Un constructo teórico para el fortalecimiento de la seguridad ciudadana en el marco de los lineamientos del plan de la patria

Visión ontológica de la integración policial-comunitaria

Acompañamos a una participante (Lic. Magister Carmen Beatriz González) de un programa de estudios avanzados y ofrecemos a continuación el resumen del trabajo del informe final, quien con un lenguaje muy personal lo sustentó oralmente. El propósito de esta investigación fue construir un nuevo constructo o visión ontológica sobre la integración entre la institución policial y la comunidad local, con particular referencia al municipio Iribarren del estado Lara, de acuerdo con los lineamientos antropológicos, axiológico-políticos y epistemológicos acotados en el Plan de la Patria 2019-2025, bajo los postulados del paradigma interpretativo, enfocado en la fenomenología y hermenéutica, basada en el estudio de una realidad como se presenta y desde la conciencia de quienes la viven. Los informantes claves fueron dos (2) funcionarios policiales del Cuerpo de Policial del Estado y un (1) miembro del Consejo Comunal Esteban Castillo, de Barquisimeto, a quienes se dirigió una entrevista en profundidad, con un guion para dar una direccionalidad a la misma. El análisis e interpretación de información, se basó en la transcripción de la entrevista, la categorización, triangulación y contrastación de la información, encontrándose elementos significativos, en cuanto a los avances dados en el contexto policial, con el modelo policial bolivariano como guía para sus actuaciones, con resultados positivos en algunos sectores, mientras que en otros persisten actuaciones que denotan una resistencia al cambio; en general, los informantes reconocieron que los cuerpos policiales desarrollan una labor coordinada, en procura de una integración, con base a las leyes vigentes y que, como reflexión final, amerita de una mayor divulgación, concienciación de los ciudadanos en los escenarios sociales, sobre este camino a ser recorrido con el consenso de todos, corresponsables ante el bienestar social, prevención de la delincuencia y la seguridad ciudadana.Descriptores: Ontología, integración policial-comunitaria, seguridad ciudadana

INTRODUCCIÓN

En el contexto de la sociedad a nivel mundial, es evidente que la misma se caracteriza por cambios trascendentales y vertiginosos en todos sus ámbitos, que ameritan nuevos enfoques o perspectivas, desde la visión de los seres humanos e instituciones que abracan cada uno de ellos, como bien se presenta con los cuerpos policiales, encargados de propiciar escenarios de paz social y seguridad ciudadana, en diversos niveles, como el nacional, estadal o local.

Bajo tales argumentos, la seguridad ciudadana surge como un elemento clave de la colectividad, considerada desde la posibilidad de desarrollar una cotidianidad sin riesgos o libres de amenazas, aspectos que involucran acciones propias, tanto en materia de prevención como de intervenciones efectivas en los casos o situaciones que impliquen inseguridad. De esta manera, es necesario considerar una prevención social, que implica la intervención de todos los sectores: el Estado, como responsable, así como la familia, grupos organizados, cuerpos policiales, instituciones y otros, con el fin de realizar una acción mancomunada en torno a este aspecto.

Evidentemente, la seguridad ciudadana es un aspecto que confluye en el desarrollo de la sociedad, por cuanto constituye un referente para las personas, en su cotidianidad y como parte de su interacción en diferentes escenarios, que van desde la familia, círculo de amigos, organizaciones comunitarias, entornos educativos o laborales, en fin, cualquier escenario donde realiza diversas actividades, motivo por el cual es interés particular, como parte de mi formación doctoral y como miembro de una sociedad en la que este aspecto es significativo y trascendental, desde el protagonismo del Estado, instituciones y la misma colectividad.

Con relación a la acción policial en materia de seguridad ciudadana, se convierte en una premisa de su actuación, adecuadas a las circunstancias inmediatas del entorno, la capacidad institucional y los fundamentos normativos que dirigen toda acción de control, prevención e intervención, como marco referencial de las operaciones policiales, siempre enmarcadas en las leyes y el aseguramiento de los derechos humanos. Por estas razones, en los cambios dados en Venezuela en materia policial, la seguridad ciudadana se fortalece con la participación de la comunidad en la labor policial, convirtiéndose en un escenario de alternativas que buscan la paz social y seguridad ciudadana.

Es en este contexto de ideas, que la presente investigación surge de mi propia inquietud en abordar esta temática de la acción policial y la seguridad ciudadana, partiendo del interés en reconocer las perspectivas teóricas y de una praxis profesional que, en los últimos tiempos, ha dado una visión global de la labor de los funcionarios policiales en la comunidad, orientado hacia la integración como un eje fundamental de las acciones, no solamente en el contexto de la prevención del delito o atención a los eventos circunstanciales, sino desde una intervención mancomunada, en la cual se ponen de manifiesto las potencialidades, competencias, habilidades e ideas de todos los involucrados, a favor de cumplir con los criterios de tales aspectos en los escenarios sociales.

Por tales razones, en mi perspectiva de abordar la integración entre la institución policial y la comunidad, con mi visión de aportar reflexiones teóricas en este contexto, considero fundamental abordar un factor decisivo de la misma, que es la participación, constituida en un referente de la actuación de las personas, de los mismos funcionarios y entes relacionados con ambos ámbitos, en aras de implementar acciones requeridas, que también ponen de manifiesto ese interés en abocarse a objetivos comunes, partiéndose del reconocimiento de una realidad que amerita de todos los ciudadanos en general, el reconocimiento e intervención en los escenarios que corresponden y esto es lo que me ha llevado a contemplar la posibilidad de develar los significados que tienen para los informantes clave de la institución policial y la comunidad la integración policía-comunidad, con la participación como una de las categorías emergentes.

Es importante señalar que la participación, como un elemento clave de la integración policial-comunitaria, se considera de relevancia en el conocimiento de las personas, dado que surge como un mecanismo de apoyo en la labor policial, así como también en la pertinencia de los habitantes con su entorno, a través de acciones que conduzcan a la solución de conflictos, prevención de la delincuencia, acción eficiente ante los hechos delictivos y, sobre todo, la prevención. Asimismo, ésta permite una mayor confianza entre la ciudadanía y los cuerpos policiales, que coadyuva en la cultura social, en un reconocimiento y apego al sustento legal existente, todo en el contexto del modelo policial bolivariano vigente en Venezuela.

De acuerdo con los planteamientos presentados, mi inquietud se orientó en la temática de la integración entre la institución policial y la comunidad local, con particular referencia a los cuerpos policiales del municipio Iribarren del estado Lara, a partir de las voces de los informantes claves, funcionarios policiales cuyas experiencias en este escenario son significativas para el reconocimiento de una realidad en particular. De esta manera, el estudio es concebido desde la metodología centrada en el paradigma interpretativo, bajo enfoque cualitativo y el método fenomenología, el cual fue desarrollado en seis (6) momentos, que contemplan los aspectos estructurales de la siguiente manera:

El Momento I, se encuentra conformado por el acercamiento al contexto de estudio, es decir, comprende la aproximación al fenómeno en estudio, donde pongo en evidencia las inquietudes de los informantes claves, mi propia iniciativa de desarrollo investigativo, con el interés en el tema; además, se presentan los propósitos de la investigación y relevancia del estudio.

Momento II, se encuentra conformado por la presentación de estudios previos o precedentes, que abordan el fenómeno en estudio en diferentes escenarios y con perspectivas significativas, al igual que muestro los referentes teóricos sobre la integración policial comunitaria, seguridad ciudadana, con enfoque de diversos autores, acompañado del sustento legal vigente en el país.

Momento III, comprende la ruta para abordar el fenómeno de la investigación, en el cual tomo en cuenta las diferentes visiones y un desarrollo de los pasos para comprender e interpretar el estudio, desde la perspectiva ontológica, epistemológica y metodológica; asimismo, comprende el diseño de la investigación, técnicas de recolección de información, informantes claves, estrategias de análisis, además de la validez y fiabilidad.

El Momento IV, es el que me permitió hacer una presentación de los hallazgos develados de la técnica de entrevista en profundidad, dirigida a los informantes claves, que fueron funcionarios policiales, a partir de la conceptualización de las categorías y subcategorías de saberes y haceres compartidos por los informantes claves, además de la triangulación de la información, desde diferentes posturas.

Momento V, está conformado por la visión ontológica de la integración policial-comunitaria para el fortalecimiento de la seguridad ciudadana en el Municipio Iribarren, estado Lara, surgida de esta experiencia investigativa y sobre todo, desde las voces de mis informantes claves, en las cuales se orientan los propósitos declarados en el presente estudio.

El Momento VI, comprende una oportunidad de esbozar mi constructo teórico sobre la integración entre la institución policial y la comunidad local, con particular referencia al municipio Iribarren del estado Lara, estado Lara, donde expreso mis puntos de vista y lo que emergió de esta experiencia investigativa. Finalmente, se hace la presentación de las referencias y anexos que nutrieron el presente estudio.

MOMENTO I

ACERCAMIENTO AL CONTEXTO DE ESTUDIO

Epígrafes

"¿No sabéis –me dijo- que el opinar correcto y dar opinión, aún sin llegar a tener su razón, no es ciertamente saber con saber de ciencia?; porque, ¿cómo pudiera ser ciencia una cosa no razonada? Pero tampoco es ignorancia, ya que, ¿cómo sería ignorancia si puede, tal vez, dar en lo que la cosa es? Está, pues, en algún modo la opinión recta entre sapiencia e ignorancia …" Platón. "Banquete (Sobre el amor ético).

Fenómeno en Estudio

Desde mediados del recién finalizado siglo pasado, la participación de la comunidad en los asuntos públicos ha pasado por etapas muy distintas, desde la estigmatización y la persecución en los regímenes totalitarios desde el Cono Sur, Centro América y el Caribe, incluyendo a Venezuela, en la época de la Guerra Fría y la llamada Doctrina de la Seguridad Nacional, al actual reconocimiento de su capacidad de control de la acción del Estado, en los países con modelos de gobierno democrático y participativo.

En ese sentido, ser un actor tan dinámico en el tiempo, convierte a la comunidad que participa en un factor de excepción en la gestión de programas sociales correspondientes. Se habla inclusive, de la legitimidad que la participación comunitaria imprime a los proyectos ejecutados por el Estado en las comunidades, para atender sus necesidades más urgentes, y se reconoce su rol de contralor social como una herramienta que garantiza la efectiva ejecución de las obras y el uso de los recursos asignados, al tiempo que favorece al éxito y la sostenibilidad de los programas de inversión pública.

Históricamente, la idea de integración policía – comunidad, empezó a fines de 1970, como lo destacan Quintero Cordero (2020), aunque sus raíces vienen de mucho más atrás, pero la popularización del término en los Estados Unidos llegó a mediado de los 80 con los trabajos de Albert Reiss, Herman Goldstein, Wilson y Kelling, entre otros, materializados en el ejemplo de San Diego. La policía de proximidad en Europa latina, se nutrió de esa fuente, pero optó por un término más modesto y que no necesariamente asume contenidos de cambios más profundos, comunes del otro lado del Atlántico.

De igual forma, el autor antes citado expresa que Gran Bretaña practica intensamente, dentro de sus parámetros culturales, la integración policía - comunidad, pero se resistió tenazmente durante mucho tiempo a emplear el término. Tanto en el caso americano, como en los europeos, queda clara la toma de conciencia de la obsolescencia, ineficacia o al menos insuficiencia de las técnicas y tácticas policiales tradicionales frente al crecimiento de la criminalidad especialmente urbana y la crisis de las respuestas institucionales para enfrentarla.

De acuerdo con Briceño-León (1998). durante el último decenio del siglo XXI, la mayoría de los Estados latinoamericanos, incluido Venezuela, han puesto en ejecución reformas policiales que abarcan estrategias de Derechos Humanos para la Institución, buscando conducir a cambios en el sistema policial. Esto, con la finalidad de mejorar la percepción pública de la policía y del cumplimiento con los Derechos Humanos por parte de los funcionarios, de donde se tiene que las mencionadas reformas buscan acentuar la relación de la ciudadanía con los servicios de policía, con lo que se busca ampliar la noción y práctica de la democracia

En Venezuela se está realizando, por medio de estrategias del Estado una serie de cambios como la Policía Nacional en atención a lo establecido en la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional (2008) y al deber del Estado de garantizar la seguridad ciudadana y la prevención del delito en un marco de garantía de la legalidad, del libre ejercicio de los Derechos Humanos, de la eficacia y la eficiencia administrativa y el respeto a la dignidad humana.

Bajo tales argumentos, este nuevo cuerpo policial implica un cambio extraordinario en Latinoamérica y está siendo llevado adelante por el Ministerio de Poder Popular para la Relaciones Interiores, Justicia y Paz, junto al Consejo General de Policía, instancia asesora del Ministro o Ministra, cuya misión es coadyuvar a la definición, planificación y coordinación de las políticas públicas en materia del servicio de policía, así como en el desempeño profesional de los policías.

Este nuevo cuerpo policial implica un cambio único en Latinoamérica y es llevado adelante por el Ministerio de Poder Popular para la Relaciones Interiores y Justicia y el Consejo General de Policía, instancia asesora del Ministro o Ministra, cuya misión es coadyuvar a la definición, planificación y coordinación de las políticas públicas en materia del servicio de policía, así como en el desempeño profesional de los policías.

El importante destacar, que la creación de la Policía Nacional forma parte de la reforma del sistema policial venezolano, la cual responde a las demandas de los ciudadanos y de los propios funcionarios policiales que fueron sistematizadas como parte de la caracterización de la policía venezolana realizada por la Comisión Nacional para la Reforma Policial (CONAREPOL) en el año 2006. Cabe destacar, que el nuevo sistema policial venezolano implica la unificación de criterios dentro de la gestión policial, lo que mejoraría la evaluación de las actuaciones tanto individuales como de los cuerpos policiales.

El importante destacar, que la creación de la Policía Nacional forma parte de la reforma del sistema policial venezolano, la cual responde a las demandas de los ciudadanos y de los propios funcionarios policiales que fueron sistematizadas como parte de la caracterización de la policía venezolana realizada por la Comisión Nacional para la Reforma Policial, CONAREPOL (2006). Cabe destacar, que el nuevo sistema policial venezolano implica la unificación de criterios para la actuación policial, lo que mejoraría la evaluación de la misma, tanto individual como de los cuerpos policiales.

Esta unificación de criterios, abarca la identificación, equipamiento, sistemas y códigos de comunicación e incorpora los criterios, así como también, niveles de actuación de los cuerpos Municipal, Estadal y Nacional para garantizar la más alta efectividad en las actuaciones en conjunto entre varias instituciones. Dentro de este marco, como parte de esta unificación de criterios y tomando en cuenta la importancia de la participación ciudadana en la creación y posterior supervisión de los cuerpos policiales, el Consejo General de Policía realizó una Consulta Pública Nacional de Estándares Policiales para definir los criterios de actuación de los mismos.

Teniendo presente lo anterior señalado, es importante crear nuevos constructos bajo la filosofía de gestión humanística sobre cómo proteger a los ciudadanos, hogares y familias, apoyar las decisiones de las autoridades competentes y asegurar el pacífico disfrute de las garantías y derechos constitucionales, de conformidad con la ley. Cabe decir, que esta filosofía debe ser llevada bajo la mano de ésta sobre los servicios de Policía y Comunidad, así el Gobierno podría estimular a la ciudadanía y a los funcionarios de policía de la Fuerza Pública a cooperar con la seguridad ciudadana en el ámbito local.

Sería pertinente considerar, que las teorías de las policías modernas ya señaladas en San Diego, Estado Unidos y Europa, es la de adoptar una combinación de estrategias que fomenten la integración, la prevención y la cooperación con diferentes sectores de la sociedad. Gracias a esta combinación, han surgido en diferentes países modalidades de cooperación e integración.

Ahora bien, en Venezuela las relaciones con la comunidad tienden a incrementarse. La policía debe llevar a cabo, junto con la comunidad, planes para la prevención del delito y la protección del ciudadano. Por ello, es oportuna y conveniente la participación general de cada institución policial. Distintas opiniones coinciden que, la función a cargo del Estado a través de los órganos policiales, radica en la protección del ciudadano frente a situaciones que constituyen amenaza, vulnerabilidad o riesgo para su integridad física, sus propiedades el disfrute de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes.

Es de destacar, que actualmente existe la apertura de las leyes correspondientes al servicio policial en Venezuela, generando esto gran inquietud en todos los organismos policiales del país, en cuanto a cómo va a funcionar el mismo. Ante ello, se hace necesario ingeniar estrategias con la finalidad de depurar a los funcionarios tanto personales como profesionales, esto con el propósito de optimizar el servicio en la comunidad y el buen orden social. Dentro de este contexto, es importante analizar porque el funcionario debe participar en la seguridad, bienestar de la ciudadanía.

Entendiendo que, el servicio de policía es el conjunto de acciones ejercidas en forma exclusiva por el Estado a través de los cuerpos policiales en todo sus niveles, conforme a los lineamientos, directrices contenidos en la legislación nacional, los que sean dictados por el órgano rector con el propósito de proteger, garantizar los derechos de las personas frente a situaciones que constituyan amenazas, vulnerabilidad, riesgos de daño para su integridad física, sus propiedades, el ejercicio de sus derechos el respeto de sus garantías la paz social, la convivencia en el cumplimiento de la ley.

La preocupación del Estado por erradicar diversas causas y condiciones generadoras de delitos o de otras manifestaciones de conducta delictuales, se expresan de forma clara, palpable de un conjunto de políticas, misiones sociales en estos últimos tiempos, ante tal hecho se evidencia que en la Carta Magna se protegen los derechos humanos, civiles, militares sobre todo como debe ser la participación de los ciudadanos en la vida política en el país.

Considerando lo anteriormente expuesto, se infiere cuáles son las políticas públicas en esta materia, dentro de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), la cual estipula que es el pueblo de Venezuela quien refundaría la república, a fin de establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica. La Universidad Nacional Experimental de la Seguridad UNES) de Iribarren del Estado Lara, se ha visto preocupada por la situación demostrada por el aumento de la delincuencia en esta entidad, existe la necesidad de erradicar diversas causas y condiciones generadoras de delito y otros actos de malas conductas.

De esa manera se impulsa la toma de conciencia de la comunidad y el cuerpo policial como exige la nueva visión del modelo policial, orientado al trabajo preventivo en las comunidades, la participación activa del funcionario en el desarrollo de los consejos comunales, del poder de los planes preventivos. Por eso es importante destacar, que en dicha institución se observa, que los estudiantes no participan en las comunidades ni se adaptan a las exigencias del nuevo sistema por falta de capacitación permanente.

Generalmente, se observa que el alumnado se capacita sólo cuando es estudiante de la UNES, brindando conocimiento básico de armamento y disparo, orden público, procedimientos policiales, leyes y otros, siendo esto insuficiente en la formación de oficiales; además, no se imparten nuevos conocimientos en materia de participación comunitaria, sólo lo necesario en materia de los concejos comunales.

En Barquisimeto, del Municipio Iribarren, existe la necesidad de impulsar la participación del nuevo funcionario policial a los programas de protección del ciudadano como fundamento de seguridad ciudadana, ya que en muchos sectores el índice delictivo se incrementa, lo cual denuncian en delito de violencia familiar, robos de residencia, hurtos, entre otros.

Esto contribuiría a minimizar los índices delictivos en el sector, se estrecharía vínculos entre ellos, en la búsqueda por alcanzar cumplir su misión, el servicio de policía promovería la prevención, la disuasión y la articulación de estrategias institucionales, comunitarias, entre otros, utilizando la adecuada metodología para lograr coordinar con la comunidad los planes de seguridad y prevención ciudadana que garanticen la protección de las personas.

Si la ciudadanía y sus instituciones no están plenamente convencidas de que existe la amenaza de la ampliación de tales problemas graves, contra los que debe luchar toda la comunidad, las acciones de gobierno serían tan sólo paliativos que no se dirigen hacia la raíz del fenómeno. Por ende, resulta fundamental una nueva actitud de la ciudadanía que la induzca a participar en los programas, desde su elaboración hasta la realización de acciones concretas.

Al respecto, es significativo señalar que ningún programa tendría éxito si la sociedad no interviene con decisión en las estrategias o acciones que se planteen, relacionado con la percepción comunitaria sobre esa integración con los cuerpos policiales, porque como bien señalan los funcionarios, ha sido un trabajo duro el cambio en la imagen policial, que en algunos sectores no tiene la aceptación que amerita para desarrollar acciones conjuntas en las comunidades, como plataforma de control social y fundamento de seguridad ciudadana en el municipio Iribarren, estado Lara.

La presente investigación indaga desde la perspectiva fenomenológica, las implicaciones de la integración de la institución policial y la comunidad local, regional y nacional, con especial relación al municipio Iribarren del estado Lara, como fundamento para elaborar un constructo teórico a partir de las percepciones de las voces de los entrevistados acerca de los aspectos considerados esenciales, saber, integrar los planos generales del conocimiento.

De igual manera, lo ontológico se asume como una dimensión sobresaliente de la realidad o entorno económico-social y cultural en que actúa la institución policial, ello mediante la descripción del comportamiento que asumen en la práctica el personal adscrito a ésta en el tiempo contemporáneo y actual, lo cual está vinculado a cierta concepción del ser humano o plano antropológico de manera implícita o explícita.

Esa referencia al plano antropológico o concepción del hombre, que en general incluye al varón y la mujer, en el marco de la modernidad, que se extiende a la comunidad a la que presta servicios de seguridad la policía nacional, cumpliendo así con el artículo 3 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999); en particular cuando alude a las funciones esenciales del Estado, que es garantizar la realización de la dignidad de la persona y el respeto al principio fundamental de su ordenamiento jurídico: la vida, de acuerdo al Preámbulo de la misma Carta Magna; lo anterior es una línea que debe ser asumida por la institución policial en su relación con la comunidad, pero que siempre históricamente ha presentado una alta conflictividad, por exceso u omisión.

Por lo que se entiende, que el tema en estudio se implica directamente en otro plano del conocimiento, como es la axiología o teoría de los valores bajo los cuales se realizan determinadas acciones en sentido individual colectivo; que es lo que Sánchez-Vásquez (1987) denomina la moral efectiva, sustentada en el humanismo clásico, renacentista, el cristianismo, el utilitarismo y el pragmatismo. Valores estos últimos que han dominado en sociedad capitalistas dependientes como la venezolana y latinoamericana, expresadas en registros lingüísticos populares indicadores de las actitudes que mueven a la persona en la ejecución de conductas deleznables, en que predomina el aprovechamiento, la ganancia inclusive a través del cohecho, hurto, robo, atraco y otros eventos de la general corrupción.

Finalmente, no se puede olvidar mencionar el plano epistemológico, dado que una investigación doctoral supone lo que se ha planteado inicialmente en los epígrafes. Esto es, no se trata de opinar libre y subjetivamente, sin trascender lo que recoge cierta prensa sobre las impresiones de la gente comúnmente sobre la integración o conflictos entre la institución policial y la comunidad, sino crear conocimiento razonado y sustentado sobre el tema-problema de deliberación; aunque no se aspira a alcanzar la sapiencia y se permanezca aún en el marco de cierta ignorancia, porque esa es la condición humana; igualmente, siguiendo a Platón (ob.cit) en el sistema político republicano todos los ciudadanos empuñan las armas, o al menos tienen la obligación cooperar en el fin común de garantizar el orden y la disciplina en la ciudad, evitando la anarquía o lo que es peor la guerra interna, que debilita el Estado para defenderse ante los enemigos externos. Asunto central en la obra aristotélica "Leyes".

En la línea anterior, conviene agregar también que este proyecto de tesis doctoral se valga de la teoría del conocimiento en el campo de las ciencias humanas. Pues, como sostiene Durkheim (ob.cit) son un recurso intelectual muy útil para describir y comprender el comportamiento organizacional de instituciones que cooperan con la seguridad y el orden interno del Estado-Nación, como la policía; ya que contrario a cierta opinión extendida en ambientes no académicos, la conducta humana no se explica solo por asuntos estrictamente de la conducta individual, ideas, sentimientos problemas de conciencia. Sino que están en relación al contexto social, a las costumbres y tradiciones en determinados marcos temporales. Las fuerzas que dominan las dinámicas sociales heredadas del pasado.

En concreto, la institución policial venezolana sobre la que aspira crear conocimiento apoyado en las ciencias sociales, tiene una historia de actuaciones no siempre digna de emular, como reporta la investigación sobre "Inseguridad y violencia en Venezuela –Informe 2008-", de Briceño-León, Álvarez y Camardiel (2009); porque, entre otras cosas obedecía a ciertas filosofías de gestión signada por la arbitrariedad en el pasado contemporáneo, el de la democracia representativa del llamado Pacto de Punto Fijo de 1958 (Caldera, 2013).

En ese sentido, las orientaciones políticas muchas veces estaban reñidas con los Derechos Humanos. También fue un sistema político de ciudadanía delegada o no ejercida directamente potenciada por la organización popular, la concienciación de los derechos y deberes, con gente que se moviliza con fines de crear una más amplia y mejor integración comunitaria.

Por eso ello se considera que se pudiera crear un modelo teórico a validarse posteriormente en marcos comunitarios específicos, pero fuera de todo apremio técnico-administrativo, ya que las investigaciones tienen que impactar el entorno inmediato de las universidades. Así, el "Proyecto Nacional Simón Bolívar. Primer Plan Socialista –PPS- Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013" destaca en la sección "III Democracia Protagónica Revolucionaria", que:

"a. Para alcanzar mayor solidez de la democracia protagónica revolucionaria se hace necesario restituir a la política su carácter público, participativo, ético y solidario, cuyo principal sentido es la constitución de la ciudadanía, los espacios de civilidad, las instituciones y una cultura democrática, basada en una elevada conciencia social ética y una activa y consciente participación ciudadana. Se trata de rescatar la política como una mediación para la vida humana vital, a través de su sentido de solidaridad y de la búsqueda del bien común" (p. 19).

Lo anterior es un desafío y se debe reflexionar sobre ello contrastando las realidades presentes en la relación policía-comunidad, que es lo se entiende por la visión ontológica e ir perfilando la ciudadanía y la democracia como un modo de vida que integre al individuo con las instituciones y una cultura de participación del pueblo en los asuntos públicos, formación, ejecución y control de la gestión pública, garantizando el desarrollo individual y colectivo, tal como se expone en el artículo 62 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999).

Al respecto, lo anterior emerge como una expresión de la corresponsabilidad social y superar la imposición y la dejadez condicionada por la ignorancia del bien común, como se destaca en la cita anterior, confiando en los poderes externos como puede ser el que emana de las organizaciones económicas y político-militares, las corporaciones trasnacionales fuera del control social ciudadano, como recuerda Savater (1998), saber y poder están conectados:

"Ha sido sin duda Michel Foucault el pensador contemporáneo que más decididamente ha puesto de relieve la íntima conexión que une el poder –es decir, la capacidad de unas personas de determinar lo que han de hacer o creer otras- con toda forma de saber. El sujeto histórico jamás llega al conocimiento al margen de los poderes sociales vigentes sino siempre en el marco resultante de su interacción, nunca simple ni mucho menos neutral" (p. 100).

Así, durante el último decenio, la mayoría de los Estados latinoamericanos, incluido Venezuela, han puesto en ejecución reformas policiales que abarcan estrategias de Derechos Humanos para la Institución, buscando conducir a cambios en el sistema policial. Esto, con la finalidad de mejorar la percepción pública de la policía y del cumplimiento con los Derechos Humanos por parte de los funcionarios, las reformas acentuaron la relación de la ciudadanía con los servicios de Policía.

En Venezuela se está realizando, por medio de estrategias del Estado una serie de cambios como la Policía Nacional en atención a lo establecido en la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional (2008) y al deber del Estado de garantizar la seguridad ciudadana y la prevención del delito en un marco de garantía de la legalidad, del libre ejercicio de los Derechos Humanos, de la eficacia y la eficiencia administrativa y el respeto a la dignidad humana, como establecen los artículos 3, 55 y 332 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999).

Este nuevo cuerpo policial implica un cambio único en Latinoamérica y es llevado adelante por el Ministerio de Poder Popular para la Relaciones Interiores y Justicia y el Consejo General de Policía, instancia asesora del Ministro o Ministra, cuya misión es coadyuvar a la definición, planificación y coordinación de las políticas públicas en materia del servicio de policía, así como en el desempeño profesional de los policías.

El importante destacar que creación de la Policía Nacional forma parte de la reforma del sistema policial venezolano, la cual responde a las demandas de los ciudadanos y de los propios funcionarios policiales que fueron sistematizadas como parte de la caracterización de la policía venezolana realizada por la Comisión Nacional para la Reforma Policial (CONAREPOL) en 2006; así, el nuevo sistema policial venezolano implica la unificación de criterios para el comportamiento policial y la evaluación de la actuaciones tanto individuales como de los cuerpos policiales en su conjunto, determinando una problemática digna de estudiar.

Las preguntas son del siguiente tenor: ¿cuáles son los núcleos problemáticos de la relación policía-comunidad según la percepción de los informantes clave? ¿Cómo interpretar los atributos que asignan los mismos al comportamiento del funcionario de la institución policial y la comunidad? ¿Cuáles lineamientos sobre seguridad policial y participación comunitaria dimanan del Plan de la Patria 2019-2025? ¿Cómo develan los significados de las interacciones policía-comunidad? ¿Cómo elaborar un nuevo constructo teórico que destaquen las dimensiones sobresalientes de los diversos planos del conocimiento?

Propósitos de la Investigación

Propósito General

Generar un nuevo constructo teórico sobre la integración entre la institución policial y la comunidad local, con particular referencia al municipio Iribarren del estado Lara, de acuerdo con los lineamientos antropológicos, axiológico-políticos y epistemológicos acotados en el Plan de la Patria 2019-2025

Propósitos Específicos

  1. Conocer la situación actual en cuanto integración de la policía nacional y su relación con la comunidad local, municipio Iribarren del estado Lara, destacando sus núcleos problemáticos y oportunidades que se abren.

  2. Develar los significados que tienen para los informantes clave de la institución policial y la comunidad la integración policía-comunidad.

  3. Interpretar las estrategias desarrolladas por los factores sociales e institucionales presentes en la práctica de la seguridad ciudadana dentro de las comunidades que estén en conflicto o sean coherentes con el estado del arte de la ciencia de la ciencia policial y la participación ciudadana.

Pertinencia de la Investigación

La presente investigación sobre la integración de la Policía Nacional-comunidad local, regional y nacional, haya su justificación en la necesidad sentida de generar un constructo teórico que sustente y amplíe el conocimiento existente sobre el asunto en estudio y viabilice en los diversos planos del conocimiento la transformación la institución policial iniciada en 2008. Ello debido a que la sociedad actual exige una visión de la realidad en concordancia con el entorno sociocultural signado por la participación y el protagonismo, en el marco general que ofrece la Carta Magna (1999) y recogido en el Plan de la Patria en sus diversas versiones o actualizaciones (2007-2013; 2013-2019; 2019-2025).

Así la novedad consiste en propender a la integración necesaria en el contexto actual y onto-epistémico para conformar un frente societal unido para el fortalecimiento de la seguridad ciudadana en contextos delimitados de espacios comunitarios inmediatos, hasta el más amplio de la soberanía nacional.

Se considera relevante señalar que, en la actualidad, dadas las condiciones socioeconómicas imperantes por la crisis que en la actualidad vive Venezuela, por factores internos y externos que vulneran precisamente las de seguridad en diversos ámbitos como la alimentaria, entre otros, se detecta la formación de focos de delincuencia que escapan a los controles establecidos por las autoridades policiales, conllevando a situaciones de inseguridad ciudadana. Por ello, se percibe la necesidad de hacer un frente unido en el combate a dicho fenómeno, con miras a crear barreras contra el riesgo y amenazas constantes de la delincuencia en el seno de las comunidades.

Otra razón que justifica el presente estudio, es el hecho que las recientes tendencias sociales plantean nuevos paradigmas de competencia para las nuevas generaciones, en las cuales, éstas deben estar preparadas para asumir el reto del mejoramiento continuo y sostenido en cuanto a conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes positivas ante la vida, situación que se vería truncada, al aceptar la convivencia de las comunidades con los focos de inseguridad ciudadana que actualmente hacen vida activa dentro de la colectividad del municipio Iribarren, estado Lara.

Por otro lado, desde el punto de vista de la relevancia social y académico, el desarrollo y presentación de este estudio representa para la investigadora, una inquietud profesional. En efecto, al abordar la problemática objeto de estudio a través de una metodología descriptiva, permite profundizar el conocimiento existente hasta ahora mediante un trabajo de campo, con lo que se estaría hablando de una tesis de ampliación a fin de contribuir con la consecución de los objetivos estratégicos del Estado, al plantearse la formación de ciudadanos dispuestos a servir a sus comunidades en pro del mejoramiento de la calidad de vida, el bienestar familiar y la promoción constante de las nuevas generaciones en las escalas sociales, económicas y culturales adecuadas (Plan de la Patria, 2019)..

En tal sentido, en el plano legal e institucional el presente estudio se enmarca en la Quinta línea matriz de investigación propuesta por la Universidad Nacional de la Seguridad (UNES): "Ciencia Policial y Ciudadanía", en la cual se hace énfasis en el estudio de los cuerpos policiales, su organización, funcionamiento y vínculos con la comunidad. Se aborda desde una perspectiva humanista y respetuosa de los Derechos Humanos, con miras a su correspondencia con el nuevo modelo policial enfocado hacia la integración con las comunidades.

Se concibe a la seguridad ciudadana, desde una visión integral preventiva que busca disminuir los índices de violencia y el acercamiento para una convivencia y cooperación armoniosa entre el aparato de seguridad del Estado venezolano y la comunidad, con lo que se vuelve a resaltar la relevancia social del mismo.

Por otro lado, en el área legal la investigación se circunscribe con algunos objetivos del Plan de la Patria (2019-2025), Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación; específicamente, con el objetivo de crear lineamientos de acción para la integración Policía-Consejo Comunal dirigidos al fortalecimiento del control social como fundamento de seguridad ciudadana en el municipio Iribarren, estado Lara, concretamente; asimismo, ello permite fortalecer los órganos atinentes en materia de protección civil, administración de desastres y emergencias, para garantizar la protección ciudadana ante cualquier situación que implique amenaza, vulnerabilidad o riesgo.

De igual manera, lleva a optimizar el establecimiento de políticas y planes que promuevan una cultura de prevención y atención ante eventos adversos, naturales o socio-políticos, sustentándose en los valores de atención a los sectores vulnerables, solidaridad y desprendimiento. Además, se enfoca en factores incidentes en el control social, los cuales limitan la efectividad de la seguridad ciudadana dentro de las comunidades del municipio Iribarren, estado Lara, desde la perspectiva de la integración.

MOMENTO II

REFERENCIAL TEÓRICO

"En su conjunto, el sistema político de Sócrates ni es una democracia ni una oligarquía; es el gobierno intermedio que se llama república, puesto que se compone de todos los ciudadanos que empuñan las armas. Si pretende que esta constitución es la más común, la existente en la mayor parte de los Estados actuales, quizá tiene razón; pero está en un error si cree que es la que más se aproxima a la constitución perfecta. Muchos preferirían sin dudar la de Lacedemonia o cualquiera otra un poco más aristocrática. Algunos autores pretenden que la constitución perfecta debe reunir los elementos de todas las demás, y en este concepto alaban la de Lacedemonia, en la cual se encuentran combinados los tres elementos: la oligarquía, la monarquía y la democracia; representadas: la primera, por los reyes; la segunda, por el senado, y la tercera, por los éforos, que proceden siempre de las filas del pueblo. Es verdad que otros ven en los éforos el elemento tiránico, y encuentran el elemento democrático en las comidas públicas y en el orden y disciplina constante de la ciudad". Aristóteles. Leyes, (Cap. VI).

Estudios Previos

Con relación a los estudios previos como parte del referencial teórico de una investigación, se encuentran conformados por la exposición de trabajos realizados con anterioridad, por otros investigadores y en otros contextos, con la particularidad que tienen una aplicación con respecto al tema de estudio. Como bien lo señala Tamayo y Tamayo (2012), este aspecto comprende "todo hecho anterior a la formulación del problema que sirve para aclarar, juzgar e interpretar el problema planteado" (p. 146).

En esta sección se mencionan los trabajos de investigación o tesis doctorales sobre el tema en estudio, la visión ontológica de la integración de la institución policial y la comunidad local, regional y nacional, pero tomando como referencia las experiencias desarrolladas en el municipio Iribarren del estado Lara en los últimos años, lustros y décadas como referencia empírica e histórica inmediata. En ese sentido, no se localizan en la web y la nube ninguna, lo cual indica que la experiencia académica de la que se participa como doctorante es nueva o novedosa. Existen trabajos académicos de grado de licenciatura y maestría, niveles tercero y cuarto, pero no en el quinto nivel o doctorado. Igual sucede en Centro América, según el arqueo de fuentes que se ha podido realizar hasta ahora.

Los antecedentes que se mencionan a continuación se ubican en la geografía europea en lengua castellana, particularmente en España se ha localizado el aporte de Brotat-Jubert (2014) con su tesis doctoral titulada: La seguridad Urbana: entre la Seguridad Ciudadana, el Civismo y la Convivencia en Espacios Públicos, presentada en la Universidad Autónoma de Barcelona, UAB. Un trabajo académico realizado desde la perspectiva jurídica, según se puede leer en su resumen; cuyo objeto de investigación ha sido la ley en el marco de la Sociología del Derecho y la criminología como parte del "Derecho Vivo", Law in action, vinculados a la problemática de la seguridad de las ciudades y teoriza al final con soluciones o sugerencias jurídicas que deberían darse para impulsar los cambios que se imponen. Como bien dice el autor:

Versa en primer lugar, de su configuración en la Constitución española como un derecho prestacional y como bien público; habla, también de seguridad urbana y de las normas de control social destinadas a regular el uso de los espacios públicos, reglas distintas a las tradicionales de la seguridad ciudadana, vinculadas a los conceptos de convivencia y civismo. Trata, en segundo lugar, sobre la manera en que las modificaciones sociales y sus consecuencias urbanas han modificado la percepción de seguridad y por qué esa percepción de seguridad y por qué esa percepción subjetiva se ha convertido en el tema central de la seguridad.

Se refiere, en tercer lugar, a como esta percepción de seguridad es utilizada para formular políticas de seguridad y cómo ese impulso ha tenido réplicas en casi todo el mundo occidental. Y, finalmente, la tesis habla de las ordenanzas de civismo vistas desde el punto de vista de una de las aplicaciones prácticas de la teoría de la criminalística, con sus antecedentes europeos, y de cómo, a través de las mismas, se ha acabado operando un cambio de concepto de seguridad urbana en España basculando al entorno del civismo y la convivencia.

En definitiva, la tesis trata de cómo ha cambiado el modelo de seguridad vigente en Occidente (y de su específica incidencia en la normativa de los municipios españoles, a través de las ordenanzas de civismo y convivencia) desde el final de la segunda guerra mundial hasta nuestros días, basculando un modelo basado en la mínima intervención y la máxima garantía a otro fundamento en el control, de carácter preventivo. Ese es el debate de fondo en el que se mueve esta tesis.

Su objetivo fue buscar un producto jurídico nuevo sobre la seguridad que incluya los aspectos de civismo, convivencia, diseño y desarrollo de políticas de seguridad, para lo cual siguió el siguiente esquema: a) configuración constitucional de la seguridad; b) exploración de cuál es la problemática real en materia de seguridad de índole urbana marcada por la idiosincrasia subjetiva o percepciones de seguridad y no tanto por el índice delictivo; c) solución desde la criminología e incorporar normas de civismo y convivencia en los municipios españoles amoldando a la solución americana y, en general, a la del resto de Europa occidental.

Asimismo, la metodología que siguió Brotat-Jubert (ob.cit) señala que la misma fue creada por el mismo investigador y su director de tesis, que hace una crítica a los programas doctorales que no entrenan al participante en este menester, sino que acotan apenas aspectos muy generales. En este aspecto, señala que la metodología que lograron elaborar tuvo los siguientes aspectos: a) selección del tema; b) esquema de investigación; c) recogida y ordenación de documentación y redacción hasta la obtención del resultado final con presentación de la tesis.

Es importante destacar que la perspectiva asumida por el investigador antes citado fue jurídica, por lo que repite que el objeto de investigación ha sido la ley, vista en su contexto marcada por la costumbre, la jurisprudencia y la doctrina; su hallazgo principal fue que la noción jurídica-política de seguridad se configura en el tiempo y está sujeta a los cambios, por lo que buscar un nuevo producto jurídico sobre seguridad supone precisar las coordenadas de civismo y convivencia como base las políticas públicas.

Este antecedente se vincula tangencialmente con la investigación que emprende esta investigadora y permite comprender que el tema-problema en estudio como es la seguridad urbana, se puede abordar desde la perspectiva jurídica, la criminalística y particularmente la sociología del derecho. Dado que la problemática de la seguridad de las ciudades implica que las soluciones jurídicas deben adaptarse a los procesos de cambio social en las estructuras de la economía, la cultura, la costumbre y la jurisprudencia; pero no se logra si la comunidad no la sume subjetivamente con una percepción positiva de la misma en la convivencia cotidiana.

Por su parte, Sanguino Páez (2015) ofrece su tesis doctoral Elementos para una política de seguridad urbana, presentada en la Universidad Complutense de Madrid. Instituto Universitario de Investigación José Ortega Y Gasset. Allí acota que:

"La seguridad es central en la agenda estatal por su relación con derechos ciudadanos en un Estado de Derecho. Este trabajo entra al debate sobre seguridad, aporta elementos en políticas públicas de seguridad urbana y da instrumentos metodológicos para su gestión. Además, revisa la política de seguridad de Bogotá en 20 años, examina enfoques, identifica lecciones y formula recomendaciones para una política de seguridad urbana".

En el mismo marco de ideas, señala que la cultura ciudadana exige la "construcción de ciudad", la recuperación del espacio público y el fortalecimiento institucional, así como también el diseño y aplicación de "programas de prevención"; acota también Sanguino-Páez (ob.cit) que el enfoque epistemológico de la tesis en cuestión fue la "Teoría de la ventana rota", aplicada por el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani y el concepto de "Seguridad humana", políticas sociales o lucha contra la pobreza, aplicada en Bogotá, Colombia.

Al final, se recomienda desarrollar sistemas de información unificados para tomar decisiones y monitorear las políticas públicas en seguridad urbana, realizar lectura permanente del contexto, uso de las tecnologías de información y la inteligencia y contrainteligencia, desarrollar una institucionalidad pública flexible para encarar cambiantes fenómenos de inseguridad, tener una de coordinar acciones de la gobernanza que articule el Estado en la gestión de la seguridad urbana.

El objetivo general de la citada investigación fue que "a partir de una experiencia empírica, en este caso, las políticas de seguridad de Bogotá, participar del debate teórico sobre seguridad; aportar elementos para la formulación de políticas públicas de seguridad urbana e instrumentos metodológicos en la gestión de las ciudades"; sus objetivos específicos fueron: 1) realizar una revisión teórica del debate contemporáneo sobre el concepto de seguridad y seguridad urbana; 2) realizar una revisión crítica de las políticas de seguridad urbana formuladas e implementadas en Bogotá entre 1995-2013; 3) formular recomendaciones teóricas y metodológicas útiles para la formulación de políticas de seguridad urbana en los actuales contextos.

La metodología que utilizó el referido investigador destaca que fue seguir el debate de los conceptos de seguridad, seguridad urbana, políticas públicas de seguridad, el análisis de las políticas de seguridad en Bogotá enmarcada en la identificación del conflicto colombiano, en el papel de la Constitución de 1991 para su tratamiento y en la valoración del proyecto de Seguridad Democrática que se impulsó desde el gobierno colombiano durante la primera década del presente siglo.

Así se tiene que el "universo de exploración" a la ciudad de Bogotá, comprendió el período entre 1995-2013, coinciden con la administración de Antanas Mockus y evaluar indicadores y la percepción ciudadana, finalmente en busca de "prospectivas" la tesis que se comenta ahondó "discusión sobre seguridad ciudadana y seguridad humana, conceptos que enriquecen el debate de las políticas públicas en un momento en el que en las democracias occidentales sigue predominando el enfoque antiterrorista de la seguridad pública". En ese sentido, "se adelantó un recorrido descriptivo por las políticas de seguridad en Colombia y en Bogotá en los últimos 20 años", resaltando cifras estadísticas, cifras y percepciones".

El esquema seguido comprendió loas siguientes capítulos: i) marco teórico sobre seguridad urbana y ciudadana; ii) enfoques en política de seguridad en América Latina (concepto de seguridad nacional); iii) evolución de las políticas de seguridad 1990-2013; iv) políticas de seguridad de Bogotá en los últimos 20 años; v) políticas de seguridad urbana y ciudadana de Anatanas Mockus; Vi) cifras en cuadros estadísticos de Mockus; vii) conclusiones y recomendaciones para la formulación de políticas públicas de seguridad.

En general la referida tesis aporta a la presenta investigación rubros sobre los conceptos de seguridad pública urbana, así como indica que para valorar las políticas públicas en el área es importante evaluar de forma sincrónica el proceso o la historia que muestra los hechos en cifras estadísticas y percepciones; de tal manera que no se queden en formulaciones abstractas o sin vinculación con la realidad socio-cultural concreta.

Campoy, Chelini y Soto (2016), desarrollaron una tesis doctoral titulada: Evaluación de la policía de proximidad en la ciudad de Santa Fe, Argentina, desarrollado en la Universidad Rey Juan Carlos I (Madrid, España), con el objetivo de conocer si este método se puede aplicar en el contexto y su utilidad al evaluar la eficacia de la policía de proximidad. Para ello, se consideró como área de intervención el barrio "7 Jefes", lugar en el que se puso en marcha la estrategia de policía de proximidad, el barrio "Candioti", como área de desplazamiento y un área de control en el barrio "Fomento 9 de julio", todas con altas tasas de criminalidad.

De acuerdo con lo anterior, se determinó que en el 2014, el gobierno de la provincia de Santa Fe, se implementa el servicio de policía de proximidad, con la Policía Comunitaria y en el 2015, decide incorporarlo en otras áreas de la ciudad, como el barrio 7 Jefes, dado el incremento desmedido de los eventos criminales, con la ampliación de la plantilla policial, el patrullaje a pie y el contacto directo con los vecinos y comerciantes, además de redes de intercambio de información con las asociaciones y clubes de vecinos de las zonas de intervención.

Al considerar los resultados, se argumenta que la policía de proximidad es una estrategia preventiva ampliamente utilizada en aras de mejorar la seguridad pública, cuya eficacia se determinó por el cociente ponderado de desplazamiento, una metodología contrastada y utilizada para evaluar diferentes estrategias policiales, a través de las tasas de delincuencia y tendencias delictivas con datos estandarizados y ponderados, permitiendo las comparaciones con otras investigaciones.

De la misma manera, se puede decir que el efecto neto total obtenido en el estudio denota que el desplazamiento de la policía de proximidad se convierte en una alternativa para expresar mejorías de los programas o técnicas implementadas por las instancias, sobre todo que se han prevenido 641 delitos tras la incorporación de la policía de proximidad en el período de estudio.

En cuanto a la pertinencia del estudio presentado, se asume la importancia de la evaluación de las políticas públicas de seguridad desarrolladas en los contextos sociales, para determinar su eficacia y tomar decisiones al respecto. Como bien se aborda la policía de proximidad, es relevante su actuación e intervención efectiva ante los índices de delincuencia, que, al ser desplazadas a otros sectores, va conformando un amplio espectro de tales resultados, en consonancia con la integración a las comunidades.

Otro estudio doctoral fue realizado por Rodríguez (2017), la cual lleva por título: Evaluación de la seguridad ciudadana ,las instituciones de prevención, control y justicia penal de la República de Panamá, en la Universidad Complutense de Madrid (España), con la intención de abordar esta temática en la dimisión de las instituciones del Sistema de Justicia Penal, el marco jurídico de la seguridad ciudadana y estrategias de política gubernamental, dado el problema de inseguridad ciudadana, reflejado en altos niveles de violencia y criminalidad, con desconfianza en las instituciones de justicia y seguridad.

En cuanto a la metodología, se enfocó de forma cuantitativa y cualitativa, con técnicas de análisis y evaluación mixta, a través del cuestionario, la entrevista, análisis documental y estadístico, con el fin de conocer sobre el funcionamiento de las organizaciones, el marco legislativo, políticas gubernamentales concretas en la Policía Nacional, el Ministerio Público, el Órgano Judicial y el Sistema Penitenciario.

De acuerdo con los resultados obtenidos, se concluyó que las deficiencias en las organizaciones, marco jurídico y las políticas gubernamentales, se reflejan en los índices de inseguridad ciudadana y sus tendencias, índices de criminalidad y percepción ciudadana de inseguridad, aun cuando hay avances en la evaluación de la Política General de Seguridad Ciudadana, una disminución de la tasa por cada cien mil habitantes de delitos, lo cual se refleja en una leve mejora en la percepción de inseguridad ciudadana entre los panameños durante el período de estudio.

El estudio presentado denota una pertinencia con la presente investigación, en la medida que se trata la seguridad ciudadana como un eje central en el desarrollo de la sociedad, el cual encuentra en las instituciones de prevención, control y justicia penal, como es el caso de los cuerpos policiales en Venezuela, entre otros, un basamento de intervenciones significativas e indicativas de la percepción de los ciudadanos en torno a ello, así como de la actuación de dichas instituciones.

Finalmente, se considera el estudio doctoral presentado por Hidalgo (2019): Policía y desarrollo urbano en la ciudad contemporánea, para la Universitat de Barcelona, con el propósito de explicar las relaciones entre la organización y el funcionamiento de la policía, con el desarrollo de las ciudades contemporáneas, por cuanto destacan las funciones puramente represivas en el trabajo policial, según interpretaciones de los sectores, pero que también se fortalecen en el marco de las políticas públicas para el desarrollo urbano. Por esta razón, se hace un viaje teórico por la situación de la policía a través de las épocas, a la par de las transformaciones urbanas, dándose una visión de la relación entre los aspectos que las conforman y su percepción en la sociedad.

Al respecto, el autor argumenta que el contexto social e institucional cambia enormemente, dando paso a nuevas estructuras y dinámicas sociales, con procesos realmente innovadores en todos los ámbitos del saber, pero en los cuales también persisten criterios e ideas tradicionales o convenciones, que inciden en la manera de gestionar algunas situaciones, como se presenta en el contexto policial, sobre todo ante discursos sobre la delincuencia, métodos de trabajo requeridos, que distan de su adecuación a la dinámica actual, motivo que lleva a una sensación de crisis, desacuerdos, desorientaciones en las políticas de seguridad, escenario que requiere de una actualización de los profesionales.

De igual manera, en la tesis doctoral su actor reconoce que existen propuestas e innovaciones como respuesta por parte del Estado y sus organismos, ante una nueva experiencia de inseguridad, propia de los mismos cambios suscitados y que conllevan a una participación política y administrativa, en la cual la participación ciudadana surge como un eje central de este panorama, además de la función policial de proximidad, que se convierte en referencia dentro de las experiencias y expectativas del sector.

A partir del desarrollo investigativo en el estudio, se considera que la proximidad entre los cuerpos policiales y las comunidades se ha convertido en la bandera de las iniciativas de participación para la seguridad y el desarrollo urbano de las ciudades, por cuanto los profesionales han dado avances en la formación que les permita cambiar paradigmas, reconocer la necesidad de una participación conjunta para propiciar los cambios establecidos en el marco normativo, además de fortalecer la imagen policial en la sociedad.

Con respecto al aporte del estudio antes presentado, puedo decir que su autor considera elementos claves de la actuación policial, sobre todo en lo que concierne a la pertinencia con el desarrollo urbano, enfatizándose en la relación establecida con la sociedad y las acciones correspondientes con este marco de referencia, en la participación institucional y colectiva.

Referentes Teóricos

Los elementos teóricos sobre los que se pretende construir la tesis que perfila inicialmente comprende usar un marco teórico propio de las ciencias sociales y particularmente las disciplinas de la Ciencia policial, en tanto que conocimiento sistemático de la acción policial, siguiendo principios y métodos que permiten analizar los marcos culturales o histórico-jurídicos, tradicionalmente mediante una metodología empírico-analítico del paradigma positivista o cualitativo-sociocrítico.

Al respecto, aquí se usa de manera exclusiva el paradigma postpositivista, que tiende a valorar las dimensiones subjetivas del individuo y las colectividades, sus percepciones sobre todo lo referente a la institución policial y cómo lo percibe la comunidad local, particularmente en una comunidad del municipio Iribarren del estado Lara, dado que las experiencias estudiadas en esta modalidad de información no son replicables en otros concretos, sino que son únicos.

Por otra parte, con esta última expresión se alude al hecho que en este estudio se va a hacer uso de herramientas derivadas de la teoría gerencial clásica y emergente, dado que de acuerdo con Kinicki y Kreitner (2003), el concepto de comportamiento organizacional alude al desarrollo de cualquier organización o institución, su comportamiento ético y cómo es percibida en su entorno por los usuarios; depende de la calidad de sus productos y/o servicios, sus buenas prácticas o sus falencias, lo cual conlleva a satisfacción de los clientes o su disgusto. Todo como resultado de una cultura organizacional, su modo de hacer, acogiendo las mejores prácticas centradas en las personas y la comunidad.

Por ejemplo, el llamado modelo 4-P "se enfoca en las personas, productos y procesos. El modelo 4-P hace énfasis en el contexto estratégico amplio de administración de las personas. Aunque éstas son de hecho la clave del éxito organizacional, también se requiere la buena administración de otros factores, como la planificación, tecnología y finanzas. Por añadidura, el modelo 4-P subraya la importancia del ‘mejoramiento continuo’, día a día, en todos los aspectos de las actividades organizacionales, a fin de hacer frente a clientes más exigentes y competencia más intensa" (p. 9).

Semejante teoría permite describir y comprender las implicaciones de la integración de la organización policial y la comunidad local, regional y nacional de la entidad larense y Venezuela en general en la que están envueltas las nociones de seguridad, pero con la cooperación de su entorno, tanto en el diseño como en el desarrollo y evaluación de las acciones de institución policial; allí están involucrados las personas que pertenecen a una u otra organización, policía y comunidad. Esto supone asumir la teoría general de sistemas ya que un elemento del modelo 4-P está unido al otro en el llamado ciclo del mejoramiento continuo, como señalan Knicki y Kreitner (ob.cit):

"personas con sus habilidades, motivación trabajo, responsabilidad personal y los resultados en las organizaciones y la autoadministración, menor estrés; productividad, menor desperdicio y repetición del trabajo, uso más eficaz de los recursos materiales, humanos, económicos e informativos; productos, mayor satisfacción del cliente, mejor calidad de bienes y servicios; procesos, avances tecnológicos, desarrollo de productos y tiempos más rápidos, flexibilidad del sistema, administración más "esbelta" y efectiva, mejoramiento de la comunicación y flujo de información, aprendizaje organizacional, toma de decisiones éticas y participativa" (p. 9).

Así, la teoría del conocimiento que subyace en la presente investigación se puede decir que sigue el paradigma cualitativo, sustentada en la perspectiva racionalista crítica, que reconoce los aportes de los aspectos subjetivos del individuo que construye proposiciones sobre realidades percibidas y que le afectan, elaborando ideas explicativas con base a una razón sintiente.

Porque no aplica instrumentos tradicionales de medición y de forma estructurados como cuestionarios con escalamiento tipo Likert, con fines de describir en términos matemáticos y estadísticos de prueba las relaciones materiales que se dan en la realidad sociocultural, para construir indicadores inductivamente sobre el comportamiento de la organización policial y su relación con su entorno.

Se puede usar también el paradigma cualitativo que complementa el dato escueto, ya que incorpora atributos, percepciones con la interpretación que emerge del contexto a partir de deducciones e inferencias desde la visión ontológica de un segmento social en el que se ha producido intervenciones con políticas públicas en las comunidades, que para el caso particular son las de seguridad.

Hoy lo cuantitativo y lo cualitativo son dos formas de elaborar informes sobre labores de investigación en el campo de las ciencias sociales con visos científicos. El primero goza de reconocida fama de ser técnico y desligado de las impresiones personales, pero acusado también de reduccionista y el segundo es interpretado como un medio de valorar las construcciones subjetivas. Entre ambos, la cuestión viene a ser la manera de construir una solución intermedia propuesta ya en el siglo XIX y principios del XX por un autor como Durkheim (1979) en su obra "Educación y sociología" acota lo siguiente:

"Entre el arte así definido y la ciencia propiamente dicha, hay lugar para una actitud mental intermedia. En lugar de actuar sobre las cosas o sobre los seres siguiendo determinadas maneras, se reflexiona sobre los procedimientos de acción, que se emplean así; con vistas, no a reconocerlos, sino a apreciar lo que valen; si son lo que deben ser; si no será útil modificarlos, y en qué manera, hasta sustituirlos totalmente por procedimientos nuevos. Estas reflexiones toman formas de teorías; son combinaciones de ideas, no combinaciones de actos, y, por lo mismo, se acercan a la ciencia" (p. 114).

De lo anterior, se tiene que tanto el tema de estudio como el proceso de la investigación en la medida que se avanza en la búsqueda del conocimiento, en la cual se va imponiendo la teoría general y las complementarias que se usan en la construcción del cuerpo del trabajo, sobre todo en el contexto de la integración policial-comunitaria consustanciada con las leyes vigentes.

Teoría de la Ciencia Policial

Se entiende que esta constituye una disciplina de las ciencias sociales y su estatuto epistemológico es de tipo interdisciplinario, dado que se nutre de otras ciencias colaterales. Al respecto Manosalva (2002) sostiene que la Doctrina y Ciencia Policiales:

"Es el conjunto de conocimientos ordenados sistemática y metodológicamente que recoge la historia y cultura policial a través del tiempo, integrando principios, valores y normas sobre su rol constitucional e institucional, los fundamentos filosóficos y legales del Derecho Policial vinculado a la defensa de los derechos humanos, la ley, el orden y la seguridad, así como de su mística y vocación de servicio en la que descansa su cultura organizacional y de promoción de la paz social y el amor por la Patria, representados por sus símbolos, distintivos de mando y autoridad, costumbres y tradiciones que impulsan a la acción generadora de héroes y mártires, que amalgamados constituyen una sólida estructura de Integración e Identidad Policial. La Doctrina Policial precede y sustenta los conocimientos y conceptos teóricos prácticos sobre el Orden Interno, el Orden Público y la Seguridad Ciudadana".

De manera más específica, la llamada ciencia policial abarca el uso de la teoría de sistemas, en la medida que se integran diferentes elementos, disciplinas en su conformación y acción; asimismo, cuenta con los aportes de la axiología como disciplina filosófica que estudia la teoría de los valores en un tiempo histórico determinado en la evolución social y la moral efectiva en una época, se vincula a disciplinas del derecho y la ciencia política como reflexión del Estado-Nación en la modernidad. En ese sentido, comprende el derecho positivo legal vigente y se nutre de la cultura, por eso Salazar-Navarro (s/f) acota que su objetivo es el estudio sistemático y metódico de la policía, tomándose en cuenta como estructura e institución.

De acuerdo con el autor citado, como ciencia policial, se argumentan elementos claves; sistema, por la integración de reglas, principios e interrelaciones en el contexto global de la institución; objeto, dirigido al análisis de una realidad; método: se refiere a los modos de conocer que también contemplan la integración de otras disciplinas en el contexto policial, entre las que destaca la criminalística, investigación criminal, inteligencia policial, que entre otras dan un sustento a la aplicación práctica de los conocimientos, dentro de la técnica de la policía.

En atención a lo expresado, Salazar-Navarro (ob.cit), expresa que la ciencia policial se caracteriza por aspectos correlativos y secuenciales, entre los que destaca: a) unitaria: contempla un objeto universal; b) total, por cuanto digo objeto es estudiado desde una concepción homológica, en una totalidad, vale decir, con apoyo en otras ciencias o disciplinas (políticas, históricas, psicológicas, filosóficas), al investigar o exponer los distintos componentes y elementos estructurales de un objeto tan complejo.

Por otra parte, es relevante señalar que el presente estudio aborda algunas dimensiones del comportamiento organizacional, particularmente la forma cómo es percibida la institución policial en la prestación de su servicio en la comunidad local, como parte del nuevo modelo policial vigente, que postula la participación comunitaria como un elemento importante dentro de la acción policial. Como manifiesta Briceño-León (1998), se asume la participación política, económica, empresarial, gremial, entre otras que dan una connotación compleja a este proceso y, por ende, diversos significados, aunque en el campo de la seguridad ciudadana urbana de acuerdo con Quintero Cordero (2020) representa una construcción social en marcos culturales democráticos cuyos ciudadanos piensan y actúan en función del bien común.

Es relevante señalar que como parte de la teoría de la ciencia policial, Sirimaco (2010) señala la aplicación de métodos, disposiciones propias de la actividad policial y aquellas referidas al orden público, administración y gestión en las organizaciones, porque sientan las bases de su actuación y que, como expresa este autor, abarca investigación, formación, educación e innovación, porque abarca un abordaje científico, en la medida que estas se integran como respuesta a los requerimientos en la actividad policial.

Bajo estos preceptos, la ciencia policial se convierte en una fuente de conocimientos para las actividades y como elemento de control de la misma, por parte de la sociedad, en correspondencia con su propia estructura, las políticas adoptadas, procedimientos y actuaciones particulares, todo lo cual define en el ámbito policial, una comprensión de lo que representa en el mismo contexto institucional, legal y social. Por esta razón, en el presente estudio es de gran relevancia, porque la ciencia policial abarca la integración policial-comunitaria, bajo el fundamento legal vigente, como se trata en el municipio Iribarren del estado Lara.

La Ontología

Para el abordaje de cualquier realidad social, la ontología aporta una serie de planteamientos en torno a su adecuación a los individuos que la viven o del contexto como tal, además de como lo señala Sandín (2003), "¿es algo creado desde un punto de vista particular?, ¿es la realidad social de naturaleza objetiva o resultado de un conocimiento individual?" (p. 29). Esto es significativo en el quehacer cotidiano, en diferentes experiencias e intersubjetividades de las personas, con el propósito de observar, comprender y reflexionar sobre ello.

Bajo este punto de vista, destacan las particularidades de un contexto específicos, los cuales definen una realidad socialmente construida, que es incierta, emergente e indeterminada, lo cual se traduce en que cada experiencia sea única, junto con las especificaciones de quienes la viven, además que son los protagonistas de un escenario de construcción de la misma.

En el marco ontológico, Sandín (ob.cit), expresa la integración de la realidad, con características que permiten a los individuos apropiarse de las especificidades que lo identifican, para así descifrarla, captarla, aprehenderla, y comprenderla. En otras palabras, recibimos la información del quehacer, las particularidades, simbologías, significados, motivaciones de lo cotidiano, basado en que la realidad social es una construcción según marcos de referencia de la intersubjetividad, con divergencia en algunos aspectos y convergencia en otros.

De acuerdo con Soto de Vilani (2011), la realidad se conforma de "complejos entramados de relaciones entre sus actores. Ontológicamente, abordamos realidades relativas debido a los diversos intereses, temores, habilidades, potencialidades, posturas políticas y religiosas, modos de vida y carencias" (p. 71), lo cual implica que cualquier fenómeno responde a una dinámica en el entorno social donde se desarrolla y en la cual los actores desarrollan diversas interrelaciones para su construcción.

Por lo tanto, el fundamento ontológico se basa en que realidad emerge como un espacio de interacción, con prevalencia en las intersubjetividades particulares de los actores, en este caso, acerca de la integración policial-comunitaria en el municipio Iribarren, en atención a la labor desarrollada y la misma percepción de los funcionarios sobre ello, como vivencia compartida, en la cual se procura el bienestar de la colectividad, como lo establecen las leyes y normas vigentes en el país.

Integración Policial-Comunitaria

El desarrollo comunitario y la participación ciudadana comprenden un enlace de procesos y acciones, cuyo propósito es la solución a los problemas propios del entorno. De esta manera, para Ander-Egg (2000), la comunidad es "el agregado social de personas que comparten intereses geográficos, culturales, económicos y ambientales comunes" (p. 32), cuyo desarrollo se sustenta en la solidaridad social y el alto grado de interacción, además de la coparticipación de actores, para una planificación e implementación de programas que hacen posible mejorar su calidad de vida.

Por lo antes expuesto, el desarrollo de la integración con la comunidad se convierte en una herramienta para el gobierno e instancias, instituciones que encuentran en los esfuerzos compartidos, una intervención efectiva en materia social, por cuanto cada individuo es protagonista clave al armonizar el conjunto de acciones o respuestas preventivas, incorporando métodos y estrategias adecuados a la realidad.

De esta manera, en el contexto de los cuerpos policiales, un aspecto de gran significado es minimizar la brecha con la comunidad, toda vez que los objetivos se encuentran directamente abocados hacia su bienestar, en un escenario que como señala Salomón (2013), parte de la legitimidad y dignificación del papel policial y de los ciudadanos como sujetos activos en la construcción de la seguridad ciudadana, con estrategias de intervención preventiva en conjunto, en las que los cuerpos policiales adquieren una responsabilidad en torno a la orientación e inducción de los ciudadanos en general, sea individual o en los grupos organizados.

Al respecto, todo cuerpo policial requiere fortalecer las acciones internas, programas, políticas y proyectos dirigidos a fortalecer las relaciones de colaboración con los sectores sociales. Como indica Martínez (ob.cit), la confianza se convierte en un factor determinante en el establecimiento de la integración policial-comunitaria, pues se reconoce el compromiso institucional, la responsabilidad ante los cambios de pensamientos necesarios, en los miembros de la institución policial y la comunidad, en pro de la calidad de vida y seguridad ciudadana. Además, con ello se recibe una serie de respuestas e información, que permita una evaluación de la labor policial y sobre todo, porque constituye una referencia para la toma de decisiones.

Como bien destaca de los planteamientos antes presentado, en la integración policial-comunitaria, un aspecto fundamental se asume en la participación ciudadana en este contexto, que en Venezuela ha adquirido una connotación particular los últimos años, sobre todo con el nuevo modelo policial y las iniciativas de formación de los funcionarios policiales, para adecuarse a la realidad de las comunidades, cerrar esa brecha entre estos dos (2) grandes protagonistas de la vida nacional, enmarcada en la percepción de actuaciones de esos profesionales y la misma visión de estos en torno a su labor y de la comunidad.

Por tales razones, es significativo que la acción policial enfocada en la participación con la comunidad, sea conformada dentro de una planificación adecuada, que considere las perspectivas de las demandas, culturales, sociales, económicas, políticas y legales, por cuanto es lo que caracteriza a la comunidad como grupo social, reflejándose en los desafíos ante un escenario dinámico, complejo y altamente expuesto a los cambios, a la misma connotación de quienes hacen vida en él, además de la propia dinámica de la institución policial como tal.

Al respecto, Hidalgo (ob.cit), expresa la necesidad de una proximidad policial, a través de la policía comunitaria, que interactúa directamente con los miembros que cohabitan en diversos sectores poblacionales y que conforman una oportunidad de desarrollar y tomar decisiones en conjunto para el mejoramiento de las condiciones sociales, en función del reconocimiento de cada uno de ellos y sobre todo, su consideración en las actividades o propuestas, conjuntamente con otras instancias del Estado, organizaciones y grupos civiles, a nivel nacional y regional, que tengan como premisa la prevención del delito y de la delincuencia en los espacios sociales que conforman el país.

En la búsqueda de satisfacer las necesidades de las comunidades en la prevención del delito e intervención de la policía, es importante abordar un aspecto clave de la participación, que es la confianza, como valor construido de las interacciones permanentes, de la consideración de cada uno de los actores y su papel en materia de seguridad. Además de ello, se requiere de herramientas o mecanismos en esta área, que sean conocidos y usados de manera efectiva, para dar respuestas acertadas, con apoyo de las autoridades y de otras instancias que hacen vida en la comunidad, como es el caso de los Consejos Comunales, la iglesia y otros.

En atención a lo señalado, es preciso establecer o fortalecer espacios de interacción social, donde las comunidades y los funcionarios expongan sus puntos de vistas, perspectivas, percepciones e ideas, con decisiones apegadas al alcance de cada uno de ellos, es decir, lo que corresponde a los cuerpos policiales según las leyes o como parte de los derechos de los ciudadanos, además de involucrar a otros grupos, como la gobernación, ministerios, con el fin de mantener el control de lo planteado, en función de la realidad.

De acuerdo con Sarratud (2012), la participación en el contexto social, conforma un proceso de empoderamiento y forma de ejercer gobierno, por cuanto los propios actores evalúan las situaciones, toman decisiones, generan respuestas adecuadas a sus necesidades, así como ejercer sus derechos y deberes en el marco de las leyes, para manejar recursos, medios, mecanismos que concretan las acciones e integran en ello el funcionamiento de otras instituciones, como es el caso de los cuerpos policiales. Asimismo, esto conlleva al éxito de los planes o programas, en la medida que los actores lo interpreten, se comprometan y actúen según las perspectivas planteadas, llevándoles a mejoras sociales significativas e idóneas a la realidad del país.

Desde esta visión general, considero que la participación policial-comunitaria encuentra en el nuevo modelo policial bolivariano, las bases de actuación de sus miembros en función de propiciarlo en la sociedad, porque se busca una identificación de cada funcionario con la comunidad, su participación activa a través de un servicio adecuado a los requerimientos, a la realidad del contexto y de sus habitantes, cuyo fin es brindar la seguridad con planes y proyectos desarrollados en conjunto, a partir de información compartida, de procesos comunicacionales efectivos y sostenidos en el tiempo, todo lo cual se traduce en cooperación, compromiso, respeto mutuo y sinergia.

En atención a lo señalado, el autor citado considera que la comunicación constante es un aspecto relevante de la integración hacia la comunidad, como base para el desarrollo de alianzas, planes, programas y proyectos que surjan de una realidad vivida, con diagnósticos elaborados en conjunto, que permiten detectar problemas y sitios donde se requieren intervenciones particulares, llevando a esa confianza en la policía, así como también desde el punto de vista policial, se requiere identificar necesidades específicas, así como fortalecer su percepción hacia la ciudadanía, con base a sus herramientas, estrategias y mecanismos de proximidad.

Bajo esta perspectiva, el acercamiento e integración de los cuerpos policiales con la comunidad, para lograr seguridad ciudadana, prevención del delito y una atención integral ante los hechos que le caracterizan, representa una alternativa para el mejoramiento de la calidad de vida, el respeto a los derechos humanos y con ello, se fortalece la pertinencia de los ciudadanos con su contexto social inmediato, con apego a las leyes y también adquieren una responsabilidad en el control social de las acciones. Asimismo, se ven resultados en cuanto a la motivación individual, la conformación de redes sociales o consolidación de las existentes y la implementación de programas, proyectos o planes.

Seguridad Ciudadana

La concepción de la seguridad ciudadana tiene elementos que denotan su importancia para la sociedad, sobre todo porque Muggah (2015) señala que esto incluye la participación directa de la sociedad, para crear ambientes de integración, sustentados en la convivencia pacífica entre las personas, la prevención consensuada y políticas de control sobre los factores que generan la violencia e inseguridad en diversos sectores de la sociedad venezolana.

En este sentido, la seguridad ciudadana se concibe como un conjunto integrado de talento humano, dispositivos, mecanismos y medios, dirigidos por el Estado, instituciones, comunidades e instancias gubernamentales para la búsqueda de la paz y convivencia ciudadana, la protección de las personas, los bienes y asegurar la tranquilidad ciudadana, en el marco de los derechos humanos y libertades establecidas en las leyes, con los cuerpos policiales como responsables de la ejecuciones de las acciones. Como destaca el autor antes citado, esto se enfoca en una acción preventiva ante las actividades delictivas, la presencia de los cuerpos y la vigilancia, entorno en el cual la comunidad adquiere un papel protagónico.

En las mismas palabras de Muggah (ob.cit) se enfatiza en que también se presentan percepciones o se perciben ciertas acciones represivas de los cuerpos policiales, consideradas en aquellos casos extremos que atentan contra esos derechos y libertades, en los cuales las acciones de prevención del delito no son suficientes para lograr los resultados esperados en cuanto a la estabilidad y tranquilidad social, como es el caso de algún enfrentamiento con delincuentes o bandas.

Con relación a lo antes expresado, asumo dos (2) puntos claves de la seguridad ciudadana, por un lado el basamento legal en torno a ella y de los responsables, como se presenta con los cuerpos policiales, al ser tomados como organismos de seguridad ciudadana, además de la participación protagónica de la comunidad en las políticas correspondientes, con la coordinación entre diferentes grupos, organizaciones e instituciones que hacen vida activa en los sectores o les corresponde dirigir la seguridad en ellos, con el compromiso para llegar a consolidar esa seguridad ciudadana en todos los espacios de la sociedad.

De acuerdo con lo anterior, la seguridad ciudadana tiene como norte el bienestar del individuo, su seguridad y participación, enmarcado en lazos sólidos y consolidados, que permitan desarrollar programas y acciones colaborativas, con respeto a los derechos humanos y las mismas libertades democráticas, sustentados en relaciones de cooperación y de respeto, con la coproducción de seguridad por las partes. Además, cada uno de ellos traerá beneficios en cuanto a las transformaciones positivas de percepción, seguridad, valoración, cooperación entre la policía y la comunidad.

En otros términos, los cuerpos policiales se constituyen en instancias responsables de asegurar una convivencia pacífica, la paz y seguridad ciudadana, con un protagonismo en las intervenciones, además de un papel preponderante al involucrar a las comunidades, con su percepción, participación e integración, elementos claves para su compromiso con las acciones establecidas ante la inseguridad, como fenómeno complejo de la sociedad.

Por su parte, Pinto (2012), explica que en la seguridad ciudadana confluyen aspectos que dan un sentido a la misma en cada entorno poblacional, como se considera con la actuación de las autoridades competentes, de cuyo liderazgo dependerá en gran medida, en las políticas adecuadas, el apoyo brindado y las capacidades. Aunado a ello, adquirir herramientas que permitan recopilar y aprovechar información de los ciudadanos, para orientar la gestión ante la delincuencia o violencia, con apoyo de la sociedad civil.

Al respecto, se puede decir que toda política desarrollada en materia de seguridad ciudadana, amerita de las condiciones antes presentadas, con atención en un desempeño de los cuerpos policiales que les permita responder ante la sociedad y con ello, fortalecer la percepción de sus habitantes en cuanto a la gestión policial, a la actuación de sus funcionarios y al normativo vigente, en la medida que aseguren la tranquilidad, paz social, convivencia, como factores de seguridad, así como confianza que se traduzca en una participación con sus planes o proyectos permanente.

En el enfoque de la seguridad ciudadana, es importante establecer su carácter global, por cuanto emerge de los diferentes sectores sociales, que tienen un papel, una responsabilidad y un deber de interactuar a favor de ella, desde el entorno donde interactúan, como es el caso de los cuerpos policiales, que engloba las percepciones particulares y la dinámica social, como punto de encuentro hacia la garantía de las libertades de los ciudadanos, derechos, los mismos deberes, la protección y bienestar social.

No se puede obviar que el problema de la delincuencia e inseguridad tiene una connotación social relevante, donde confluyen diversos factores que le otorgan una dinámica en particular y que requiere de políticas, acciones e intervenciones que sean consistentes, efectivas y permanezcan en el tiempo, como se pretende con la prevención del delito como política nacional de los cuerpos policiales, la protección de las personas contra amenazas, un delito violento o sobre sus bienes.

De acuerdo con lo señalado, este escenario de la seguridad ciudadana se fortalece en la formación de los funcionarios policiales, con lo cual aportan un mejor servicio al colectivo, dan mayor eficacia a su labor y disponen de las competencias y herramientas para desarrollar el trabajo preventivo, en conjunto con las comunidades, con el fin de que el delito no llegue a producirse. Asimismo, esto le permite actuar ante los grupos reacios o con desconfianza hacia ellos, con una mayor colaboración en cada una de las propuestas planteadas.

De esta manera, los fundamentos teóricos presentados me permiten visualizar aspectos en común, para lograr resultados satisfactorios en pro de la seguridad ciudadana, desde el punto de vista social, estructural, legal, político, con acciones multidisciplinarias, para atacar la violencia, delincuencia y la misma inseguridad, que vayan más allá de ésta, de los organismos y cuerpos policiales, pues involucran a todos los sectores.

Fundamento Legal del Estudio

Desde la perspectiva de la participación e integración policial-comunitaria para la seguridad ciudadana, es importante presentar el basamento legal que involucra su pertinencia en la sociedad, con el papel del Estado, los organismos y en especial, los cuerpos policiales, en pro de la determinación de las condiciones necesarias para su implementación, con la consideración de la realidad social e índices delictivos en el país, específicamente en el municipio Iribarren.

Bajo este contexto de ideas, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), expresa en el Artículo 55, el derecho de todos los ciudadanos a la protección por el Estado y órganos, ante "situaciones que constituyan amenaza, vulnerabilidad o riesgo para la integridad física de las personas, sus propiedades, el disfrute de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes" (p. 14), sustentado en los derechos humanos e igualdad.

Por su parte, en el Artículo 332 establece la organización del cuerpo de policía nacional, al igual el de investigaciones científicas, penales y criminalísticas, bomberos, protección civil, cuya función se orienta a "mantener y restablecer el orden público, proteger a los ciudadanos y ciudadanas, hogares y familias, apoyar las decisiones de las autoridades competentes y asegurar el pacífico disfrute de las garantías y derechos constitucionales" (p. 89).

Es de destacar que la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional (2009), concibe el servicio de policía en su Artículo 3, en el cual establece las acciones enmarcadas en lineamientos y directrices de las leyes, con la rectoría del Estado, para "proteger y garantizar los derechos de las personas frente a situaciones que constituyan amenaza, vulnerabilidad, riesgo o daño para su integridad física, sus propiedades, el ejercicio de sus derechos, el respeto de sus garantías, la paz social, la convivencia y el cumplimiento de la ley" (p. 1).

De la misma manera, en los Artículos 4 y 5 se establecen los fines y la naturaliza del servicio de policía, el primero enmarcado en la protección, prevención, apoyo, control y resolución de conflictos, que constituyen la base de toda actuación, planes, programas y políticas definidas, en el marco "de los derechos humanos, las libertades públicas y garantizar la paz social" (p. 8); asimismo, en cuanto a la naturaleza se caracteriza por ser preventivo, con una atención continua ante los requerimientos o necesidades de la población.

En el mismo orden de ideas, un elemento importante de la presente investigación lo constituye la participación ciudadana, concebida en el Artículo 16 de la ley precitada, desde la atención a las recomendaciones de las comunidades y organizaciones que las conforman, dirigidas al control y mejoramiento del servicio de policía, el cual se encuentra basado en "los valores de la solidaridad, el humanismo y en los principios de democracia participativa, corresponsable y protagónica establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, favoreciendo el mantenimiento de la paz social y la convivencia" (p. 8). De esta forma, destaca la prevención y control del delito, fortalecido en la participación de la comunidad, como forma de integración con los cuerpos policiales.

Como referencia a las formas de participación en la sociedad, el Artículo 78 contempla que los ciudadanos, organizaciones comunitarias tienen una participación en la conformación de "planes y programas referidos a la seguridad ciudadana, en los respectivos ámbitos político territoriales, con base en los valores de la democracia participativa y protagónica, y en el principio de la corresponsabilidad entre el Estado y la comunidad para la seguridad ciudadana" (p. 24), aspecto de gran relevancia al promover la integración policía-comunitaria.

Con respecto a la Ley del Estatuto de la Función Policial (2009), en el Artículo 4, define como elementos claves de la función policial, la protección de los derechos, libertades públicas y paz social, prevención del delito, apoyo a las autoridades, control y vigilancia, en el marco de los derechos humanos, mientras que en el Artículo 16, conforma los deberes de funcionarios y funcionarias policiales, con base al cumplimiento de las leyes existentes, el respeto y protección de la dignidad humana "y defender y promover los derechos humanos de todas las personas sin discriminación alguna" (p. 6).

De la misma manera, en el Plan de la Patria (2019-2025), Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación, se establece un fundamento importante del presente estudio, en cuanto a la seguridad policial y participación comunitaria, al promover como fundamento una orientación ética, moral y espiritual en la sociedad, basada en los valores socialistas, cuyo norte es asegurar la "mayor suma de seguridad social, mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad".

En el contexto de las propuestas sociales y políticas, el Plan de la Patria destaca una participación e inclusión social en los diferentes contextos, sustentados en los valores socialistas, en correspondencia con la participación en la toma de decisiones y acciones, con el gobierno regional y/o nacional, en los cuales prevalece la defensa colectiva y popular de los derechos humanos.

Al respecto, el objetivo 2.3.2, establece la participación protagónica de las instancias del Poder Popular y en el objetivo 2.5.5, se establece la Gran Misión ¡A Toda Vida! Venezuela, como política integral de seguridad ciudadana, en el marco de la atención ante los hechos violencia y delito, con el fin de minimizarlos y promover una convivencia solidaria en la comunidad.

Con relación a lo político, en este documento se profundiza en las bases de una democracia popular, participativa y protagónica, consustanciada con la seguridad y defensa, como ejes claves de la vida en comunidad, como bien se expresa en el papel de las instancias gubernamentales, los cuerpos policiales y la misma ciudadanía, cuya responsabilidad y compromiso se enaltece en su identificación con los planes y políticas de seguridad, bajo el concepto de seguridad, paz y justicia socialista.

También destaca el objetivo 2.7.6.1, que plantea la importancia de una prevención integral y convivencia comunal, conjuntamente con las acciones gubernamentales y el Plan de Prevención Integral en el ámbito nacional, en el cual el papel de los ciudadanos, de los cuerpos policiales destaca de manera integrada en la prevención e intervención ante los delitos y la violencia, así como en la resolución pacífica de conflictos, garantía de los derechos humanos.

Es de señalar que el objetivo 2.7.6.1.2 contempla el desarrollo del Plan Nacional de Formación y Organización para la Prevención Integral, la Convivencia Solidaria y la Paz, que integre a todos los actores sociales y en los cuales se representa esa participación protagónica, la responsabilidad social, el respeto, la tolerancia, la honestidad, la justicia social, la honradez, la solidaridad y el compromiso social.

MOMENTO III

UN ACERCAMIENTO METODOLÓGICO

"Únicamente, creo que la ciencia de las cosas humanas puede servir para guiar útilmente la conducta humana. Para portarse bien, dice un viejo refrán, hace falta conocerse bien. Pero nosotros sabemos hoy que, para conocerse bien, no basta con dirigir nuestra atención hacia la superficie de nuestra conciencia, porque los sentimientos, las ideas que surgen allí no son, ni mucho menos, las que tienen más eficacia sobre nuestra conducta. A donde tenemos que llegar es a las costumbres, a las tendencias que se constituyeron poco a poco en el curso de nuestra vida pasada, o que la herencia nos ha legado; son estas las verdaderas fuerzas que nos llevan" …Emilio Durkheim. "Educación y Sociología"

Plano Ontológico, Epistemológico y Metodológico

En todo proceso de estudio, el investigador es quien toma la decisión sobre el modo de abordar la temática o el fenómeno en consideración, así como del enfoque metodológico que le permita un acercamiento con la realidad. Por esta razón, surgen los planos del conocimiento, como puntos de orientación en el contexto del estudio, los cuales para Guba y Lincoln (1994), son el ontológico, epistemológico, metodológico.

Con relación al plano ontológico, Corbetta (2003) indica que "se refiere a la manera cómo el investigador concibe la naturaleza de la realidad a estudiar, cuya declaración es determinante en las ulteriores decisiones en cuanto al abordaje epistemológico y a la metodología pertinente". (p. 06), es decir, se argumenta en la manera que un individuo piensa y siente su realidad, que, en este caso, se logró al involucrarme con los informantes clave, quienes aportaron información respecto a la integración entre la institución policial y la comunidad local, con particular referencia al municipio Iribarren del estado Lara, a partir de las experiencias o vivencias de los funcionarios policiales en su cotidianidad laboral.

Desde la percepción ontológica del carácter interpretativo de los seres humanos en su realidad social, me centré en la búsqueda del significado que conceden los informantes claves al fenómeno en estudio, desde su comprensión a partir de las vivencias particulares. De acuerdo con Sandín (2003), en la ontología se pretende dar respuesta a las interrogantes: "¿es la realidad social algo externo a los individuos, que se impone desde fuera? o ¿es algo creado desde un punto de vista particular?, ¿es la realidad social de naturaleza objetiva o resultado de un conocimiento individual?" (p. 29).

En este marco de ideas, los fundamentos de la ontología fortalecen la capacidad de captar, descifrar, aprehender y comprender una realidad, a partir del quehacer de los informantes claves, con los significados otorgados a la integración policial-comunitaria, desde su labor en el Cuerpo de Policía del Estado Lara. Al respecto, esta construcción de la realidad social, tiene como referencia la intersubjetividad, demostrada en divergencias o convergencias en sus versiones, como base para la generación de una visión ontológica de este fenómeno.

Por otra parte, en la comprensión y generación del conocimiento, se pone de manifiesto el estilo personal de quien aborda un fenómeno, como base de la epistemología, que para Ceberio y Wattzlawick (1998), se traduce en "cómo las personas conocen y de la forma en que conocen, cómo se constituye y sostiene el hábito de la cognición…se refiere al desarrollo de la estructura del pensamiento, lógica interna, conducta, comunicación" (p. 28). La misma comprende un ejercicio reflexivo sobre la relación entre el que conoce y lo conocido, relacionado con la tríada conocer, pensar y reflexionar.

Bajo este contexto, consideré el construccionismo social, perspectiva epistemológica que, según los autores citados, asume un significado que emerge de la interacción con una realidad, con otros seres humanos y el mundo, desarrollados en contextos sociales, en los cuales se ponen de manifiestos las experiencias, vivencias, modos de pensar, que van construyendo realidades. Para Crotty (2005), este construccionismo social se fundamenta en dos (2) aspectos: la intersubjetividad compartida, la construcción del significado colectivo, mediante el lenguaje y la interacción social en general.

En cuanto a la metodología, comprende las formas de investigación en torno a la realidad estudiada, con el acceso al conocimiento sobre un fenómeno en particular, desde la perspectiva del significado que le otorgan quienes participan en la investigación. Para Corbetta (2003), esto se refiere al "cómo puede ser conocida la realidad social" (p. 54), es decir, al modo en que el investigador crea, modifica e interpreta el mundo en que se encuentra. Ante tales aseveraciones, consideré el paradigma, enfoque y método de investigación para abordar la temática de la integración policial-comunitaria en el Municipio Iribarren, estado Lara.

Desde este punto de vista, el paradigma fue el interpretativo, que para Sandín (ob.cit), "desarrolla interpretaciones de la vida social y el mundo desde una perspectiva cultural e histórica" (p. 58), es decir, asume las interpretaciones de las personas en torno a una realidad, a partir de los comportamientos, pensamientos e ideas, interacciones sociales, en el sentido de develar los significados otorgados a un fenómeno en particular. Por ello, este autor señala que dicho paradigma se centra en la descripción y comprensión, como aspectos claves de las realidades construidas.

Bajo estos argumentos, el paradigma interpretativo trata las realidades, con su naturaleza y dinamismo, a través de las manifestaciones desarrolladas en torno a un fenómeno, como la integración policial-comunitaria, que permitió su comprensión a partir de los funcionarios policiales, quienes la captan desde su interioridad. Como indican Guba y Lincoln (ob.cit), se concibe una realidad múltiple, holística y construida, para la comprensión de los fenómenos, según significados otorgados por los actores sociales y el investigador, otorgándole el carácter sistemático a la investigación.

Con relación al enfoque cualitativo, comprende el estudio de fenómenos sociales, abordados como sistemas abiertos, que para Jiménez y Domínguez (2008), se fundamenta en el conocimiento, que emerge de una dialéctica entre el sujeto (sus intereses, valores, creencias) y la esencia de la investigación, enmarcada en una realidad social cambiante, heterogénea, compleja, sistémica y abierta. Asimismo, este enfoque, según Martínez (ob.cit):

se manifiesta en una compresión holística de la realidad, la cual no puede ser traducible en términos matemáticos y pone énfasis en la profundidad analizada captando dentro de lo real toda la riqueza de la misma, donde prevalece el papel de la subjetividad. Se dice que la realidad es total cuando es vivida y expresada por los sujetos (p. 51).

En este sentido, la investigación se enfoca en una sola realidad, conocida por los informantes claves, funcionarios policiales, en la cual destaca lo señalado por Sandín (ob.cit), "la exploración a profundidad de la riqueza y la complejidad inherente a los fenómenos en contexto, tal como ocurren naturalmente" (p. 28), es decir, la forma de conocer lo que estas personas perciben, sienten, piensan y cómo actúan, desde su propio marco de referencia.

Asimismo, la investigación cualitativa se caracteriza por su énfasis en lo interpretativo, reflexivo, a partir de la intervención e interacción entre el investigador y los informantes claves, para develar el significado otorgado al fenómeno en estudio y con ello, generar reflexiones teóricas fundamentadas empíricamente, con las cuales se otorga significatividad al contexto, desde la narrativa sobre las vivencias personales y la forma en que interpretan su mundo.

Sobre estas consideraciones, la investigación cualitativa, fundamentada en una teoría postpositivista en una línea racional, según Padrón Guillén (2002), busca comprender el fenómeno en estudio, en este caso, al describir históricamente la interacción policía-comunidad con sus indicadores sobre el desarrollo de políticas públicas en un área concreta, el municipio Iribarren del estado Lara, pero en el marco general regional de toda la entidad, sin que eso se replique en otros estados circunvecinos y el país en general que como entidad federal aplica programas estratégicos uniformes, sin olvidar que de lo singular también está hecha la totalidad concreta.

El Método

Como factor de articulado metodológico a la investigación, se considera la feomenologia, que como indica Martínez (2004), se aplica para el estudio de un fenómeno desde "el marco de referencia del sujeto que las vive y experimenta... una realidad cuya esencia depende del modo en que es vivida y percibida por el sujeto, una realidad interna y personal, única y propia de cada ser humano" (p. 137).

Por su parte, Sandín (ob.cit) concibe el método fenomenológico como "…la investigación sistemática de la subjetividad; su meta es el estudio del mundo tal como se presenta en y a través de la conciencia" (p. 71). Desde este punto de vista, destaco la importancia de la reflexión e intuición para abordar las experiencias, tal como son vividas por los informantes claves, con el propósito de aprehender sobre los acontecimientos, desde sus propias voces, en las cuales expresan sus experiencias y vivencias en torno a una realidad.

En la fenomenológica, el instrumento fundamental del conocimiento es la intuición, de la cual surge el descubrimiento de esencias y relaciones en una realidad. Para Goetz y LeCompte (1988), el comportamiento del investigador en contacto con el fenómeno, se apropia del significado otorgado por los actores sociales según la manera en que lo viven, sienten y experimentan.

De las consideraciones citadas, asumo a Gadamer (1975), quien expresa "si algo se llama o considera experiencia, su significado lo envuelve en la unidad de un todo significativo" (p. 60), es decir, se conforma de las vivencias relacionadas contextualmente, las cuales me permitieron conocer el significado otorgado a la integración policial-comunitaria en el Municipio Iribarren, estado Lara, desde las voces de los funcionarios policiales y habitantes de las comunidades en referencia a sus experiencias.

Las realidades manifestadas en forma de fenómenos sociales no pueden abordarse desde la perspectiva del positivismo, con el objetivismo y el cientificismo de las ciencias naturales, a modo de objetos incapaces de imprimir tanto sentido como significado a cada aspecto de su existencia, en la manera que sugiere Rojas (2010) y que trae a colación la fenomenología, permitiendo comprender, a partir del análisis de los significados que el hombre imprime a sus acciones, el verdadero sentido del mundo-de-vida en el cual está inmerso, con una perspectiva de acercamiento al fenómeno.

En otro punto y según otros autores, Álvarez y Jurgenson (2003) "para la perspectiva fenomenológica y, por lo tanto, para la investigación cualitativa, resulta esencial experimentar la realidad tal como otros la han experimentado" (p. 25), posibilitándose con este tipo de investigación la realización de una descripción detallada de las vivencias, experiencias, apreciaciones y percepciones en el contexto de la participación e integración policial-comunitaria, para pasar luego a la profundización en el análisis de sus aportes.

De acuerdo con lo señalado, asumo la hermenéutica, que Sandín (ob.cit), concibe como uno de los pilares para la comprensión e interpretación del lenguaje, al afirmar que la misma "se da a través del lenguaje en un espacio de acción comunicacional" (p. 89), en este caso, a partir del encuentro dialógico que mantuve con los informantes claves, con el propósito de interpretar el contexto social de significados en el que está inmerso, con respecto a la temática en estudio.

Como los pasos llevados a cabo en esta investigación no pueden ser los mismos de otras con diferentes metodologías o paradigmas, el diseño metodológico que planteamos a partir de Hursell (ob.cit), constituye una guía de cuatro (4) momentos: un primero, lo que él llama la epojé, que consiste en iniciar una serie de interrogantes del fenómeno a estudiar, acercarse a conocer la realidad; en un segundo momento descriptivo se analiza la intencionalidad, la cual nos ayuda a comprender mejor aquello que se nos dice por vía de la experiencia, además de una reducción que se plantea cómo observar la esencia, dejando de lado la anécdota por la anécdota, sino mirar la profundidad de lo que el participante dice y que nos puede develar la investigación. Finalmente, la parte objetivante de la construcción de ese conocimiento, para llegar hacia una verdadera hermenéutica del conocimiento de la realidad que poseemos.

Figura 1. Representaciones Ontológicas, Epistemológicas y Metodológicas

Fases del Método

En relación con el método fenomenológico, las fases permiten detallar de manera clara toda la información que se pretende recabar dentro de mi investigación, las cuales se dividen en etapas como la descripción, estructuración, la observación y la discusión de los resultados. De acuerdo con Martínez (ob.cit), se asume lo siguiente:

Etapa previa. Se basa en la identificación inicial con el fenómeno en estudio, a partir de mis perspectivas como investigadora, el interes en abordar la temática de la integración policial-comunitaria y mi visión de ello, con un primer acercamiento con los informantes claves, lo cual me permitió compartir experiencias y definir los propósitos de la investigación.

Etapa descriptiva. Comprende la forma de caracterizar el fenómeno de estudio, lo más completa posible, en función de reflejar la realidad vivida por los informantes claves, de la forma más auténtica y fiel. Por ello, seleccióné el paradigma, enfoque, método, además de especificar los informantes claves y la técnica de recolección de información en torno a la temática.

Etapa estructural. Consiste en estudiar con detenimiento y en detalle, las descripciones realizadas, que emergen de las indagaciones fenomenológicas, al organizar las categorías y subcategorías, como hallazgos en la entrevista en profundidad.

Discusión de resultados: Comprende el estudio de la información obtenida en las categorías y subcategorías, con el propósito de realizar comparaciones, proceder a la triangulación de la información, sustentadas en la postura de diferentes autores y mi posición como investigadora, como basamento para generar el constructo teórico sobre la integración entre la institución policial y la comunidad local, con particular referencia al municipio Iribarren del estado Lara, de acuerdo con los lineamientos antropológicos, axiológico-políticos y epistemológicos acotados en el Plan de la Patria 2019-2025.

Las fases de la investigación en consecuencia comprenden la escogencia de los informantes claves, recogida de la información mediante entrevistas en profundidad, establecimiento de una matriz con la construcción de los textos de cada cual, para la triangulación, categorización, con la intención de develar los significados y establecimiento del nuevo constructo teórico sobre la cuestión discutida, según los planos del conocimiento. Finalmente, se procede a la elaboración de reflexiones finales, con fines de atender la mejora continua de la integración policía comunidad.

Informantes Claves

Partiendo del enfoque de la investigación con un método cualitativo y bajo una circunstancia fenomenológica, considero las personas involucradas directamente con el fenómeno en estudio, asumidas como informantes claves. Estos son definidos por Valles (2003) como "las personas que permiten a los investigadores cualitativos acercarse y comprender en profundidad la ‘realidad social’ a estudiar" (p. 43), es decir, quienes se encuentran en el ámbito de la investigación y tienen el conocimiento sobre ello.

De acuerdo con Morse (citado por Flick, 2002), es necesario abordar a quienes "tienen el conocimiento y la experiencia necesaria sobre el tema…Ellos deben también tener la capacidad de reflexionar y articular, deben tener tiempo para ser interrogados y deben estar listos para participar en el estudio" (p. 69). En este sentido, fue importante valerme de la experiencia y conocimiento de dos (2) funcionarios policiales miembros del Cuerpo de Policía del Estado Lara, con una trayectoria profesional en el contexto de las comunidades, además de su labor en pro de la seguridad ciudadana, así como un (1) miembro del Consejo Comunal Esteban Castillo, de la ciudad de Barquisimeto, en el municipio Iribarren, quienes aportaron información de su visión acerca de esta realidad.

Técnica de Recolección de la Información

Con la finalidad de obtener información necesaria para esta investigación, desarrollé una entrevista en profundidad, que según Taylor y Bodgan (1974) se basa en diferentes encuentros con los informantes claves, "a modo de conversación entre iguales, con el propósito de conocer las perspectivas, experiencias o situaciones relacionadas con el tema en estudio" (p. 93), es decir, estos encuentros me permitieron conocer la visión de la realidad, a partir de las ideas expresadas por los funcionarios policiales.

Con respecto a la entrevista en profundidad, se aplicó de forma individual, de acuerdo con la dinámica de los intercambios comunicativos por parte de mi persona con cada uno de los funcionarios policiales. De esta manera, ellos hablaron libremente, en torno a sus vivencias sobre la integración policial-comunitaria en el Municipio Iribarren. Dicha información fue grabada y, posteriormente, transcritas fielmente para comprensión e interpretación.

En tal sentido, Rodríguez, Gil y García (2003), señalan que la entrevista es "un conversatorio flexible y libre, con respecto a preguntas formuladas que responden a las intenciones de la investigación" (p. 85); a medida que se va desarrollando, pueden surgir aspectos aclaratorios. Esta sigue el modelo de una conversación entre iguales, con un intercambio formal de preguntas y respuestas, dirigido a descubrir categorías y establecer coincidencias en la categorización del discurso surgido, conjuntamente con las premisas de investigación.

Análisis e Interpretación de la Información

Esta fase de la investigación es definida por Morse (2003), como "un proceso, con fases, que llevan a la focalización progresiva de conceptos, categorías o temas; implica cuatro procesos cognitivos: comprender, sintetizar, teorizar y contextualizar" (p. 38), con la interpretación de las vivencias, bajo la óptica de la creencia del discurso, un proceso y producto semiótico, representacional, comunicacional y lingüístico, cuya complejidad estructural trasciende las frases, en estricta correspondencia con el contexto de la transcripción de la entrevista.

Cuadro 1

Matriz de Entrevista para la Categorización

Nro.

Información aportada por el informante

Categorías emergentes

Subcategorías

       

Al respecto, se consideró la a categorización, que según Rodríguez, Gil y García (ob.cit) "hace posible clasificar conceptualmente las unidades que son cubiertas por un mismo tópico" (p. 74); las categorías soportan un significado o tipo de significado, referido a situaciones, contextos, opiniones, sentimientos, perspectivas sobre un problema, entre otros, las cuales surgen de las coincidencias en la información aportada por los informantes claves sobre la integración entre la institución policial y la comunidad local, con particular referencia al municipio Iribarren del estado Lara, de acuerdo con los lineamientos antropológicos, axiológico-políticos y epistemológicos acotados en el Plan de la Patria 2019-2025.

En este sentido, Valles (ob.cit), concibe la categorización como el establecimiento de propiedades, las dimensiones que tienen un significado en las entrevistas a profundidad, concebidas como unidades hermenéuticas de significados, a saber, en torno a la integración policial-comunitaria para el municipio Iribarren. Asimismo, se basó en la asignación de términos procedentes, con la segmentación en unidades o elementos singulares, que resultan relevantes y significativos desde el punto de vista del interés investigativo.

La categorización, según Martínez (ob.cit) permite "…clasificar, conceptualizar o codificar mediante un término o expresión breve que sean claros e inequívocos (categoría descriptiva), el contenido o idea central de cada unidad temática… constituida por uno o varios párrafos o escenas audiovisuales" (p. 62). Esto, me permitió el acercamiento con la realidad de los informantes claves, al reconocer sus voces sobre el fenómeno.

A partir de los nexos y relaciones entre la información proveniente de los actores sociales, procederé a la construcción teórica, a través de la triangulación, concebida por Martínez (ob.cit) como la técnica para significar el análisis cualitativo a partir de las coincidencias en las apreciaciones, fuentes informativas o puntos de vista del mismo fenómeno. Esta técnica viene a constituir una interpretación acertada, porque indica que hay coincidencia y no divergencia en la información.

Cuadro 2

Categorías que emergen de la entrevista

Categorías

Subcategorías

Integración policía-comunidad

  • Reconocimiento de la seguridad ciudadana

  • Seguridad ciudadana

  • Estrategias de integración

  • Percepción de la problemática

Iniciativas de fortalecimiento

  • Proyectos y planes

  • Apoyo policial

  • Receptividad

  • Cumplimiento de la ley

  • Representación comunitaria

  • Control social

  • Formación policial

  • Eficacia de la función policial

  •  

Cooperación de la comunidad en los procesos

  • Presencia policial

  • Asistencia o cooperación

  • Prevención del delito

  • Estrategias de cooperación

  • Responsabilidad compartida

  • Deber de cooperar

  • Comunicación y vínculos

  • Colaboración

  • Rechazo de grupos



 

Cuadro 2 (Cont.)

Categorías

Subcategorías

Iniciativas conjuntas para la seguridad

  • Actividades

  • Brigadas y comités

  • Enlaces

  • Percepción de la seguridad Efectividad

  • UNES

  • Control policial

  • Formación

  • Promotores de la vinculación

  • Información

  • Cuadrantes de paz

  • Charlas

  • Recorridos y control

Sensación de seguridad en el entorno comunitario

  • Presencia policial

  • Asistencia y apoyo

  • Prevención del delito

  • Observación de la comunidad

  • Misión cuadrante de paz

  • Disposición a colaborar

  • Reconocimiento de la labor policial

  • Atención y acompañamiento

En el mismo orden de ideas, la triangulación se consideró como un proceso dentro del presente estudio, por cuanto implica reunir una variedad de información referidos a la temática, a partir de diferentes percepciones o punto de vistas, de los cuales se hacen comparaciones en varios momentos, con perspectivas diversas y múltiples procedimientos. Al respecto, tomé en cuenta las apreciaciones de los informantes claves, fundamentos teóricos y mi visión, en torno a la integración policial-comunitaria.

Validez y Fiabilidad de la Información

Con relación a la validez de la información, Martínez (ob.cit), expresa que en la investigación cualitativa la misma comprende que los hallazgos e información reflejen una imagen lo más completa posible, clara y representativa de la realidad, desde la perspectiva del ser humano, cuando las proposiciones generadas se ajustan a las condiciones causales que rigen en la vida humana.

Con relación a la fiabilidad, surge con el reconocimiento de la verdad en la interpretación de los hallazgos, que expresan su percepción de una realidad cotidiana. Según Martínez (ob.cit), ésta se sustenta en "el grado o nivel en que los resultados reflejan una imagen clara y representativa de la realidad a estudiar" (p. 119), que en este caso, estuvo sujeta al modo cómo emergió la información y su manifestación por los informantes claves, analizadas con diferentes fuentes, interpretadas y organizadas, para reconocer su fidelidad en torno al fenómeno.

En el mismo orden de ideas, Valles (ob.cit), expresa que la teorización permite "estructurar una imagen representativa, un patrón coherente y lógico, o un modelo teórico o una auténtica teoría o configuración del fenómeno estudiado" (p. 173), dándole sentido a todas sus partes y componentes, esto como síntesis final del estudio en un la integración entre la institución policial y la comunidad local, con particular referencia al municipio Iribarren del estado Lara, de acuerdo con los lineamientos antropológicos, axiológico-políticos y epistemológicos acotados en el Plan de la Patria 2019-2025.

MOMENTO IV

HALLAZGOS DEVELADOS

El estado nacional, como marco para la aplicación de los derechos humanos y la democracia, ha hecho posible una nueva forma –más abstracta– de integración social que va más allá de las fronteras, de linajes y dialectos.

Jürgen Habermas. Pensamiento postmetafísico. 1990.

En atención a los propósitos de esta investigación, procedo a presentar el fenómeno, desde las voces de los informantes claves en torno a la integración policial-comunitaria en el Municipio Iribarren, estado Lara, en los encuentros dialógicos con dos (2) funcionarios policiales pertenecientes al Cuerpo de Policía del Estado Lara, así como un (1) miembro del Consejo Comunal seleccionado, quienes me permitieron escuchar sus vivencias, experiencias desde sus ámbitos de interacción, compartidas de forma desinteresada y con interés de aportar al mejoramiento social.

Desde este punto de vista, la información suministrada, fue organizada según las expresiones en cada pregunta desarrollada, además de ser categorizada, triangulada y contextualizada, según los criterios de investigación cualitativa. Esta entrevista fue transcrita y posteriormente, procedí a las interpretaciones y consideraciones reflexivas, a través de la categorización para develar cinco (5) categorías: integración policía-comunidad, iniciativas de fortalecimiento, cooperación de la comunidad en los procesos, iniciativas conjuntas para la seguridad, sensación de seguridad en el entorno comunitario, así como las respectivas subcategorías, que me permitieron tener una visión sobre el fenómeno en estudio, desde la posición de quienes viven tales experiencias.

Cuadro 3

Categoría Integración policía-comunidad

Categorías

Subcategorías

Integración policía-comunidad

  • Reconocimiento de la seguridad ciudadana

  • Seguridad ciudadana

  • Estrategias de integración

  • Percepción de la problemática

En las voces de los informantes claves, pude comprender que la integración policía-comunidad se encuentra en un proceso de construcción permanente, que en el país ha tenido avances significativos, sobre todo desde la creación del modelo policial bolivariano, que contempla un nuevo escenario de preparación profesional y acercamiento a la sociedad, con el fin de garantizar esa seguridad ciudadana, lo cual encuentra en las estrategias de integración, oportunidades importantes, siempre y cuando estas emerjan de los mismos actores, cada ciudadano, organizaciones, instituciones, profesionales, para dar respuestas acertadas. Asimismo, los funcionarios y miembro del Consejo Comunal consideran que aún persisten grupos reacios ante este nuevo panorama de la policía y la comunidad, que amerita un fortalecimiento de su motivación e impulso hacia el conocimiento de ello, además que se pongan en el tapete, las competencias, conocimientos, experiencia profesional, pero, sobre todo, el verdadero interés en ser parte de las propuestas.

Como bien señala Antillano (ob.cit), es relevante asumir que la cercanía de los cuerpos policiales con los habitantes de las diferentes comunidades a lo largo y ancho del país, se corresponde con la necesidad de un servicio policial adecuado acciones, estrategias efectivas en cuanto a prevención e intervención ante la delincuencia, en la búsqueda de un bien común: el bienestar. Asimismo, la relación y comunicación constituyen elementos o ejes fundamentales para lograr estos fines, por cuanto garantizarán que en todos los sectores se maneje un lenguaje común ante la violencia o delincuencia, se planteen proyectos surgidos de esa misma interacción y con ello, se pongan en marcha asegurando la participación, porque se tiene una visión conjunta de la problemática, la realidad, la solución.

Cuadro 4

Categoría iniciativas de fortalecimiento

Categorías

Subcategorías

Iniciativas de fortalecimiento

  • Proyectos y planes

  • Apoyo policial

  • Receptividad

  • Cumplimiento de la ley

  • Representación comunitaria

  • Control social

  • Formación policial

  • Eficacia de la función policial

En correspondencia con los hallazgos develados en la entrevista, se considera que existen iniciativas importantes para el fortalecimiento de la integración policial-comunitaria con respecto a la seguridad ciudadana, por cuanto existen proyectos y planes, políticas a nivel nacional, regional o local, que se sustentan en los planteamientos legales, los derechos de los ciudadanos y el fundamento de acción policial, con las leyes y el modelo policial bolivariano, además de que todo esto ha contado con el apoyo social generalizado, la receptividad y una percepción favorable de los funcionarios policiales. En ello, el cumplimiento de la ley es un requerimiento de toda acción y de la representación comunitaria, por cuanto denota el alcance de las actuaciones y la forma de representación en la comunidad, como se asume ante su papel en el control social, con el seguimiento a la labor policía, a la eficacia de su función, así como de su formación, que será relevante para su desempeño.

Antillano (ob.cit), señala que la vinculación de las comunidades con los cuerpos policiales trae a colación diferentes iniciativas, dirigidas a la búsqueda, consolidación de una participación ciudadana, como referencia para propiciar actividades, estrategias, planes que verdaderamente sean significativos para las comunidades, porque parten de su realidad, de las vivencias de sus actores y de lo señalado en las leyes al respecto. Asimismo, es importante que todos los funcionarios policiales se involucren en los procesos formativos, como garantes de un mejor desempeño e influencia para su integración con los miembros de las comunidades en las cuales realizan diversas labores, como el patrullaje, la atención de las personas, la prevención y otros.

Cuadro 5

Categoría: cooperación de la comunidad en los procesos

Categorías

Subcategorías

Cooperación de la comunidad en los procesos

Presencia policial

Asistencia o cooperación

Prevención del delito

Estrategias de cooperación

Responsabilidad compartida

Deber de cooperar

Comunicación y vínculos

Colaboración

Rechazo de grupos

De acuerdo con los hallazgos develados en la entrevista en profundidad dirigida a los funcionario policiales y miembro del Consejo Comunal, en la categoría cooperación de la comunidad en los procesos, destacan las opiniones sobre la mayor presencia policial en las comunidades, donde se brinda asistencia, cooperación, estrategias de prevención del delito, además de propiciar la integración con una responsabilidad compartida, que depende de la forma de ejercer el deber de cooperar desde y para la sociedad, con la comunicación como elemento central para obtener información veraz, contextualizada, con el fin de contribuir con ello. Aunque como bien destaca de las entrevistas, no todos comparten estas percepciones, porque existen grupos sociales que rechazan los cambios policiales y aún se encuentran funcionarios policiales con actuaciones fuera de la ley y de su responsabilidad social. Pero, como se dice en párrafos anteriores, todo esto es una construcción constante, dinámica, interdisciplinaria.

En este orden de ideas, hago referencia a Pinto (ob.cit), autor que destaca la necesidad ineludible de fortalecer la presencia policial en las comunidades y la percepción favorable de estas en cuanto a su actuación profesional, en el marco de las leyes. Esto no solamente se perfila en aquellos casos donde se presenten acciones delictuales o se requiere de una intervención para la resolución de conflictos, sino que se convierta en un acompañamiento, una interacción permanente que les permita compartir opiniones, puntos de vista, intereses e ideas, aun cuando no sean similares o no se disponga de una visión ante ello.





 

Cuadro 6

Categoría iniciativas conjuntas para la seguridad

Categorías

Subcategorías

Iniciativas conjuntas para la seguridad

Actividades

Brigadas y comités

Enlaces

Percepción de la seguridad Efectividad

UNES

Control policial

Formación

Promotores de la vinculación

Información

Cuadrantes de paz

Charlas

Recorridos y control

En las palabras de los informantes claves con respecto a las iniciativas conjuntas para la seguridad ciudadana, evidentemente se reconoce la acción policial y la intervención de diversos sectores de las comunidades, como respuesta a las situaciones de violencia o el incremento de los índices delictivos. En este sentido, las brigadas y comités de control, el establecimiento de redes de enlace con los organismos de seguridad, otorgan puntos positivos ante la percepción de la seguridad, la efectividad de la acción y el control policial, donde todos se convierten en promotores de la vinculación, porque les interesa la seguridad ciudadana, el bienestar colectivo y las libertades constitucionalmente constituidas, con los cuadrantes de paz como grupos que buscan incentivar en los ciudadanos el conocimiento necesario que les motive, con charlas y recorridos como puntos de referencia para generar una visión de ello en la sociedad.

Dentro de este marco de ideas, Rodríguez (ob.cit) asume que la acción policial debe ser llevada a cabo a través de diferentes iniciativas que buscan brindar un apoyo, atender las necesidades e intervenir en aquellos grupos vulnerables que lo requieran. En este contexto de ideas, la programación de talleres, charlas, mesas de trabajo se considera de gran relevancia, en la medida que genera oportunidades de esa participación para buscar lo necesario y garantizar la paz social.

Cuadro 7

Categoría sensación de seguridad en el entorno comunitario

Categorías

Subcategorías

Sensación de seguridad en el entorno comunitario

Presencia policial

Asistencia y apoyo

Prevención del delito

Observación de la comunidad

Misión cuadrante de paz

Disposición a colaborar

Reconocimiento de la labor policial

Atención y acompañamiento

Con respecto a la sensación de seguridad, se puede decir que cada una de las subcategorías representa elementos desarrollados en los cuerpos policiales y también necesarios en la comunidad, con el fin de consolidar el conocimiento, la vinculación, el reconocimiento de una realidad que afecta a todos por igual en lo que se refiere a la delincuencia. Por esta razón, la presencia policial permite vincularse, mantener esas acciones de asistencia y apoyo social, que involucre a os ciudadanos e incite a colaborar, a integrarse en los grupos, como los cuadrantes de paz y actuar en las iniciativas planteadas, que sean reconocidas por todos por igual y representan espacios para compartir conocimientos.

De esta manera, en cuanto a la integración policía-comunitaria, los informantes claves coinciden en señalar que existen acciones e iniciativas que en estos tiempos han dado resultados satisfactorios en cuanto a la prevención del delito, con efectividad en las políticas y planes, sustentados en la corresponsabilidad asumida por algunos sectores, aunque también coexisten grupos que desconocen o desvirtúan la labor policial, a su vez que entorpecen parte de las funciones desarrolladas. Con ello, destaca que el modelo policial bolivariano representa una iniciativa importante en el país, pero que amerita de un seguimiento permanente o control, en función de las situaciones que aún persisten, sea por desconocimiento, sabotaje o la misma percepción de los cuerpos policiales, como represivos. En este sentido, se infiere que la interacción es una realidad en construcción, para consolidar la seguridad ciudadana, con estrategias, actividades adecuadas que deben ser controladas, en función de su prosecución en el tiempo.

Con relación a la categoría iniciativas para el fortalecimiento de la integración policial-comunitaria, los hallazgos develados expresan aspectos significativos en cuanto a las intervenciones desarrolladas en las comunidades, con la participación activa de sus habitantes, además de la corresponsabilidad asumida por los cuerpos policiales, sus funcionaros o funcionarios, en la adecuación de las mismas, a partir de vínculos fortalecidos en la percepción, adopción e integración de diferentes proyectos o planes en materia de seguridad, los cuales tienen como base los lineamientos del modelo policial bolivariano, al igual que todos los preceptos legales como fundamento de la acción de estos profesionales.

Desde esta perspectiva, los informantes claves coinciden en señalar que el apoyo brindado en las comunidades, se evidencia en la prevención del delito, la atención a los llamados en los casos graves de violencia, que ameritan una intervención más directa, así como destacan todas las actividades, talleres, jornadas y charlas que se implementan en los sectores y en cuya implementación se cuenta con una receptividad de los habitantes y funcionarios.

Otros aspectos develados, se refieren a las leyes vigentes consideradas por los cuerpos policiales para dar respuesta a los requerimientos de la población en general, las políticas correspondientes para establecer o fortalecer los vínculos y acciones de los comandos de policía, como se presenta en el municipio Iribarren, tanto en el marco delictivo como el educacional, porque también los funcionarios desarrollan una labor formativa que lleve a las personas a conocer, comprender y aceptar los postulados.

Bajo los mismos argumentos presentados por los informantes claves, es importante referir que la cooperación de las comunidades en la acción policial ha tenido transformaciones significativas, porque como bien se asume en los párrafos anteriores, el nuevo modelo policial, las leyes y políticas desarrolladas en los cuerpos policiales, generan cambios en la visión de su actuación e integración, considerándose intervenciones positivas en este sentido. Pero como bien lo manifiestan los funcionarios y el ciudadano asumido en el estudio, esto se perfila en algunas comunidades, mientras que en otras no existe ni ese apoyo ni integración hacia una participación de prevención del delito, motivo por el cual se visualizan situaciones delictivas en algunas urbanizaciones, barrios y sectores.

En este contexto de ideas, asumo una postura ante la cooperación, que ha surgido como la bandera de la actuación de los cuerpos policiales en el país, en respuesta a ese modelo policial, que destaca en la formación policial y la participación, los ejes transversales de toda acción que permita la seguridad ciudadana, la paz social, el bienestar colectivo, con responsabilidades compartidas de todos los sectores y no solamente como iniciativa policial.

Ante tal escenario, la integración policial-comunitaria se constituye en una necesidad, pero también una responsabilidad compartida, toda vez que los involucrados deben propiciar ese entorno; desde los cuerpos policiales, con la adopción de estrategias de integración, el aprovechamiento de redes comunicacionales, actividades y acciones para llegar a los ciudadanos, que estos conozcan y les reconozcan. Asimismo, en el contexto comunitario, el mismo marco legal establece el deber de participar y cada ciudadano debe aprehender sobre ello, desde la perspectiva de las mejoras en su calidad de vida y del colectivo.

En este sentido, en la medida que los habitantes de las comunidades se identifiquen con los postulados de esa integración policial-comunitaria, se verán surgir nuevos escenarios que lleven a quienes no promulgan con esas posturas, a acoplarse a ello o en todo caso, a cambiar actitudes y comportamiento que distan de lo legitimo, lo legal y correcto, en el marco de las leyes vigentes. Por esto, como se señala en párrafos anteriores, es una cuestión de toma de conciencias sobre la oportunidad que representa esa corresponsabilidad compartida, a partir del vínculo firme entre el cuerpo de policía y la comunidad.

Es importante señalar que, en la entrevista en profundidad, la categoría iniciativa para la seguridad ciudadana es asumida por los informantes claves desde diferentes aspectos, como es el caso de la actuación y aportes de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad, con las vinculaciones sociales, por cuanto en su proceso académico destaca esa integración de sus estudiantes, funcionarios policiales, hacia las comunidades, como base del modelo policial bolivariano. Además, en sus actividades destaca el mejoramiento de la percepción social en torno a los cuerpos policiales, aspecto que encuentra en la integración policial-comunitaria, diferentes alternativas de respuestas, adecuadas a la realidad de cada sector social.

Un aspecto significativo y primordial expresado en el estudio, se refiere a esa formación policial desarrollada por la UNES con los funcionarios policiales, cuyo propósito es transformar esa presencia policial y su percepción de la sociedad, a través de la adquisición o el fortalecimiento de las competencias, capacidades y potencialidades de sus miembros, como base para el desarrollo de una acción ante situaciones delictivas, pero que también confluya en la integración social. En este sentido, los cuadrantes de paz, comités de seguridad, entre otros, representan parte de esas alternativas de actuación mancomunada, conjuntamente con el papel en la contraloría social, como elemento de control de la acción policial.

Con respecto a la categoría emergente sensación de la seguridad en el entorno, las voces de los informantes claves denotan que es una realidad en muchas comunidades, en las cuales las acciones han dado fruto con la minimización de la delincuencia, con actividades integradas entre los cuerpos policiales y sus habitantes, así como toda acción individualizada de estos actores que busca respuestas efectivas ante la inseguridad, aunque como destaca uno de los actores, también tales iniciativas se han visto disminuida, tanto por la labor comunitaria, como por el empuje de los funcionarios policiales, que amerita una revisión y toma de decisiones de ambos sectores.

En general, de los hallazgos del estudio se evidencia el reconocimiento de la proximidad e integración de los cuerpos policiales con las comunidades, con una percepción del funcionario como apoyo en las iniciativas y en la búsqueda de condiciones para el bienestar social, la seguridad ciudadana, vista desde la atención en los casos delictivos, la presencia de los funcionarios cuando se requiere, así como el apoyo en el proceso de resolución de conflictos y un acompañamiento permanente ante sus requerimientos.

Es oportuno mencionar que la labor policial constituye un referente fundamental del Estado, de sus instancias cubremanteles y del basamento legal relacionado, que busca la calidad de vida de las personas y que se encuentra en una construcción diaria, desde lo cotidiano, a la par de los cambios que se van gestando en lo social, en las instituciones policiales, en el país, por lo cual es necesario que se fortalezca una cultura conformada desde la percepción de los cuerpos policiales hacia las comunidades y viceversa, como forma articulada de gestionar lo humano, lo social, los derechos y deberes establecidos en la Carta Magna y, por ende, la responsabilidad social.

MOMENTO V

CONSTRUCTO TEÓRICO SOBRE LA INTEGRACIÓN ENTRE LA INSTITUCIÓN POLICIAL Y LA COMUNIDAD LOCAL, PARA EL FORTALECIMIENTO DE LA SEGURIDAD CIUDADANA

La pretendida unidad era vista en una especie de interacción simétrica de lo diverso… Lo social se pensaba en consecuencia como relación entre individuos y había que pensar también que los individuos no pueden faltar sin que se rompa la relación.

Niklas Luhmann. Sistemas Sociales. Lineamientos para una teoría general. 1998.

Es necesario partir de una concepción de la temática con base a un juicio personal y esta trayectoria de investigación, en la cual se fundamenta en el vínculo construido entre el sujeto que conoce y el objeto a conocer, de esta realidad dinámica, cambiante y particular del escenario de estudio, partiendo de la premisa del conocerla, identificar aspectos esenciales, relaciones e interacciones compartidas, construidas socialmente por los actores sociales, sus percepciones, vivencias y significados. En ello, emerge una existencia social y de vinculaciones, que en este caso, se asocian entre los funcionarios policiales y las comunidades, en atención a los requerimientos sociales de paz y seguridad ciudadana.

De esta manera, considero de gran importancia una configuración teórica de la realidad percibida, a partir de los hallazgos develados y reflejados en cada una de las categoría y subcategorías que emerge de las voces de los informantes claves, lo cual se convierte en la representación de un conocimiento nuevo en un entorno investigado y en el fenómeno en estudio, que propició elementos significativos en torno a la integración policial-comunitaria.

De acuerdo con lo antes manifestado, busco generar una construcción teórica del fenómeno en estudio, a partir de los hallazgos develados de la entrevista en profundidad, dirigida a los funcionarios policiales y miembro de un Consejo Comunal, así como mi propia percepción construida de mi experiencia de vida e interacciones con estos informantes claves, bajo los fundamentos de esta realidad en la sociedad y que evidencia vivencias particulares, de las cuales en la interpretación, pude asociar e interrelacionar con diferentes posturas.

El momento histórico que vivimos en Venezuela, específicamente en el contexto de la institución policial, su labor en la sociedad larense y la permanencia de sus actuaciones con el contexto en el cual se desenvuelven, específicamente en el marco de las comunidades y que propugna una cooperación con todos los sectores, como bien lo especifica la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela y demás leyes vigentes, así como se enmarca en un proceso de cambios significativos que se susciten, donde las actividades mancomunadas tienen un papel fundamental en la lucha contra la delincuencia, la prevención y la búsqueda de paz social, en el marco de la seguridad ciudadana.

Sobre estas consideraciones, en las voces de los informantes claves pude reconocer una orientación de los funcionarios policiales y una perspectiva del miembro de la comunidad, que denotan la importancia de desarrollar acciones en el marco de las leyes vigentes, los postulados del nuevo modelo policial bolivariano, con énfasis en la formación policial e integración social, en los cuales prevalecen los derechos humanos, el respeto a la dignidad humana, a través de la realimentación permanente en torno a lo que viven e interactúan en un escenario dinámico, que a su vez incentive la autorrealización.

Avizorando los elementos señalados por los informantes claves, es preciso una actitud positiva hacia los sistemas de valores universales, por cuanto constituye la base de toda actuación, personal, colectiva e institucional, motivo por el cual todo funcionario debe aprovechar los procesos formativos desarrollados en el marco del modelo policial bolivariano, para conformar un basamento que le permita orientar e incentivar a la población a contribuir con los planes, programas, proyectos en pro de la búsqueda de la convivencia y paz social, además de propiciar o divulgar cómo el contexto legal representa la base de toda acción, del reconocimiento de esos derechos humanos y sociales.

Es oportuno señalar que los funcionarios policiales están supeditados a un proceso de cambios en su formación y preparación profesional, donde están inmersas las iniciativas como las de la UNES, en pro de la actualización del conocimiento de forma continua y permanente en la labor que realizan en las comunidades; sin embargo, se debe considerar el fortalecimiento de toda acción dirigida a consolidar y cultivar la cultura de participación integración, donde prevalezca la comunicación, el desarrollo de planes, proyectos que provengan de diagnósticos previos en los sectores, con la participación de sus miembros, a fin de que se reconozca la realidad y la necesidad de satisfacer los requerimientos de dichas comunidades.

Esto convierte el escenario de integración policial-comunitario en el compendio de aspectos teóricos, legales, de procedimientos y políticas internas de los cuerpos policiales, además de las propias experiencias de los actores sociales, todo con el propósito de llegar a la generación, creación, recreación, apropiación, legitimación, sistematización y divulgación de la información pertinente en cuanto a sus actuaciones y sobre todo, en la forma de orientar las acciones a la realidad.

Atendiendo a esas implicaciones, considero la relevancia de una actuación policial que promueva la cooperación de los miembros de la comunidad, su integración con los postulados teóricos de la seguridad ciudadana, que conviertan a la policía en un recinto de encuentro de compartir de conocimiento, por el contrario, dentro de las responsabilidades sociales y como espacio de intercambio de experiencias con aportes a la humanidad que le permita mejorar la calidad de vida, la convivencia y la paz social.

Tomando en consideración, los comentarios y hallazgos de los informantes claves, es imperioso una acción de todos los sectores, gubernamentales, institucionales y sobre todo, de los ciudadanos, tanto en la formación sólida que parta del reconocimiento de la integración policial-comunitaria como una alternativa para el bienestar social, así como en el papel que juegan cada uno de ellos en la generación, creación, recreación, apropiación, legitimación, sistematización y divulgación de todo lo relativo a este fenómeno social.

Evidentemente, el carácter preventivo de la policía en Venezuela, definido en el nuevo modelo policial, debe estar directamente enfocado hacia la buena relación con los ciudadanos, dado que su propósito es brindarle las condiciones adecuadas de seguridad, además que se convierten en los actores que dan cuenta de sus acciones, su efectividad y cumplimiento de los objetivos. Por ello, la participación ciudadana dependerá, en gran medida, de la convivencia establecida con los cuerpos policiales, la búsqueda de la seguridad y con ello, la garantía de una democracia participativa.

En este contexto de ideas, no podemos obviar que existe una alta necesidad de coordinación en los cuerpos policiales, porque esto se constituye en la bisagra que integra el ejercicio de la labor policial, desde la base de los cimientos de una práctica abierta, crítica y reflexiva, como referente en las acciones para desplegar el potencial de conocimientos como fuente generadoras que coadyuvan a la efectividad de toda intervención ante los índices delictivos que persisten en algunas comunidades, que a su vez ameritan de acciones efectivas.

De acuerdo a todo lo antes expresado, considerado que la interacción es un mecanismo base, fundamental y necesario para fortalecer la seguridad ciudadana en consenso, porque como coinciden los informantes claves, se han dado avances significativos en algunos sectores de la sociedad, con la puesta en práctica de los planes, proyectos, propuestas e iniciativas, surgidas de las comunidades y los cuerpos policiales, con respuestas efectivas, que también se traducen en una colaboración y presencia de los actores sociales, el apoyo, colaboración, la creación de redes informativas, de prevención del delito, además de fortalecer la seguridad ciudadana.

Los cuerpos policiales representan en su filosofía, órganos de seguridad ciudadana, con la corresponsabilidad como un eje fundamental de las condiciones para propiciar su intervención en torno a ello, siendo garantes de efectividad en las acciones ante la delincuencia o el delito, en una acción mancomunada con diferentes órganos de seguridad e instancias.

Además, es significativo que a pesar de los avances señalados, también persiste algún impedimento en cuanto a las intervenciones ante la violencia o conflictos sociales, porque no han internalizado la realidad y la necesidad de ese bienestar social, aunado a que algunas personas se involucran directamente con quienes delinquen. Todo esto conforma un escenario que amerita la revisión exhaustiva, el seguimiento y la adopción de estrategias consensuadas, para dar respuestas efectivas al fenómeno.

Figura 2. Perspectivas del constructo teórico

MOMENTO VI

REFLEXIONES FINALES

La sociedad es un conjunto de posiciones distintas y coexistentes, externas unas a otras, definidas en relación unas de otras por su exterioridad mutua y por relaciones de proximidad, de vecindad o de alejamiento y asimismo por relaciones de orden.

Pierre Bourdieu. Esquema de una teoría de la práctica. 1977.

De acuerdo con toda la información considerada y surgida del presente estudio, considero de gran importancia dar mi propia visión de lo que constituye un tema de gran interés, tanto en el contexto policial, como en el social, por cuanto la integración de sus actores representa un aspecto clave en la lucha contra la delincuencia que ha emprendido el gobierno nacional en todos los períodos de democracia y que encuentra, en el nuevo modelo policial, las bases para un fortalecimiento de su efectividad en el país, a partir de las acciones y estrategias de desarrollo en común.

Escuchar a quienes desarrollan su labor policial y a quienes experimentan esa labor policial, ha sido una experiencia significativa, que conjuntamente con todo el proceso metodológico, la puesta en práctica y adquisición de nuevos conocimientos, me ha permitido conformar un compendio de referencias conceptuales, procedimentales y actitudinales, porque no es solamente comprender e interpretar el significado otorgado por los informantes claves al tema, sino también generar una postura propia, personal y que desde mi formación profesional, aporte a la realidad presente.

Los cuerpos policiales, asumidos como organismos de seguridad ciudadana en el país, son los responsables principales de establecer las condiciones, medios y acciones para lograr la libertad ante la violencia o amenazas, como el delito y la violencia en sus diferentes manifestaciones, a las cuales pueden ser sometidos los ciudadanos. Por ello, se asume la atención que brindan a sus requerimientos, con el aseguramiento de sus derechos humanos, sus garantías constitucionales y cualquier precepto que exprese condiciones especiales para ello, además de las intervenciones para dar esas respuestas acertadas y contextualizadas, toda vez que la realidad de una comunidad es diferente de otras o de sus habitantes.

Desde este punto de vista, considero fundamental la consolidación, creación y adecuación de los espacios de interacción en los cuerpos policiales, donde sus miembros puedan compartir experiencias, conocimientos e ideas en torno a la participación comunitaria, propiciándose con ello, nuevas estrategias, una toma de decisiones y sobre todo, un marco de mejoras ante lo que ellos perciben de la realidad y cómo contribuyen con las mejoras en la calidad de vida de los habitantes, al potenciar cada una de las intervenciones, particulares o grupales.

Es así como, se deben implementar mecanismos en los procesos de intercambio de conocimiento, difusión, divulgación por medio de las actividades que contribuyen al bienestar de la sociedad, generando una conexión con los indicadores y políticas de concienciación e información, que permitan fortalecer la participación comunitaria, en el marco de las disposiciones y lineamientos legales existentes en el país. Con ello, se busca que los líderes comunitarios se conviertan en promotores de esa integración en los diferentes sectores, con apoyo de las organizaciones y grupos que hacen vida activa en las comunidades.

Otros aspectos, que a mi juicio pueden potenciar el reconocimiento y adecuación de la participación policial-comunitaria, se refiere a los proyectos que acompañen los planes de prevención del delito, como es el caso de la planificación de actividades socio-culturales para la comunidad, en las cuales los habitantes se involucren en todas las etapas, con lo cual favorecen la confianza, respeto y consideración con la institución policial.

Aunado a ello, el incentivo de espacios de interacción comunicacional tecnológicos, constituye un elemento relevante para la institución policial y comunidad, es decir, a través de páginas web, las redes sociales consideradas, correos electrónicos, teléfonos inteligentes, se puede establecer redes de comunicación y de acción mancomunada, como bien se presentan en algunos sectores de la población, además que se pueden convertir en medios e instrumentos para el seguimiento a las percepciones de la comunidad sobre la actuación de la institución policial.

En el marco de la actuación de los cuerpos policiales, se requiere de mecanismos que les permitan conocer la realidad de las comunidades, las reflexiones, experiencias y hallazgos, para configurar una plataforma de acciones planificadas en consenso, con diversas actividades que provengan de las mismas necesidades de los actores sociales y con referencia a la transmisión de información que motive a una participación permanente, compromiso e integración, es decir, una cultura de participación compartida, contando con el respaldo de sus protagonistas.

En este sentido, el reto de los cuerpos policiales y sus funcionarios es delinear un marco de actuación fortalecido en la participación e integración policial-comunitaria, que le permita dar una prosecución a sus objetivos, políticas, además que se convierta en una referencia en el seguimiento de tales propósitos, siempre con planes de acción direccionados en los principios policiales establecidos en la Carta Magna y leyes, con el acompañamiento de los habitantes durante las etapas de la evolución de ese trabajo conjunto.

El desafío que enfrentan los cuerpos policiales para propiciar la integración policial-comunitaria, se encuentra estrechamente ligado con las relaciones sociales que puedan establecer con los habitantes de las comunidades, en las cuales confluyen las interacciones, discrepancias, concordancia que se suscitan en el contexto social y que deben servir como referencia para conformar equipos de trabajo y asumir posturas técnicas, procedimientos de vanguardia y de gestión en las comunidades. Todo esto constituye una visión ontológica, por el reconocimiento de la praxis policial como aspecto clave de esa interacción en un entorno dinámico, versátil y cambiante, como es el contexto social donde desarrollan su labor, en un marco de transformaciones sociales, económicas, políticas, entre otras, que se les presente, en la búsqueda del bienestar de la colectividad, donde lo extraordinario se torne cotidiano, como aspecto que permitirá proyectar a los cuerpos policiales en la sociedad en general.

En la medida en que los principios de participación e integración con las comunidades se extiendan más allá de las políticas y normas vigentes, abarcando escenarios sociales, como las familias, instituciones educativas, grupos organizados, la efectividad de la policía será consolidada y con ello, la confiabilidad de los ciudadanos, en un camino que sea recorrido en conjunto, con iniciativas y propuestas en materia de control y prevención de la delincuencia que surjan de una acción conjunta, consensuada y planificada.

REFERENCIAS

Álvarez, G; Jurgenson (2003). Cómo hacer investigación cualitativa. México: Mc Graw Hill

Ander-Egg, E. (2000) Métodos y técnicas de investigación social I. Acerca del Conocimiento y del pensar científico. Buenos Aires: Lumen.

Antillano, A. (2007). La policía venezolana. Desarrollo institucional y perspectivas de reforma al inicio del Tercer Milenio. Ministerio de Interior y Justicia, Venezuela.

Briceño-Leon, R (1998). La policía y su reforma en Venezuela. [Artículo en Línea] Disponible: https://www.redalyc.org/pdf/5526/552656564010.pdf

Briceño-León, R; Avila, O y Camardiel, A. (2009). Inseguridad y violencia en Venezuela –Informe 2008-. [Artículo] Disponible: https://journals.openedition.org/nuevomundo/58920

Brotat, P. (2014). La seguridad urbana: entre la seguridad ciudadana, el civismo y la convivencia en espacios públicos. [Tesis en Línea] Disponible: https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/134667/rbij1de1.pdf?sequence=1

Caldera, R. (2013). De Caraboco al Pacto de Punto Fijo. Caracas: Editorial Libros Mmarcados.

Campoy, P; Chelini, A y Soto, C. (2016). Evaluación de la policía de proximidad en la ciudad de Santa Fe, Argentina. [Tesis en Línea] Disponible:https://revistas.flacsoandes.edu.ec/urvio/article/view/2392/2137

Ceberio, M y Wattzlawick, P. (1998). La construcción del universo. Conceptos introductorios y reflexiones sobre epistemología, Constructivismo y pensamiento sistémico. Buenos Aires: Teseo.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999). Gaceta Oficial N° 5.453 Extraordinaria del 24 de Marzo del 2.000. Caracas. Venezuela.

Corbetta, P. (2003). Metodología y técnicas de investigación social. Madrid. McGraw-Hill

Crotty, M. (2005). Los fundamentos de la investigación social: significado y perspectiva en el proceso de investigación. Barcelona: Sabio.

Durkheim, E. (1979). Educación y Sociología. España: Editorial Popular.

Flick, U (2002). Introducción a la investigación cualitativa. México: Mc Graw Hill.

Gadamer, H. (1975). Verdad y Método. Fundamentos de una hermenéutica filosófica. Salamanca. España: Sígueme.

Galeano, M. (2004). Diseño de proyectos en la investigación cualitativa. Madrid: Fondo editorial Universidad EAFIT

Goetz, J; LeCompte, M. (1988). Etnografía y diseño cualitativo en investigación educativa. México: Morata.

Guba, E.; Lincoln, Y. (1994). Paradigmas en la Investigación cualitativa. Madrid: Tecnos.

Hidalgo, J. (2019). Policía y desarrollo urbano en la ciudad contemporánea, para la Universitat de Barcelona. [Tesis en Línea] Disponible: http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/46387/1/01.JRH_1de6.pdf

Husserl, E. (1979). Invitación a la fenomenología. Barcelona: Paidos Ibérica.

Husserl, E. (1986). La Filosofía como Ciencia Estricta. Buenos Aires, Argentina: Nova.

Jiménez, A; Domínguez, B. (2008).Investigación cualitativa y psicología social crítica. Contra la lógica binaria y la ilusión de la pureza. [Artículo] Disponible: http://www.cge.udg.mx/revistaudg/rug17/3invesigacion.html

Kinicki, A y Kreitner, R. (2003). Comportamiento organizacional. Madrid: Mc Graw Hill.

Muggah, P. (2015). El auge de la seguridad ciudadana en América Latina y el Caribe. [Artículo en Línea] Disponible: https://journals.openedition.org/poldev/2512

Ley del Estatuto de la Función Policial (2009). Gaceta Oficial Nro 5940 Extraordinaria. Caracas, 7 de diciembre de 2009.

Ley Orgánica del servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana (2009). Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nro. 5.940. Caracas, 7 de diciembre de 2009.

Manosalva, S. (2002). La doctrina policial y las cincias policiales. [Artículo] Disponible: https://www.criminalisticaencolombia.files.wordpress.com/123la-doctrina-policial-y-las-ciencias-policiales-jose-j-manosalva-salvador1.pdf

Martínez, M. (2004). Ciencia y arte en la metodología cualitativa. México: Trillas.

Martínez, M. (2013). Plan nacional de vigilancia comunitaria por cuadrantes. [Artículo en Línea] Disponible: http://www.oas.org/es/sap/dgpe/innovacion/banco/ANEXO%20I.%20PNVCC.pdf

Morse J. (2003). Asuntos críticos en los métodos de investigación cualitativa. Alicante: Universidad de Alicante.

Padrón Guillén, J. (2002). El problema de organizar la investigación universtaria. [Artículo en Línea] Disponible: http://padron.entretemas.com.ve/Organiza_IU.pdf

Pinto, R. (2012). Un nuevo modelo de seguridad ciudadana en Latinoamérica. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, octubre 2012, Nro. 14, pp.23-25.

Plan de la Patria 2019-2025 (2019). Hacia la Prosperidad Económica. [Documento] Disponible: http://www.mppp.gob.ve/wp-content/uploads/2019/04/GOE-6.446.pdf [Consulta: 2020, marzo 23]

Platón. "Banquete (Sobre el amor ético). Obras Completas. (Traducción Juan David García Bacca. Presidencia de la República y Universidad Central de Venezuela. Caracas. 1981. P. 129).

Quintero Cordero, A. (2020). Seguridad ciudadana y participación de las comunidades en América Latina. [Artículo] Disponible: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1900-65862020000100005

Rodríguez, S. (2017). Evaluación de la seguridad ciudadana ,las instituciones de prevención, control y justicia penal de la República de Panamá. [Tesis en Línea] Disponible: https://www.redalyc.org/jatsRepo/5526/552656641005/index.html

Rodríguez, G.; Gil, E. y García, M. (2003). Metodología de la Investigación Cualitativa. Málaga: Aljibe.

Rojas, R (2010). El proceso de investigación científica. México: Trillas.

Salazar-Navarro, S. (s/f). La ciencia policial y su relación con la doctrina policial. [Artículo] Disponible: https://www.monografias.com/trabajos96/ciencia-policial-y-su-relacion-doctrina-policial/ciencia-policial-y-su-relacion-doctrina-policial.shtml

Salcedo, A. (2017). Perspectiva de las comunidades desde un enfoque sistémico: Bogotá: Ecosmo.

Salomón, L (2013). El desempeño policial y la satisfacción de la ciudadanía. [Artículo] Disponible: https://pdba.georgetown.edu/Security/citizensecurity/honduras/documentos/desempeno.pdf

Sánchez-Vásquez, A. (1987). Ética y moral. [Artículo en Línea] Disponible: https://sites.google.com/a/unadmexico.mx/desarrollo-humano/1-5-etica-y-moral#:~:text=Adolfo%20S%C3%A1nchez%20V%C3%A1zquez%20clarifica%20la,establece%20esos%20principios%20y%20normas.

Sandín, E. (2003). Investigación cualitativa en educación. Fundamentos y tradiciones. México: McGraw Hill Interamericana.

Sanguino, F. (2015). Elementos para una política de seguridad urbana. Tesis en Línea] Disponible: https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=128692

Sarratud, A. (2012). El verdadero significado del protagonismo de la participación ciudadana en la gestión pública. [Artículo en Línea] Disponible:http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=219014912004

Sirimarco, M (2010). Estudiar la policía. La mirada de las ciencias sociales sobre la institución policial. [Libro] Disponible: https://books.google.com.mx/books?id=p00U6lPQoXAC&printsec=frontcover&dq=polic%C3%ADa&hl=es-19&sa=X&redir_esc=y#v=onepage&q=polic%C3%ADa&f=false

Soto de Vilani, C. (2011). Paradigma, epistemología, ontología y método para la investigación transformadora. [Artículo] Disponible: https://es.scribd.com/document/339761515/Paradigma-Epistemologia-Ontologia-y-Metodo-Para-La-Investigacion-Transformadora

Tamayo y Tamayo, M (2012). El Proceso de Investigación Científica. México: Limusa. Noriega Editores.

Taylor, S., y Bodgan, R. (1974). Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Madrid: Paidós.

Valles, M. (2003). Técnicas cualitativas de investigación social. Madrid, Síntesis.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 990 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: