Sólo quince puntos para el PSUV

No soy de los que ha venido regando flores por todos los vericuetos del naciente partido, que hoy con la elección de sus quince directivos nacionales, se siente más contento que chamito con juguetito nuevo; pero en comparación con la gestación y posterior desarrollo de las más recientes organizaciones políticas de izquierda y de derecha, bien vale la pena reconocer, que esta a pesar de sus pesares, ha logrado colmar algunas expectativas en un colectivo que de verdad verdad está pidiendo cambios, con erres o sin erres, pero cambios que signifiquen que se anda en la búsqueda de una organización que sirva de faro para preconizar lo que deseamos para el futuro.

Cinco puntos, le daría al hecho por demás significativo, a la forma disciplinada y unitaria en que se desarrolló en el proceso; a pesar de todo el ruido que se había producido en torno a los kinos y entubamientos endógenos, que no pasaron de convertirse en carreras de burros que solo obtuvieron triunfos a placé, después de los primeros quinces ganadores.

Otros cinco puntos le agregaría a esta prueba casi de fuego, expresada en la sapiensa de los batallones; que concientes de que a este proceso lo dirige un comandante, no permitieron con sólo su voto, que las cosas de la política, siguiera siendo dirigidas por mandos cuartelarios, y menos en esta etapa que nos toca afrontar tantas dificultades, en las que no sería una temeridad pensar, que por los momentos comenzamos a llevar el sol a cuesta.

Los otros cinco puntos se deben dar, por un precedente que de aquí en adelante nos diferenciará del resto de las demás corrientes, grupos, tendencias y partidos políticos: ¡la igualdad de género! Es indudable, que en este accionar político se mezclaron además de la igualdad señalada, la capacidad de un colectivo de atinar casi con precisión milimétrica, para dejar instalado en ese órgano ejecutivo, ocho hombres y siete mujeres, que con sus características, aprobadas por unos y reprobadas por otro, marcará un hito en la historia política contemporánea.

Los cincos puntos restantes; a despecho de muchos activistas que se creen que ya tenemos el mandado hecho, no se los puedo otorgar, porque nunca estuve ni estaré de acuerdo, que a este organismo y los futuros que se vayan a escoger, se les aplique el método electoral de “cascada” o “cara e perro”, porque contrario a lo que afirmara Jorge Rodríguez, ni es sencillo, ni es democrático. Democrático y Constitucional, es que se aplique el Método D`Hont; es decir, que se hubiesen presentado candidatos uninominales y candidatos por listas, tal como lo hacemos en las elecciones nacionales y regionales, para designar los candidatos a todos los cuerpos legislativos.

Quizás si se hubiese respetado la norma constitucional, hasta los excluidos de siempre, hubiesen tenido representación en los quinces principales y quinces suplentes, que salieron favorecidos por este método distorsionador de la vida interna, de una organización que todavía tendrá que seguir transitando por retos más irreverentes, para así poder llamarse revolucionaria, democrática y socialista.


douglas.zabala@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2087 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor


Notas relacionadas