El próximo gobernador del Estado Bolívar ya tiene nombre y apellido

A continuación presentamos dos tablas con los resultados de seis procesos comiciales realizados en el Estado Bolívar entre 2004 y 2015. Allí observamos la evolución del desempeño electoral de los votantes de esta entidad federal, su comportamiento progresivo a lo largo de una década, la marcha de sus preferencias políticas en los últimos tiempos. La lectura desapasionada de tales números nos permite avizorar con alto grado de certeza cuál será el resultado de la próxima justa comicial que tendrá lugar en nuestro terruño guayanés el mes de diciembre venidero. Observemos e interpretemos esos números.

Lo primero que destaca en la tabla anterior es la merma progresiva de los votos obtenidos por el Gobernador Francisco Rangel Gómez en las dos últimas contiendas electorales. El año 2004 fue el momento de su máxima votación. Fue el año de su inauguración en eventos comiciales, un momento también de auge de masas para el chavismo, cuando el liderazgo del presidente Hugo estaba en máximo nivel de aceptación popular. En tal circunstancia la victoria de FRG fue contundente, indiscutible. Obtuvo el 59% de los votos. 146.329 personas sufragaron a su favor. 22 puntos porcentuales fue su ventaja respecto al candidato opositor, que en esa oportunidad fue Antonio Rojas Suarez. Pero luego, en las dos contiendas siguientes, el respaldo electoral hacia su figura ha sufrido una merma por demás evidente. En 2008 obtuvo la victoria con 210.511 votos, número equivalente al 47,38% de los sufragios depositados, y la ventaja respecto a los votos sumados por sus rivales fue de apenas 2 puntos porcentuales. Finalmente, en 2012 ganó por tercera vez el evento electoral con una votación reducida, 173.378 sufragios, apenas el 46% de los votos. Ocurrió esta vez que el bando opositor presentó varias candidaturas y por ello los votos a su favor se dividieron. Pero si sumamos la votación completa de este sector obtenemos un gran total de 193.310 votos, cifra que representan el 52 % de los sufragios depositados.

La merma de los votos favorables a FRG, en estos doce años de gestión suya al frente de la gobernación de Bolívar ha sido de 13 puntos porcentuales.

Respecto a la votación en los municipios hay también mucho que decir. En las elecciones de 2004 FRG triunfo en 9 de los once municipios que conforman elEstado Bolívar. El 2008 también la oposición presentó varios candidatos por lo que sus votantes se dispersaron y se alzó FRG con la mayoría en los once municipios, pero en verdad los votos opositores reunidos sumaron mayor cantidad en 6 de estas circunscripciones. Algo parecido sucedió en 2012. FRG obtuvo la mayoría indiscutible en 8 municipios y ganó la gobernación. Pero los votos opositores sumaron mayor cantidad en los tres municipios más poblados así como también en la totalidad del estado.

Los tres municipios más poblados de Bolívar son Caroní, Heres y Piar. Allí se concentra el 85% de los electores. De manera que lo que ocurre aquí el día de las elecciones determina el resultado del evento comicial en todo el Estado. En particular, el Municipio Caroní arroja poco más del 50% de los electores. En estos tres municipios los votos en contra de FRG en los procesos comiciales de 2008 y 2012 han sido mayoritarios.

En 8 de los municipios la votación obtenida por FRG en diciembre de 2012 se redujo porcentualmente respecto a 2004. Se incrementó en dos y en uno se mantuvo igual.

Ahora observemos otra tabla con los resultados de los procesos electorales mediante los cuales se escogieron el presidente y miembros de la Asamblea Nacional.

El dato más marcado en la tabla es el ascenso mostrado por la votación opositora, al mismo tiempo que el marcado escenso de la votación chavista. En los tres procesos electorales se observa una tendencia creciente y constante de los votos favorables a la oposición en los once municipios. En el caso del chavismo la tendencia es descendente en todos ellos.

Entre 2012 y 2015 el chavismo sufrió una merma de su votación por la cantidad de 144.613 personas. En porcentaje esa disminución equivale a 17 puntos.

En 2012 con la candidatura de Chávez se obtuvo la victoria en 8 municipios. En 2013, con la candidatura de Nicolás Maduro la victoria se redujo a 5 municipios. Y en 2015, en los comicios para la Asamblea Nacional, apenas en un municipio (Cedeño) resultaron victoriosas las fuerzas chavistas.

En las presidenciales de 2013 los votos opositores por vez primera rebasaron el 50%de la población depositaria de su voto. Luego, en 2015 ese respaldo ascendió al 60%.

Agregamos también aquí, a pesar de no incluir tales datos en las tablas mostradas, que el Estado Bolívar está dividido en 47 parroquias. En estas circunscripciones los resultados electorales del año 2004 favorecieron a las fuerzas del chavismo en 43 de ellas, mientras que la oposición triunfó en apenas 4. Pero en los comicios de diciembre de 2015 los resultados fueron muy diferentes. En esta oportunidad 25 parroquias, es decir la mayoría, dieron su voto favorable a los opositores, mientras que el chavismo fue mayoría en apenas 22. Perdió este sector político el respaldo de 19 parroquias que antes votaban a su favor.

Lo más resaltante de la información arrojada por los números de ambas tablas es la merma de los votos favorables al chavismo en el Estado Bolívar. Esa merma es evidencia de descontento, de insatisfacción respecto a la gestión gubernativa local, regional y nacional. Y la mala noticia para las fuerzas del chavismo es que ese descontento ha crecido en los tiempos recientes, producto de la catastrófica situación económica y social padecida por los venezolanos hoy día. En la calle lo que uno nota es indignación popular respecto al desempeño gubernamental, desempeño en estos momentos caracterizado por su notoria deficiencia, elevada incapacidad y manifiesta indolencia respecto a los padecimientos sentidos hoy día por los ciudadanos. Vemos cómo los problemas que afectan a la población se agudizan cada vez más y las respuestas gubernamentales no surten efectos positivos. Las poblaciones del Estado Bolívar son hoy día lugares floreados de centenares de colas atestadas de gente, obligada por la escasez de toda clase de producto, a padecer horas y días en esa humillante y tediosa situación.

Conclusión

A la luz de los datos anteriores no resulta demasiado hipotético pronosticar una derrota contundente del chavismo en el estado Bolívar en el próximo proceso comicial a realizarse en diciembre próximo. No sería por lo demás este resultado un hecho electoral extraño a la región, pues un acontecimiento similar ocurrió en diciembre anterior cuando los candidatos al parlamento nacional por la Mesa de la Unidad Democrática barrieron en la contienda que tuvo lugar esa vez. Sumaron ocho de los nueve diputados (88,8%), con el 60% de los sufragios depositados. Ahora bien, lo que se espera tenga lugar en las venideras elecciones decembrinas es que la derrota sufrida por el chavismo sea más contundente, más humillante, más vergonzosa, todo en razón de la calamitosa realidad circundante en nuestro territorio, misma derivada de la pésima gestión de nuestros gobernantes municipales, estatales y nacionales.

Las tendencias electorales anuncian para esta vez bochornosos resultados para los que prometieron defender el legado de Hugo Chávez y no lo cumplieron. El descontento de la población guayanesa respecto al gobierno actual es demasiado notorio. En verdad ya no es simple descontento lo que sienten los ciudadanos sino rabia, indignación, iracundia. Los comentarios que uno escucha en las conversaciones de la gente en lugares públicos son todos adversos a la gestión gubernamental en sus tres niveles. Y razones hay en demasía para que sea ese el sentimiento. Es que tales ciudadanos han sido sometidos durante varios años consecutivos a sufrimientos y calamidades, han esperado durante largo tiempo que se concrete el prometido golpe de timón gubernamental, el golpe que corrija entuertos y resuelva problemas. Pero nada que se concreta tal golpe. Se anuncia y reanuncia, se promete para mañana, después para pasado mañana y al final nada de nada.

Mientras tanto, el tiempo pasa, reuniones van, congresos de la patria vienen, consultas se hacen, asambleas se realizan, debates se suceden, discursos se pronuncian, cadenas comunicacionales se escuchan, se aprueban decretos de emergencia, leyes habilitantes van y vienen, sin embargo la calamitosa situación se agudiza. La desalmada realidad de la penuria alimentaria, de la escasez medicinal, de la galopante especulación, de la peligrosa inseguridad personal, de la ignominiosa corrupción, golpea inmisericorde los hogares de la gente menos pudiente, que, como indican las estadísticas, se empobrece a medida que los días pasan en nuestro país.

Así las cosas, en medio de este cuadro de dificultades, carencias e insatisfacciones es mera ilusión suponer que el electorado responderá según esperan los dirigentes del PSUV y del gobierno. Este electorado responderá en consonancia con la dura realidad, en concordancia con la cruel situación venezolana de estos últimos años. Y ningún discurso rimbombante lo hará cambiar de parecer, tampoco las promesas de proyectos para mañana influirán en su ya tomada decisión. Pedirle a ese pueblo más respaldo, más entrega, más lealtad respecto a los mismos que nos han conducido a la desastrosa situación venezolana de hoy resulta cinismo extremo. Por esto, para el reducido círculo de enchufados del chavismo regional se acabó su tiempo gubernativo. La recomendación nuestra es que no insistan que no van, no pretendan reelegirse, vean los números y apártense. El pueblo guayanés decidió ya cómo votará en los venideros comicios; y no estamos haciendo aquí propaganda política a favor de ningún partido integrante de la MUD, es deducción lógica y simple.

Demos por un hecho consumado que el próximo gobernador del Estado Bolívar no será uno postulado por el Partido Socialista Unido de Venezuela. Esta es la cuenta que los números electorales arrojan. Esa cuenta nos informa que las riendas del gobierno regional serán manejadas durante los próximos cuatro años por un hombre proveniente de la oposición al chavismo gubernamental. Es una lamentable noticia para las personas comunes y corrientes que habitamos en este espacio geográfico, pero eso es lo que indican los números.

Para cerrar, un comentario adicional. El nuevo gobernante regional disfrutará de muchos privilegios al frente de la primera magistratura bolivarense, pero en particular está uno que quiero destacar por lo simbólico del mismo. Presidirá este funcionario los actos a realizarse en nuestra entidad federal en ocasión de conmemorarse los doscientos años de la Batalla de San Félix (2017), del fusilamiento de Manuel Piar (2017), de la fundación del Correo del Orinoco (2018), de la instalación del Congreso de Angostura (2019), y de la fundación de la República de Colombia (2019).

Envidiable privilegio el suyo, que ojalá sepa valorar en su justa medida. De hacerlo así aprovechará tal circunstancia para realizar actos dignos de tan memorable ocasión y para regalar también a nuestros pueblos y ciudades obras materiales imperecederas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6300 veces.



Sigfrido Lanz Delgado


Visite el perfil de Sigfrido Lanz Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: