La construcción de la Comuna

El triunfo de los Panalitos…

El sábado dos de abril, la comunidad de la gigantesca parroquia Miguel Peña, debió quedar asombrada por las marchas que vieron y que venían desde distintos puntos de sur de Valencia, incluso del municipio Guacara, ubicada al oriente de Carabobo. Desde mucho antes del 6D no se veían caminatas de ese tipo por ningún sitio de la entidad, ni siquiera en la campaña electoral cuando el Psuv no fue capaz de hacer una sola concentración de masa. Lo más impresionante de todo aquello fue que la vanguardia de esas caminatas, estaba integrada por niños que expresaban una gran emoción al grito de la consigna "Chávez vive, la patria sigue".

A poco de ser las seis de la tarde, unas 800 personas, de los cuales unos 600 eran niños, se congregaron en la muy conocida Cancha de Ruiz Pineda. Es en realidad un campo de beisbol y el acto era en recordatorio de los dos años del vil asesinato por parte de un Policía Nacional Bolivariano del camarada Jacinto Pacheco, un joven de 25 años a quien los chamos de la comunidad de Ricardo Urriera y sus alrededores, veneraban y respetaban como el padre que nunca han tenido. Es posible que entre esos niños y Jacinto hubiera una especie de interacción, y quizás por ello Jacinto era tan paciente con ellos, porque de allí venía, de un hogar pobre donde el padre nunca existió.

Y Jacinto era, por decirlo de alguna manera, un conserje de la comuna El Panal 2021. El militante 24 horas que jamás decía no y que para cualquier tarea estaba de primero. Quienes lo velamos y quienes lo enterramos, sabemos lo que Jacinto significó, no solo para nosotros como militantes revolucionarios, sino para los niños que allí estuvieron, derramando lágrimas en la esperanza de verlo revivir.

El sábado pasado revivió en las almas de tantos niños que se concentraron en la cancha para disfrutar de una tarde hermosa, llena de significativas señales de que la patria se está sembrando y una luna nueva fue el testigo. Fue el reencuentro con la cultura, con el folclore, con las expresiones de nuestra Venezuela. Fue un acto de chamos para chamos, donde los niños se divirtieron como nunca, rompiendo la cotidianidad de los sábados, de no hacer nada, de ver la estúpida televisión. Comieron frutas, sándwich, tomaron tizana, organizados en Panalitos, recogieron la basura al terminar el acto, los vasos, dejando todo como estaba. Era un acto político donde nunca apareció la política. No hubo un discurso contra el imperio, o contra la oposición, no se habló de socialismo, ni de guerra económica, solo niños actuando para niños y la felicidad era extrema. Se podía ver a Jacinto danzar con los chamos como lo solía hacer, o volar papagayo como lo solía hacer, o encender los fuegos artificiales y reír con los chamos.

No era un acto político, pero lo fue, los niños decían "Chávez vive, la patria sigue". Los cientos de niños decían "Chávez vive, la patria sigue".

Fue una tarea de los Panalitos y la cumplieron. Tal vez no lo saben, pero habían organizado un acto de masas, quizás el más importante acto de masas del chavismo en los últimos cuatro años en Carabobo. Justo allí, cuando el partido y sus aliados le tienen miedo a las masas, los Panalitos lo hicieron… Y ya se sienten comuna: la Comuna El Panal 2021. Justo cuando la delincuencia y los paramilitares se apropian de todo, los Panalitos avanzan en la construcción y en la conquista de sus espacios, para su futuro, para construir el país que quieren, el que sienten que deben construir, donde haya arco iris, unicornios, pegasos, montañas de chocolate, helados de guanábana y ríos de jugo de moringa, donde reír sea casi una obligación y el llanto deba ser colectivo porque uno solo no puede llorar, todos sentirán el mismo dolor.

Y parece mentira que los militantes de una humilde y perseguida comuna, a quienes los funcionarios del Estado hacen un esfuerzo sobre humano por cerrarle las salidas, entiendan el problema político más que los propios entes del gobierno o que el Psuv, o esa cosa amorfa y hueca que se llama el Gran Polo Patriótico –nombre que por cierto debería avergonzarles llevar, porque ni son gran, ni son patriótico. Ante la embestida del enemigo, la batalla debe darse en la calle, no con la violencia, sino con la demostración de fuerza, con las jornadas de ventas de alimentos casa por casa, con los operativos de ventas de alimentos para asistir a la gente en sus necesidades más ingentes, con la solidaridad expresada para asistir a los más necesitados en momentos de crisis. Entendieron con claridad el mensaje de Chávez "solo el pueblo salva al pueblo". Alejados de la burocracia, de angustias pequeñoburguesas y de aspiraciones individualistas, llevan en su corazón la frase que le dijera Jacinto a este cronista: "No quiero nada para mí, pero si hacemos la revolución me lo habrán dado todo".

La Comuna trascendió, tal como lo soñó Jacinto cuando me dijo: "estos chamos Olmos, van a hacer la revolución". Los Panalitos ya son una estructura donde cientos de niños se congregan para hacer tareas, jugar, aprender disciplina, estudiar y trabajar por sus comunidades. Ya hay bailarines, cantantes, pintores, periodistas, cuenta cuentos, músicos, conversadores. Están aprendiendo que las cosas se deben ganar y que todo se debe compartir en colectivo, con amigos y con la comunidad. Es el gen de todo, es el principio de todo. En un país donde nada sirve, aparecen las reservas morales, el recordatorio de que hay una patria por construir.

Los panalitos en esencia son la semilla de la que crecerá el árbol del futuro.

Caminito de hormigas…

María Corina está desesperada buscando un puente que la lleve hasta la MUD. Nadie quiere serlo… Sigue el ascenso de Alejandro Feo La Cruz hacia su candidatura como gobernador de Carabobo. Ahora es el jefe de Voluntad Popular… Imagínense si el Ipasme es un elefante blanco que se rige por unos estatutos de 1959… Por qué Pdval Carabobo tiene 20 toneladas de café desde hace un mes y nadie dice nada. ¿Van a esperar que se pudran?... El CNP Carabobo le prestó la sede a Primero Justicia para un acto político. Me supongo que sus directivos no pueden argüir ahora que no son políticos, ni que son opositores. Cuando las cosas se confunden es muy grave. Político y periodista no es lo mismo… Deltaven Carabobo construyó un bunker en el edifico que está detrás del Camoruco. ¿Cuánto costó? ¿Era necesario? ¿Es necesario que en plena crisis de energía, tangan todas las luces prendidas?... Por cierto, quién dijo que los cubanos sabían de minería. ¿Qué hacen en el arco minero?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1537 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Rodríguez Olmos

Rafael Rodríguez Olmos

Más artículos de este autor