Ruralidades

Anzoátegui gris

Nuestro Presidente lo palpó cuando lo invitaron a Tronconal. Acá, a unos cuantos nos sorprendió al pasar por las deterioradas calles y “avenidas” de tan populoso sector barcelonés y ver los ensamblajes de las diversas tarimas, si previamente una información de prensa, no desmentida, había comunicado a los anzoateguienses la realización de un acto público con Chávez en la avenida Caracas, nervio central de la capital de Anzoátegui, y donde Hugo Chávez frías despertó por primera vez (1998) a los hijos de José Antonio Anzoátegui. 

Bien, estamos claros que no fue este insignificante detalle el culpable de tan grisáceo descalabro rojo si tomamos en cuenta que Tronconal en el pasado y hasta recientes movilizaciones, sirvió como positivo ejemplo de solidaridad revolucionaria para el resto de los circuitos electorales de la región. Por supuesto, de ninguna manera como el “ejemplo que Tronconal dio”, pero sí como la décima clarinada después del fiasco D’Lima. Aunque el viejo parafraseo del “wewillcomeback” romulero, cargado de revanchismo adecopeyano, dice que “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”, y que también los destinistas adecos lo dejan de la mano del “señor” imperio, nosotros vamos a tomar en cuenta, con la humildad que nos legaron nuestros ancestros, pero  sin rayar en pendejadas, esta negativa sorpresa para hacer el merecido análisis, aún a posteriori pero antes que desaparezcan las causas y causantes. 

Va de referencia, no de chiste: En una de esas correrías a las que nos obligaba la “democracia” romulista (Carúpano-63) y para subsistir con nuestra numerosa familia, tuvimos que formar filas como chofer-vendedor de refrescos con dormidera y colorante (polvillo concentrado) en los que se incluía la cola roja. Inexperto en la tramoya y la mentira, me era imposible vender la rojita ante la resistencia de comerciantes y campesinos adecos del oriente del país. Era que adecos y copeyanos, en alternancia “democrática” y con las armas de su cuenta, amedrentaban con arrebatos macartistas y con el cuento del malvado color rojo comunista. Ni el mismo Jóvito Villalba,  no obstante “punto fijo”, pudo penetrar esa hegemonía. Sus acólitos de Río Caribe  tuvieron que asilarse en las costas de Paria, donde hicieron vida casi tribal que los adecos, burlones, denominaron como la comunidad de “los amarillos”. 

Así era el dominio del partido de rumulón en el oriente de Venezuela, hegemonía que sólo Hugo Chávez Frías logró romper con la verdad de Jesucristo y el patriotismo del Libertador Simón Bolívar. Pero (casi nunca falta un “pero”) el diablo no deja de rondar la presa que el justo le arrebata con vida. Se disfraza hasta de oso polar, si le es útil, para dar el zarpazo cuando los encargados de la vigilia duermen. Y aquí en Anzoátegui también sucedió que la vigilia puso el ojo en la conglomeración válida y no en la desvalida. Comprendemos. Quizás para amortiguar el golpe, asumido como contundente sin serlo, de la canalla que juega con la imagen. 

También hay que reconocer que en esta entidad se presentó una situación política exageradamente conflictiva que hizo mella en la unidad de los revolucionarios. Precisamente en la ciudad capital espejo de los acontecimientos. No somos los más autorizados para hacer juicio de valor. Serán pues, otros los que deben incluir ese acontecer en los próximos considerandos. Aún cuando imaginamos que, si hay reconcomio, no será de los culpables de entonces, que debe haberlos, de donde surjan avenimientos. Además, ya la Polar hizo su estrago. 

Mientras tanto, y como parte de una solución, nos sale una sugerencia a la dirección nacional del PSUV: Desligar de la batalla política a Gobernadores y Alcaldes, para lo que será indispensable la formación de líderes de esa juventud emergente. Y que conste, las debilidades están en esos 40 parapetos de que se compone la MUD, por lo que la arrogancia les contagia de ridiculez. 

Patria, Socialismo o barbarie.  

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2290 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor