África se estaría separando lo que originaría el nacimiento de un nuevo océano

La separación del continente africano originaría un nuevo océano

La separación del continente africano originaría un nuevo océano

Credito: Agencias

Según unos científicos África se estaría separando y posiblemente se podría uno parar en el sitio exacto de dicha separación, un área que se sostiene sobre tres placas tectónicas, lo cual también crearía un nuevo océano dentro de millones de años.

La prueba de este complejo proceso geológico lo conforma una gran grieta de 35 millas de largo (por lo menos, 56 kilómetros) que se encuentra en el desierto de Etiopía, que fue originada en 2005. Por otro lado hay mediciones satelitales que están ayudando a los expertos a poder comprender mejor este proceso de transición.

Ubicada en la región de Afar, dentro de los límites de las placas tectónicas nubia, somalí y árabe hace que este sea un lugar único para estudiar, que permite comprender mucho mejor distintos y complejos procesos tectónicos.

En cuanto a la formación de un nuevo océano, llevaría por lo menos entre 5 y 10 millones de años para su aparción. Como ejemplo, se podría poner estos casos que durante los últimos 30 millones de años, la placa árabe se fue separando de África, fenómeno geológico que creó el mar Rojo y el golfo de Adén.

Una de las hipótesis científicas es que la causa de que el continente de África se esté separando sea que una enorme columna de rocas sobrecalentadas están elevando el manto debajo de África Oriental lo que podría estar causando la grieta.

Indica Ken Macdonald, geofísico marino y profesor emérito de la Universidad de California "Con los instrumentos GPS, es posible medir tasas de movimiento de hasta unos pocos milímetros por año", y añade que la investigación de campo no ha sido nada sencilla.

Por otra parte, Cynthia Ebinger, geofísica de la Universidad Tulane de Nueva Orleans, a cargo de diversas campañas de investigación en la región de Afar, describe que la ciudad más calurosa de la superficie de la Tierra está aquí y sin embargo tiene habitantes: "Las temperaturas diurnas a menudo alcanzan los 130 grados Fahrenheit (54.4 grados centígrados), mientras que en la noche son de 95 grados (35 grados centígrados)". Ella piensa que la presión acumulada por el aumento de magma podría estar desencadenando los complejos eventos en esta región de Afar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5315 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter