Respecto a los países OPEP y la organización comunal

Respecto los países OPEP, el rentismo castiga a la mayoría de sus miembros, por eso en los momentos celebran el aumento del precio: Brent: 69,47$ por barril, sin tomar en cuenta los respectivos descuentos que se aplican de acuerdo al crudo, algunos alcanzan el - 20$ por barril.

La mayor vulnerabilidad de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y que afecta algunos de sus países miembros es, no haber nacido en 1961 con un complejo industrial fabricante de sus propios medios de producción. De haber ocurrido, el rol de estos fuese determinante ante las políticas hegemónicas y distorsionantes aplicadas por algunos actores en el sistema. El desarrollo tecnológico es el factor que determina la subordinación en dicho sistema, hoy geopolítico, geoeconómico y geofinanaciero; mejor dicho: El protagonismo de ENI, Chevron, Texaco , ConocoPhillip, Exxon, Valero, Rofnet, Gaspron, CNPC, Aramco y Reliance entre otras, obedece a que desarrollan sus propias tecnologías dándoles mayor participación en la producción global y por ende mayor fuerza en la conducción de sus políticas con relación al mercado y a otro actor; podemos recordar el verbo de impacto y altura que le generó al presidente Hugo Chávez el hecho de certificar la Faja Petrolífera del Orinoco como la reserva más grande del mundo; ahora, la capacidad de extracción es otra realidad que se patenta en la actualidad y se acentúa con la imposición de un bloqueo; es la dependencia tecnológica sin discusión el factor determinante.

La OPEP puede manejar el 85% de las reservas mundiales sumando a Rusia a la OPEP +, pero la capacidad de extracción esta fuera de ella y allí la dificultad de maniobra para mantener firme a la organización; la producción se ha visto amenazada por el surgimiento de nuevas corrientes, nuevas alianza y rutas petroleras como la alianza entre Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Israel y EE.UU en el 2020 impulsada por Trump. Qatar se retiró en el 2018 de la organización ante amenazas de bloqueo inminente por parte de EE.UU y países aliados en el Golfo Pérsico, su debilidad se fundamentó en la dependencia tecnológica. Se realizó una cumbre de gas en el Cairo - Egipto 2020 donde participaron países OPEP sin consentimiento de la organización cuando se discutió el control sobre grandes yacimientos frente a Grecia e Israel, así, como que las amenazas actuales para controlar recursos y producción obedece al rol que tienen las empresas antes señaladas fabricantes de sus medios de producción. Ecuador, como cualquier país OPEP debe iniciar su proceso económico post petroleros, el sistema capital muta a una fase más agresiva dónde el rentismo encapsula la supervivencia de cualquier actor.

El flagelo actual, la sorpresa ante el reseteo económico global obligó la independencia del crudo en mayor proporción; en el tiempo de pandemia transcurrido aumentó 6 % para superar el 22% la generación energías combinadas, y China, como mayor consumidor actualmente triangula parte de su comercialización y pago con tecnología; quiero decir que el petróleo estará financiado su pago si desde el se apalancan otros desarrollos, que junto al avance de los nuevos instrumentos de pago electrónicos le resta fuerzas al recurso como el elemento que permite mayor fluidez de capitales (dólar) a nivel mundial.

Algunos países OPEP superan los 120 años con el recurso en su subsuelo y aún no fabrican un tornillo para sus refinerías, es allí la vulnerabilidad en cuanto a la participación en el mercado y la preponderancia de su participación en la política internacional.

El incremento actual del precio en el mercado de los hidrocarburos obedece a los nuevos instrumentos de intercambio reconocidos por el FMI que debilita al dólar, por ende aumentan las materias prima, las mismas cotizan en dólares y se requiere más dólares para su adquisición; como el petróleo el resto de los commoditiems. EE.UU. produce el 17% y más de los productos durables de alta rotación para el mercado mundial, con solo estabilizar dicha producción superando el episodio político - económico toma fuerza su moneda ante las demás divisas, a esto obedece las nuevas políticas migratorias de Biden para apalancar la producción y competitividad económica ante China. Si el precio del petróleo pasa la barrera de los 70$ por barril EE.UU inicia nuevamente la producción de esquistos o extracción no convencionales fluctuando el mercado a la baja nuevamente como ocurrió en el 2014 cuando la oferta inundó el mercado y junto a Arabia Saudí cumplir lineamientos llegó a 17$ el barril afectando la cobertura en los costo de producción en varios países por ser dependientes tecnológicamente.

Este enfoque claro nos lleva que debemos ir a la fabricación de medios de producción, restar "dependencia tecnológica" que es el fundamento que toma más auges en las nuevas relaciones Internacionales. Hay que diversificar el aparato productivo y la generación de renta externa diferente al petróleo por el corto tiempo que ofrece su bondad rentista (25 o 30 años más) de no reiniciarse dicho cambio de paradigma económico se condena al actor al subdesarrollo eterno, porque ante el cambio del sistema geoeconómico mundial para las próximas décadas, solo serán actores en órbita a los núcleos de poder, obedeciendo y suministrando recursos 120 años más.

En Venezuela, en el marco de la revolución, la puesta en discusión en el parlamento de la "Ley de Ciudades Comunales" es un paso firme para desarrollar las capacidades de la población organizada, con las potencialidades de su territorio y con las exigencias de su parlamento comunal para la obtención de recursos primarios materiales y financieros: inventar, crear, innovar y partiendo de la fabricación de medios de producción, transformar dichos recursos y generar productos, marcas, patentes e incursionar en los mercados mundiales para la generación de renta diferente a la petrolera. Estas actividades petroleras en nuestros países deben ser el eje transversal para apalancar otros desarrollos con pensamiento evolutivo, expansivo y participativo para los nuevos tiempos. No se debe seguir dependiendo de un aumento del precio de los hidrocarburos para alzar la voz.

Si las petroleras son el eje transversal de nuestras economías fabricaremos las piezas de nuestras refinerías, desde un tornillo, hasta que fabriquemos un taladro y así, si hablemos de producción, de debilidad o fortaleza de la organización.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 860 veces.



Carlos Ellis

Analista internacional

 carlosellis1@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Ellis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: