Los Comuneros, un Movimiento necesario

Debemos ubicarnos en los escenarios precisos, la política es confrontación en todo orden.

Por lo tanto, una de las tareas a desarrollar es resolver el problema de cómo desmontar la capacidad que tiene el enemigo para destruirnos; bajo manipulación, engaños, sometimiento, desarticulación, satanizaciones, entre otros.

El enemigo se mimetiza como "amigo", como conciliador, se oculta, maniobra. Son los que buscan siempre dispersar, atenuar, dividir Movimientos Populares para disminuir su fuerza y poder de acción, de lucha, de supremacía. Los enemigos siempre utilizan los mismos discursos y palabras para sentenciar la crítica, para señalar a los "radicales", para desarticular la defensa de los Grupos Sociales constituidos para oponer resistencia en base a sus intereses colectivos. El enemigo busca evitar que el Pueblo se organice en función del logro de objetivos concretos, reales que le permitan imponer su hegemonía, su poder para incidir en decisiones y participar en la pugna política.

El Movimiento Comunero no solo debe atender las cuestiones de sus Consejos Comunales y de sus Comunas, también debe trascender a las estructuras de mando de gobierno y mando de partido, que se erigen como orden establecido hegemónico del poder político, económico, militar y de control social.

Hoy se deben plantear análisis, debates, reflexiones y conclusiones sobre el epicentro de la batalla; conquistar el Poder. Para ello, primeramente, se debe abordar con total claridad quiénes son Comuneros. La respuesta básica, y en base a las leyes orgánicas del Poder Popular, es que son las personas que habitan un ámbito geográfico determinado, vinculadas por características e intereses comunes; comparten historia, necesidades y potencialidades culturales, económicas, sociales, territoriales y de toda índole, que decidieron en Asamblea de Ciudadanas y Ciudadanos constituirse en Consejo Comunal; célula fundamental de la Comuna, y la Comuna como unidad esencial del Estado Comunal Socialista.

Ahora, más allá de las leyes, son los hechos, lo palpable en pensamiento y práctica política y social del Comunero la procura en la construcción de la nueva sociedad lo que lo ubica en un nivel mucho más alto de responsabilidad, compromiso, desprendimiento, voluntad de hierro para la batalla sociopolítica por lograr formas de organización en la cual el Pueblo ejerza directamente el Poder. Para esto no se requiere, necesariamente, ser solo Vocero o Vocera de un Consejo Comunal o una Comuna, porque Comuneros somos todos los que estamos seguros de que en las manos del Pueblo Organizado y con conciencia el país se enrumbará definitivamente hacía un destino mejor.

¿Cuál es la estrategia para la construcción de la sociedad socialista? Que cada Consejo Comunal posea en germen la vida del Estado Comunal.

Es necesario que desde las bases populares, en Asambleas de Ciudadanas y Ciudadanos, se inicie el Movimiento Comunero con una profunda carga política, como una formación organizada y articulada, en contacto con todos los sectores populares y en concierto con las decisiones que se tomen. Convirtiendo los puntos de cohesión política colectiva en las directrices que conduzcan el propósito del Movimiento, la construcción de un nuevo estado. Pero asumiendo diversos frentes de batalla; las Voceras y los Voceros de los Consejos Comunales y las Comunas deberán mantener el compromiso y responsabilidad para la cual fueron electos en proceso de elección popular dentro de sus organizaciones. Es necesario, es primordial para la lucha en este frente, dar cumplimiento a los objetivos y metas, aprobados por la Asamblea de Ciudadanas y Ciudadanos.

Otro frente de batalla corresponde a las estructuras del Estado Actual, el Poder Constituido. Para esos espacios se debe dar la lucha por infiltrar o colar a las Comuneras y los Comuneros -no voceros-, y que políticamente respondan al Movimiento Comunero, para establecer cabezas de playa, vanguardias que permitan crear masa crítica dentro del estado burgués y capitalista para entablar las discusiones, presiones, impulsos, iniciativas, propuestas sobre los problemas concretos, sobre los obstáculos internos que impiden asumir el Proyecto Socialista en Venezuela, con sus soluciones, con sus mecanismos para resistir y avanzar en la conquista real del poder económico y político por parte del Movimiento Comunero.

Pero no se debe caer en expectativas irreales de triunfo o aparentes avances. Los enemigos intentarán toda artimaña para destruir este tipo de propuestas. Ya ha ocurrido que la traición, los intereses individuales, la falta de coraje para el Poder Colectivo y los vicios terminan con alguna posibilidad que parecía sólida, inclusive algunas personas terminan trabajando en contra. Son tantas las personas que se fueron por la vía del poder y la fuerza que dan los Consejos Comunales, que llegados a los espacios no han rendido ni los frutos ni las cuentas, ¿quién le ha rendido cuentas a las comunidades en su ida a la Asamblea Nacional Constituyente? ¿Quién ha ofrecido un parte, un informe, una explicación a sus comunidades de las enormes expectativas creadas, y defraudadas? Y hasta parecería una especie de ensayo para precisamente bajarle la moral al pueblo y romperle la cohesión posible.

En un posible escenario sobre las elecciones del año 2020 para la Asamblea Nacional, considerando las condiciones objetivas que determina la pugna de las diversas facciones por la hegemonía del poder político, económico, militar y de control social en Venezuela, y para propiciar un debate para ilustración, para alimentar la reflexión y formación; para la comprensión de los fenómenos políticos de que esto no se haga nunca jamás, lo fehaciente, lo prefigurable del resultado final en la Asamblea Nacional es que los partidos hegemónicos, las Facciones de poder burguesas y boliburguesas, en ese artero y fraudulento trato que ofrecen en sus organizaciones a la gente, no tendrá diferencia; impondrán a sus Fichas, a sus lobistas, a sus "políticos" comprables para defender sus feudos y evitar en lo posible cualquier tipo de peligro a sus intereses de clase. Ante esto, debe nacer con fuerza otra opción, otra forma de hacer POLÍTICA, debe nacer el Movimiento Comunero como una vía distinta a lo que ya existe y no nos sirve para nada. Y es que los Partidos hegemónicos se han alejado hace mucho del Pueblo y no cuentan además con Cuadros Formados; presentan un déficit importante.

¡Que nazca un Movimiento Comunero Revolucionario!

 

manueljgomezc@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 384 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter