Comuna Socialista El Maizal

Un maizal que además siembra conciencia

La Escuela Internacionalista A Namuna propone una metodología para la formación ideológica de la juventud revolucionaria.

La Escuela Internacionalista A Namuna propone una metodología para la formación ideológica de la juventud revolucionaria.

Credito: CiudadCCS

31 agosto 2018 - Seis horas rodando desde Caracas para llegar al sureste del estado Lara, al municipio Simón Planas.

Allá entre Sarare y La Miel, mientras estirábamos los pies, nos arropó un lugar calurosamente humano y libre como su cielo estrellado. Era la Unidad Productiva Torrellero de la Comuna Socialista El Maizal, quienes desde octubre de 2017 le dieron vida a un antiguo terreno abandonado de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado.

Respirando el espíritu del trabajo colectivo y fortaleciendo la moral revolucionaria, conocimos a jóvenes que viven la experiencia transformadora de El Maizal, quienes reivindican la consigna "Comuna o Nada", que resaltó en varias oportunidades el Comandante Chávez.

Soberanía alimentaria

La siembra fue parte de los espacios de trabajo militante del equipo: logramos trasplantar plántulas de berenjena, apio españa y la siembra de una hectárea de maíz blanco y aprendimos tanto el trabajo manual de la tierra como la práctica con maquinarias que ha logrado obtener la comuna en favor de la producción social.

Desgranar el maíz fue lo primero que nos enseñaron al llegar, una tarea manual que amerita paciencia y firmeza del dedo pulgar. Ese mismo maíz garantizó nuestra alimentación durante siete días.

El menú nos ofrecía rubros cosechados y producidos en ese terreno: guanábanas cargadas, moras verdes dulces, porcino, queso y leche de vaca, estos últimos producto del trabajo de ordeño que se realiza a las cinco de la mañana en aquel campo.

Escuela de formación popular

Además del trabajo agrícola, funciona la Escuela de Formación Internacionalista A Namuna. Su propuesta se basa en la metodología de formación popular, donde imparten el curso Fortalecimiento de la Organización Revolucionaria, en el cual jóvenes de colectivos y organizaciones de todo el país recibimos formación política que contempló análisis de coyuntura, teoría de la organización, campo político, agitación y propaganda; todo esto acompañado de una mística traducida como el funcionamiento de energías motivadoras para la lucha social.

El trabajo de campo trae consigo un mundo por descubrir para los mas pequeños. Los Maizalitos fue el nombre con el que bautizaron ese cuidado infantil donde los chamos se recrean, a través de las artes, mientras sus padres y madres reciben la formación revolucionaria para forjar a la mujer y el hombre nuevo.

Facilitadores internacionalistas de Brasil (Movimiento sin Tierra), Chile, Argentina, Colombia y Venezuela fueron los responsables en aplicar la pedagogía en el grupo de aproximadamente 40 personas. Ángel Prado, líder, vocero y constituyentista de la Comuna Socialista El Maizal, estuvo a cargo de la clase Construcción del Poder Popular, resaltando a la juventud como sujeto político imprescindible en la Revolución Socialista. "El socialismo en Venezuela no murió con Chávez. La juventud revolucionaria tiene el compromiso de formar ideológicamente a las comunidades para construir la Ciudad Comunal", dijo.

Noche Cultural

Llegó el viernes por la noche y se preparaban varias estaciones para mostrar diversas expresiones culturales. La primera fue una puesta en escena realizada por Los Maizalitos, bajo la dirección de Eliot Cairos, miembro del Grupo de Teatro Alejandrina Ramos de la UCV.

Aprendimos a bailar el merengue larense, ese ritmo que va rapidito pero con swing, y en una sola voz coreamos el canto popular comunista Bella Ciao, donde en la última estrofa reivindicamos el papel de la mujer en la construcción social "…con las obreras y campesinas conquistaremos el poder. ¡Poder!".

Asimismo Bernardino Freites, mejor conocido como Chelino, oriundo de Lara y campesino comunero, recordó que el 5 de marzo de 2009 fue la primera vez que Chávez pisó las tierras de la Comuna Socialista. "Cuatro años después nos deja el Comandante de esta Revolución. Eso para nosotros fue un gran aprendizaje", resaltó con nostalgia.

Avanzada Juvenil

Argelia Laya, docente, activista política, referencia de lucha social y defensora de los derechos de las mujeres a la educación; Luis Antonio Bigott, militante y educador incansable, quien aportó la pedagogía decolonizadora y dijo que quien pretende enseñar "se transforme en un Educador-Investigador-Agitador". Esos dos personajes fueron los elegidos por los que participamos en la formación, luego de varias propuestas planteadas para definir el nombre del curso: Avanzada Juvenil Laya y Bigott.

Un campamento armónico que entendió la frase plasmada en las puertas de la Unidad de Producción Torrellero, con los afiches de la campaña Convivir para Vivir, impulsada por la Alcaldía de Caracas, desde la Fundación para la Comunicación Popular CCS, representada en los dibujos coloridos del artista visual Felipe García.

Volveremos el mes de diciembre a una segunda etapa de formación y a cosechar la hectárea de maíz que sembramos con la convicción de que el poder debe estar en manos del pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3345 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N Y ab = '0' /poderpopular/n330690.htmlCd0NV CAC = Y co = US