempo las soluciones mágicas, como el espejismo del petro, y que a través del Carnet de la Patria se solucionarán todos los problemas.

En los cuatro últimos mensajes de fin de año, el presidente ha prometido; "este es el año del despegue económico" y en el reciente agrego, además, que, en seis meses, se acabaría la inflación; ya vamos por el cuarto mes. Se va cerrando el anillo de la credulidad.

Afortunadamente cada día son más los que vienen rompiendo con el chantaje emocional, y poco a poco van encontrándose que el Chávez autentico, el Chávez que nos inspiró no está en los cenáculos gobiernero, ni en los chanchullos que disfrazados de una revolución regatea las conquistas populares, que habla de antiimperialismo y de soberanía y establece acuerdos con consorcios internacionales, afectando nuestra integridad nacional.

El Chávez autentico que idealizo el pueblo, está en las diarias luchas por nuestras reivindicaciones laborales, porque se respeten los contratos colectivos, por el derecho a la salud, por el derecho de los campesinos maltratados y subyugados, por el derecho a un salario referenciado en la canasta básica, por pensiones dignas, en fin; el Chávez que amamos, está luchando contra este gobierno de falsos revolucionarios, como lo hizo en sus años de soledades antes del por ahora.

Si hay que luchar contra los que pretenden violar nuestra soberanía, habrá que luchar, pero no para apoyar y mucho menos darle un cheque en blanco a un gobierno que ha usurpado y deformado un extraordinario proceso liberador.

pablofucik21@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1745 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a277966.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO