Guyana trabaja en una hoja de ruta para volverse un Estado verde

29/03- En 2008, el entonces presidente de Guyana, Bharrat Jagdeo, creó dentro del Ministerio de la Presidencia, la Oficina de Cambio Climático, volviéndose así el primer país de la región en hacerlo. Un año después, también introdujo la visión de forjar una nueva economía baja en carbono en esta nación caribeña.

La visión de Jagdeo se tradujo en una estrategia nacional, como se describe en la Estrategia de Desarrollo baja en Carbono (LCDS, en inglés), después de un año de revisión y consultas en el país, además de los insumos de las negociaciones climáticas en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El propósito de la estrategia persigue dos objetivos: transformar la economía de Guyana a fin de lograr un mayor desarrollo económico y social para la población siguiendo un camino de bajas emisiones de carbono; y suministrar un modelo al mundo de cómo atender el cambio climático mediante un desarrollo con bajas emisiones contaminantes en los países en desarrollo, si la comunidad internacional toma las acciones colectivas necesarias, en especial en lo que respecta a la REDD+ (Reducción de las Emisiones de la Deforestación y la Degradación de Bosques).

La directora de la Oficina de Cambio Climático, Janeel Chirstian, dijo a IPS que esta sigue cumpliendo su mandato a pesar del cambio de administración.

“Comenzamos el proceso de preparación de nuestra política nacional de cambio climático”, indicó Christian.

“Terminamos el trabajo sobre la Acción Nacional de Mitigación Apropiada para Reverdecer las Ciudades”, añadió en entrevista con IPS.

Janelle Christian, head of the Office of Climate Change in Guyana. Credit: Desmond Brown/IPS
Janelle Christian, directora de la Oficina de Cambio Climático de Guyana. Crédito: Desmond Brown/IPS.

IPS: ¿Qué hace el gobierno para desarrollar estrategias de cambio climático?

JANELLE CHRISTIAN: Cuando el gobierno cambió en 2015, el nuevo se sumó a la visión de que Guyana se convirtiera en un Estado verde; y desde hace dos años, el Departamento de Ambiente trabaja para elaborar la Estrategia de Desarrollo de un Estado Verde.

La iniciativa apunta a un desarrollo con pocas emisiones de carbono en todos los sectores de la economía.

Cuando se compara con la LCDS, que apunta a nuestro aporte a la mitigación a través de una buena gestión de nuestros recursos forestales, la Estrategia de Desarrollo del Estado Verde busca promover lo que comenzamos con la LCDS, pero también apunta a maximizar nuestro potencial en materia de energías renovables a través de un abanico de las oportunidades disponibles en ese terreno, y también garantizar que nuestro futuro desarrollo, pues avanzamos como país, nos asegure que perseguimos un desarrollo con pocas emisiones de carbono.

IPS: ¿Cuáles son las diferencias entre las estrategias y planes que se desarrollan con el presidente David Granger en comparación con los de la administración de Jagdeo?

JC: Hemos trabajado, y seguimos haciéndolo, revisando y, en algunos casos, revisando algunas de nuestras estrategias existentes para que estén alineadas con la nueva visión.

En lo que hemos estado trabajando, en especial con apoyo de muchos de nuestros socios multilaterales, comenzamos el proceso de preparación de nuestra política nacional de cambio climático.

Estamos en proceso de revisar nuestra estrategia de resiliencia climática y el plan de acción, y el resultado será el Plan Nacional de Adaptación (NAP), alineado con los principales pilares de la Estrategia de Desarrollo del Estado Verde.

Terminamos el trabajo en la Acción Nacional sobre Mitigación Apropiada para Reverdecer las Ciudades. También completamos nuestra Evaluación de Necesidades Tecnológicas.

IPS: ¿Quiénes son los socios para el desarrollo con los que trabajan para lanzar los proyectos?

JC: En gran medida, trabajamos con las instalaciones globales existentes para la movilización de fondos para el clima para no solo atender algunos de los vacíos y fortalecer algunos de nuestros programas existentes, sino movilizar recursos para las iniciativas específicas de un sector.

Nos hemos involucrado mucho con el Fondo Verde para el Clima (FVC) y logramos movilizar lo que se llama ayuda para la preparación.

El primero que implementamos es lo que se llama fortalecimiento de Autoridades Nacionales Designadas, a través del FVC y eso fue con el Centro para el Cambio Climático de la Comunidad del Caribe y ese trabajo se concluyó. La experiencia realmente marcó el camino para una mayor participación y cómo nos vinculamos con el FVC.

Desde entonces, trabajamos de forma exitosa con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y pudimos movilizar algunos recursos, en especial a través del FVC, otra vez concentrándonos en preparar el sector agrícola y también trabajar para desarrollar una propuesta conceptual a fin de remitir al FVC para un apoyo a la inversión al sector dada su prioridad.

Recibimos aviso de aprobación del FVC para la ayuda a la preparación para nuestro sector energético, la mayor parte en materia de energía renovable y también al sector privado. Porque sabemos que una solución climática necesita tanto inversiones públicas como privadas.

IPS: ¿Qué otras iniciativas tienen en materia de adaptación y mitigación?

JC: Trabajamos para apoyar la visión del presidente para (la ciudad de) Bartica, identificada como modelo para reverdecer la ciudad. Y recién terminamos todos los estudios de datos básicos necesarios para Bartica, mientras nos disponemos a planificar e identificar inversiones específicas para la comunidad.

IPS: De aquí en más, ¿cuáles diría que son los principales desafíos que afrontan Guyana y otros países en desarrollo en la lucha contra el cambio climático?

JC: Apoyo… Hablan de los ricos ayudando a los que están en desarrollo. Y cuando mencionamos ese apoyo, hablamos de recursos económicos, que es el mayor desafío, porque esas intervenciones para la adaptación y la incrementación de nuestra resiliencia requieren mucha inversión. Entonces, fondos. Si bien dirán que hay muchos mecanismos financieros para el clima, destrabar esos recursos es un desafío en sí mismo. Entonces, la capacidad del país de comprender los sistemas, las modalidades, poder elaborar las propuestas que serán exitosas y que podrán aprobarse, eso permite la implementación.

Entonces, fondos, y luego la capacidad del país para destrabar esos fondos o la capacidad de tener un conjunto de habilidades adecuadas en áreas especializadas y, por supuesto, también necesitamos tecnología.

Por supuesto, la tecnología requiere, una vez más, dinero. Pero aun cuando tienen apoyo técnico para desplegar la tecnología, una vez más, tiene que poder usar esa tecnología de forma correcta.

Entonces como país, debes garantizar que tienes el componente de sostenibilidad en los sistemas nacionales para poder incorporarlos como parte de sus operaciones a largo plazo. Esas son las principales cosas que diría para países como los nuestros. ¿Cómo toma una decisión cuando tiene fondos limitados para hacer frente a las realidades frente a sus ojos?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3006 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /pachamama/n340045.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO