¡Comuna desde arriba o Comuna desde abajo!

¿De qué lado estás?

"El señorío sobre el esclavo, el poder político y el poder real"

Aristóteles. La Política

"El pueblo es el que genera poder. Esto es un proceso que no se va a lograr en corto plazo, hay que luchar con ese poder que vigila, amenaza en todos lados. Es una lucha histórica que llevará meses, años, nadie puede decirlo. Pero ese es el camino, la llave del éxito, el pueblo. El pueblo es el combustible de la máquina de la historia. La estrategia que estamos definiendo es una línea estratégica de masas, si perdemos esta línea perdemos el norte".

Hugo Chávez. El Libro Azul. 1990

"Si no hay una fuerza organizada y en movimiento, en una dirección determinada por el colectivo, nada habremos hecho".

Hugo Chávez. Habla el Comandante.1998

Comuna o nada…

Hugo Chávez. 2009

La lucha por la emancipación ha dejado por cientos de años sudor, sangre y pellejo, en cientos, en miles, en millones de hombres y mujeres, los descamisados, los parias, los excluidos, los explotados, los oprimidos desde 1789, pero nos antecede los siervos y a éstos los esclavos, que tienen data de más de tres milenios, donde hombres pasaron a ser amos de otros hombres. Los nuevos esclavos no tenemos amos, ni cadenas, ni marcas en nuestros cuerpos, pero la explotación, la enajenación, la alienación siguen haciendo su trabajo, poseer hombres y mujeres, pueblos enteros encadenados bajo la sumisión y subordinación, en un modelo de sociedad, de estado, de leyes, de estructura económica y política, que solo garantizan la perpetuidad y los intereses del gran capital y de las clases dominantes, a través de la propiedad privada, el saqueo, la ignorancia, la división del trabajo, pues solo somos mano de obra y consumidores.

Ahora bien, trataremos de contextualizar con nuestro escrito, al estadounidense Hal Draper, quien escribió en 1960: Las dos almas del Socialismo. Ahí nos dice: "La actual crisis del socialismo es una crisis del significado del socialismo". Este autor hace un recorrido histórico-teórico, desde los precursores del socialismo, pasando por los socialistas utópicos, el socialismo de Estado (fabianistas - revisionistas), incluyendo el socialismo moderno, y los partidos con apellidos socialistas o socialdemócratas, de finales del siglo XIX hasta mediados del siglo xx. El autor nos alerta que a lo largo de la historia de las ideas y de los movimientos socialistas, la fundamental división se da entre Socialismo desde Arriba y Socialismo desde Abajo, este último por cierto lleva como título una de sus obras.

El autor plantea que el Socialismo desde Arriba, es otorgado, por una élite dominante, viene de "la cumbre", "tutela desde arriba" de la súper estructura parlamentaria, donde se ve al pueblo como un rebaño, que debe ser guiado y protegido por el buen pastor. Esta premisa mantiene al pueblo mirando hacia arriba, esperando la anhelada protección.

Pero también nos muestra otra visión un verdadero aporte teórico, el más sólido -El Socialismo Científico- el materialismo histórico y el materialismo dialectico, donde nos vislumbra –el socialismo revolucionario con la democracia revolucionaria-, Marx escribe en 1846 junto a Engels: "democracia y comunismo son la misma cosa". Luego nos señala un camino a tomar por el socialismo: "La emancipación de los trabajadores debe ser obra de los trabajadores mismos" - "tienen que poner la acción de su propio ingenio… una organización de la sociedad inventada por ellos", y cierra el escrito del Manifiesto Comunista (1848). "Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen en cambio, un mundo que ganar". ¡Proletarios de todos los Países Uníos!

El Socialismo desde Abajo, es la autoemancipación "desde abajo", es la lucha para hacerse cargo de su propio destino, como actores y no como objetos o sujetos pacientes benefactores desde arriba.

Estamos en pleno siglo XXI, hemos transitado dos décadas y pareciera que solo el modelo capitalista, la democracia representativa, y los derechos humanos en proclamas, que quedan en papel y no bajo los techos de nuestros pueblos, sigue siendo el horizonte que nos muestra la grandes corporaciones mediáticas, la idea sigue siendo –no hay esperanza, todo está perdido- pero aguas abajo, en las profundidades de nuestros pueblos, insurgen ya no sólo con la palabra, ni el hombre como individuo u objeto, lo sigue haciendo como la historia no los ha enseñado, como los iguales, como colectivo, como organización, con planes, con estrategias, con acciones, ya que las revoluciones nos ha enseñado que los grandes cambios y transformaciones no vendrán de arriba, no están en los credos religiosos, ni en los credos políticos, ni en los templos religiosos ni en los templos políticos, ni en una elite, ni de privilegiados, solo está en la consciencia de los hombres y mujeres que asumen su destino con la historia, con los ideales y valores más humanos; como la igualdad, la solidaridad, la justicia, la soberanía, la independencia, la conciencia de clase y su compromiso real de transformar su realidad esclavizadora y explotadora.

En Venezuela vivimos un proceso revolucionario iniciado a finales del siglo XX, pero que abrió la esperanza y la utopía para el nuevo siglo XXI, nuestro comandante Hugo Chávez, junto a nuestro pueblo lo fue configurando, moldeando, organizando, su principal herramienta -La Constituyente, con ella logró una nueva constitución (CRBV-1999).

"La Constituyente es el poder de un pueblo-, En Venezuela llegamos al fin de una era y hay que buscar abrir la página de otra-, corresponde desatarla, ahí deben ponerse la expresión del nuevo poder constituyente, que debe venir de abajo…".

Su promesa de constituir una democracia bolivariana, participativa y protagónica, se constituyó no solo como precepto constitucional, se convirtió en espíritu, carne y hueso, en organización, en utopías y esperanzas realizables, en colectivo, en lucha, estudio, planificación y trabajo, en debates, consensos y realizaciones…

Chávez lo tenía claro la democracia o es protagónica o no lo es, el rompió el mito de la vieja y aún reformada o nueva democracia, que el movimiento social español lo describiera muy bien, en su falacia: "Yo participo, tú participas, nosotros participamos, vosotros participáis, ellos deciden". El resaltado es nuestro, pues ahí está la génesis de la realidad, o como lo diría Marx -nos enseñan la apariencia, pero no la esencia-, quienes deciden: su majestad, el imperio, el gran capital, las trasnacionales, las clases dominantes, la burocracia, la tecnocracia, las elites de los partidos.

Ahora bien, desde 2006 hasta el 2010, Chávez promovió, creó y aseguró una serie de leyes conocidas como Leyes del Poder Popular, porque su contenido es para la clase de abajo y de adentro, son herramientas-instrumentos para construir lo nuevo, lo bueno, lo transformador. Pero el mismo comandante nos alertaba de las desviaciones, de las omisiones, de los incumplimientos, de los burócratas, de los tecnócratas, de los revisionistas, que maquillan, barnizan, reforman y así poder –hacer cambios, pero mantener el orden de las cosas-, los privilegios, el elitismo, la jerarquía, la dependencia, la subordinación…

El historiador venezolano, Jesús M. Vivas, en varios de sus escritos: –No es país potencia es Comuna o nada…- nos señala el camino, en palabras de Lenin: "La justicia social en el capitalismo es una utopía, perecería si lo intenta. La justicia social en el socialismo tiene que ser la mayor utopía añorada, que debe ser conquistada por el género humano. Tarea revolucionaria, que deben emprender y cumplir los que hasta ahora han sido injustamente tratados. No es un determinismo ontológico. "Sólo el pueblo salva al pueblo".

Luego nos comenta con mayor precisión el camino, y nos dice: "Las COMUNAS puedan ser los enormes espacios DE LOS COMUNES; Topofilia. "Comuna o nada…", pero nos aclara con mayor precisión el accionar en esa gesta heroica por construir colectivamente: "Este proceso de TRANSICIÓN donde "lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer", requiere de consciencia política y mayéutica". Agregaríamos también de una visión integral de la realidad y su complejidad, para abordarla como TOTALIDAD, y no por partes o sectores, ya que el modelo capitalista a través de su lógica y estructura económica permea toda la vida de la sociedad e incluso a la misma naturaleza, la ve como recurso a explotar – expoliar, solo la ganancia, la plusvalía, las riquezas es lo que interesa.

Otro camarada Ayelén Correa, en su escrito: La Comuna creación heroica, nos alerta:

"Con mucha autocrítica tenemos que afrontar que muchas Comunas hoy Registradas, son en realidad, "comunas de papel", que existen solamente en el registro y que no han trascendido a procesos significativos. …Hay que desarrollar el carácter político-ideológico de la Comuna, junto con el nuevo modelo Económico, territorializando el socialismo bolivariano".

Esa alerta debemos considerarla, pues nuestro proceso se ha enfocado más en el registro, el censo, la adecuación, la actualización…, y no, en el verdadero meollo del asunto, -la toma de decisiones en el orden político y económico-, en -la toma de los medios de producción, en el control de los procesos de producción, transformación, comercialización y consumo, en -la cogestión, en la autogestión, en el autogobierno-.

Entendemos que nuestro proceso revolucionario ha vivido; golpes militares- mediáticos, económicos, diplomáticos, salidas, guarimbas, sanciones financieras, comerciales y económicas, también agresiones con campañas difamatorias mediáticas, países satélites del imperialismo y del capital han creado condiciones para vulnerar la soberanía territorial, para apropiarse de recursos de la nación y organizaciones internacionales se han prestado para la saña, el saqueo la violencia y hasta la muerte, la han celebrado, Latinoamérica y el mundo conoció en pleno siglo XXI como puede un vasallo del imperialismo proclamarse como presidente –auto juramentarse- ante cámaras televisivas y de celulares, pues sus amos construyen esas falacias políticas, que solo son sostenidas por sus medios de comunicación. Luego le siguió Bolivia, ya sabemos lo sucedido. Pero también debemos mencionar la corrupción, las desviaciones, las omisiones, de los reformistas, de los burócratas, tecnócratas, desclasados, los aburguesados, que están en las estructuras del Estado, es sus Instituciones y en el Partido, ante ello solo queda un camino, -profundizar la revolución. Comuna o nada… Pero esta debe ser profundizada con el verdadero sujeto histórico revolucionario -El PUEBLO -desde Abajo y desde Adentro-.

La Comuna tiene la demanda histórica y el deber y compromiso de construir lo nuevo, por ello lleva el verdadero apellido o sustantivo -El SOCIALISMO – EL ESTADO COMUNAL SOCIALISTA. Ahí está el camino a construir, lo que nuestro libertador pronunció el 15 de febrero de 1819, en el Congreso de Angostura. Debemos construirlo desde Abajo y desde Adentro.

"El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política".

Luego nuestro comandante lo ideo y lo amplió, en 1990. Escribió en su Libro Azul, lo siguiente:

El modelo de la sociedad original de la Venezuela del siglo XXI está concebido con el criterio de un sistema de gobierno que abra con amplitud ilimitada los espacios necesarios donde los pueblos, la masa popular, se desplieguen creativa y eficazmente, y obtengan el control del poder para tomar las decisiones que afectan su vida diaria y su destino histórico.

En tal sentido, las comunidades, barrios, pueblos y ciudades deben contar con los mecanismos y el poder para regirse por un sistema de autogobierno que les permita decidir acerca de sus asuntos internos por sí mismos, a través de procesos y estructuras generadas en su propio seno.

Es decir, el pueblo debe contar con canales de información suficientes y órganos de decisión en el interior de su anatomía, que le permitan seleccionar sus metas u objetivos, corregir el rumbo hacia ellos, cuando estuviese desviado y, finalmente, producir los cambios en su composición interna, a medida que estos sean requeridos por los procesos históricos.

Como Presidente, como revolucionario, como hombre comprometido con la humanidad, labró el camino de la emancipación, le corresponde al pueblo desde abajo y desde adentro seguir construyendo la esperanza y la utopía. La Patria Socialista. El Estado Comunal Socialista. Comuna o nada…

"Crear las estructuras económicas de índole comunal, que permitan lograr un desarrollo autogestionable, con un sistema de economía de apropiación colectiva de los medios de producción y distribución, instaurando instalaciones de unidades de bienes y servicios comunales, desde Abajo y desde Adentro".

Comunidad de Aprendizaje en Cs. Comunales-Mérida, Venezuela



Esta nota ha sido leída aproximadamente 876 veces.



Néstor Hugo Angulo Araque


Visite el perfil de Néstor Hugo Angulo Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: