Otra vez el candidatazo sin atributos

El ciudadano Radonski es un buen candidato, quizá el mejor, es un candidatazo diría Teodoro, pues tiene las cualidades deseadas por el pequeño grupo de titiriteros interesados que lo promueve para la presidencia de Venezuela. Su mejor cualidad es que carece de inteligencia. Es un tipo puro cuerpo, pura masa, con un cerebro repleto de nada: huesos y carnes no más. Una masa sin talento, sin pensamiento propio, sin autonomía de juicio, sin criterio particular. Una masa cuyo comportamiento es meramente operativo, instintivo, respondiente. En fin, el candidatazo es un hombre sin atributos, por esto es un buen candidato. En el supuesto negado de una victoria electoral suya, será manipulado a su antojo por quienes lo promueven. Será Radonski quien mejor defenderá los intereses de los viejos dueños de la nación, del grupito de los Amos del Valle, esos que pretenden retomar el poder que perdieron en 1999. Gobernará entonces Radonski con los funcionarios que designen estos; y gobernará el candidatazo de manera tal que en los primeros días restablecerá las “relaciones carnales” (esclavas) de Venezuela con gobierno y empresas norteamericanas; firmará en las primeras de cambio el ALCA; romperá rápido las relaciones de Venezuela con Cuba; venderá a empresarios extranjeros las empresas básicas de Guayana, PDVSA, el Banco de Venezuela, la CANTV, la electricidad, etc; designará en cargos ministeriales a intelectuales aliados del gran capital foráneo, como: Moisés Naím, Miguel Rodríguez, Ricardo Hausmann, Luis Giusti, Carlos Blanco; enviará a los oficiales de las fuerzas armadas venezolanas a recibir entrenamiento en centros de adiestramiento usamericanos; apoyará la invasión que la OTAN tiene prevista contra Siria; eliminará el SENIAT y los tributos pagados por las empresas de los oligarcas; destruirá el actual sistema de seguridad social; cerrará la Universidad Bolivariana y las misiones educativas; eliminará PDVAL, Abastos Bicentenario y MERCAL; la Misión Vivienda no recibirá un céntimo más; hará de los organismos policiales venezolanos unos ejércitos de ocupación para reprimir las protestas de la población nacional. Esa es una pequeña parte del libreto aprendido por el candidatazo, un libreto que nos regresará a lo mismo, eso que instauraron en el pasado venezolano los gobiernos del Pacto de Punto Fijo, un pasado de oprobio, de ruindad, de miseria, de desesperanza, de ranchos y hambre para las grandes mayorías venezolanas. Hacia este tenebroso pretérito es a donde nos conduce en verdad ese mal llamado “Autobús del Progreso”, un progreso que no es tal pues va en retroceso, nos conduce hacia atrás, hacia el regreso.

Lo convenido entre Radonski y sus dueños es que no hará nada que sea contrario a los intereses de estos. Y él cumplirá al pié de la letra su palabra. La cumplirá pues sabe bien que es una nulidad sin sus dueños. De manera que cómo gobernante asumirá la misma actitud del deudor agradecido, del deudor que retribuye sin miramientos la deuda contraída; su actitud será la del siervo que cumple sin chistar los mandados de su señor, del esclavo que lame la mano de su amo; en fin, será el susodicho un mero operario del plan de gobierno que le elaboraron en Washington.

De su condición genuflexa no tenemos dudas, pues muchas evidencias ha dejado en el camino andado. El 11 de abril de 2002, por ejemplo, se fue a la Embajada de Cuba con los empleados de su alcaldía a invadir ese recinto y sacar de allí a un “peligroso comunista”, Diosdado Cabello, escondido en ese lugar; luego embistió hacia la morada del Ministro Rodríguez Chacín para sacarlo de allí y entregárselo a una patota de furibundos desalmados que casi linchan al indefenso hombre; más tarde se dirigió, junto a los policías de su alcaldía, a la vivienda del diputado Tarek William Saab, a quien sacaron por la fuerza, esposado, y lanzaron en un calabozo de la Metropolitana. Cumplido entonces tan “patriótica, valiente y noble misión” se fue a Venevisión, junto a los demás dirigentes de su partido, “La Injusticia Primero”, a dar muestras de adhesión a la breve dictadura de Carmona Estanga, a informar al país sobre la decisión de los diputados de su organización de renunciar a la Asamblea Nacional, y a solicitar la disolución de todos los poderes públicos del gobierno que intentaban derrocar. Es de destacar que importantes dirigentes de ese partido “La Injusticia Primero”, estuvieron en Miraflores ese día 12 de abril de 2002, celebrando la toma de posesión del Dictador Estanga, ocasión que aprovecharon para firmar el documento de adhesión a la dictadura, documento que llamaron luego la “lista de asistencia”. Por supuesto, el candidatazo estuvo de acuerdo con todos los desmanes cometidos esos tres días por los golpistas, entre los cuales destacaron por su odioso y cobarde desempeño, los dirigentes del partido que lo postula hoy para la presidencia.


En lo que respecta a su vaciedad intelectual, eso lo corrobora a cada rato él mismo con su propio verbo, un verbo a todas luces superficial, lleno de lugares comunes y muletillas. Son muy comunes ya sus “metidas de pata”: dice soapara en vez de Zapoara; pronuncia Coquivacoa en lugar de Chivacoa; ante pregunta de los periodistas acerca de sus libros leídos en tiempos recientes no puede identificar ninguno. Respecto a temas cruciales de interés nacional e internacional se muestra incapaz de analizarlos, de profundizar en ellos, de desmenuzarlos, por esto cuando habla únicamente describe: “las calles están sucias”; “las carreteras tienen muchos huecos”; “la comida está muy cara”; “en las cárceles mueren numerosos presos”, “el gobierno está regalando el petróleo”, etc. Por supuesto, asegura que él resolverá estos y los demás problemas del país, pero no dice cómo lo hará, incluso promete resolverlos en apenas un año.

Para contrarrestar las críticas a sus carencias intelectuales afirma que es un hombre de acción. Con el problema de que su hacer no depende de su pensar. En su caso su hacer no es propiamente suyo, pues él hace lo que le dicen que haga. En diciembre de 2005 le ordenaron a su partido que retirara a sus candidatos de los comicios para la Asamblea Nacional y de inmediato fue al CNE y los retiró; el “señor embajador” le sugiere que visite el norte y se va raudo a Miami a buscar dinero, libreto, y postrarse ante la Clinton; Uribe le ofrece enseñarlo a cometer fechorías electorales y acude presuroso a Bogotá a recibir el entrenamiento de este bandido; los sionistas de Israel le ponen el Mossad a la orden y presto se reúne con estos matones; le dicen que busque unos votos en los barrios y de inmediato va a subir los cerros de Caracas; que critique a Ahmadinejad y suelta pestes; que enmudezca ante Obama y las numerosas guerras que el ejército norteamericano acomete contra varios pueblos del oriente medio y enmudece; le indican que copie las maneras del presidente Chávez y entonces se pone a besar doñitas y a cerrar sus breves discursos bendiciendo a los asistentes; le ordenan que trate de vestirse de pueblo y entonces se monta por vez primera en el Metro de Caracas. Así son las cosas con este tipo. Sin duda que es el mejor candidato, el mejor candidato de los pocos económicamente ricos, pero el peor candidato para los muchos económicamente pobres que hoy están dejando de serlo. La buena noticia para los venezolanos es que el candidatazo de la burguesía y del imperialismo yanqui perderá las lecciones del próximo 14 de abril, pues Nicolás Maduro, el mejor alumno de Hugo Chávez, el candidato de los patriotas y revolucionarios saldrá victorioso en este próximo evento electoral del 14 de abril, y continuará ejecutando, en la silla de Miraflores, el programa de gobierno, popular, nacionalista, antiimperialista, justiciero y democrático que disfrutamos los venezolanos desde 1999.


siglanz53@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1283 veces.



Sigfrido Lanz Delgado


Visite el perfil de Sigfrido Lanz Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: