Algo podrido se asoma por Altamira de Cáceres

Decimos que amamos a las flores, pero las arrancamos. Decimos que amamos a los árboles, pero los derribamos. Y la gente todavía se pregunta por qué algunos tienen miedo cuando se les dice que son amados. (Anónimo).

En el pie de monte andino, entre Barinas y Mérida, más precisamente a unos 20 minutos de Barinitas y unos 50 minutos de Santo Domingo, se encuentra un lindo pueblito llamado Altamira de Cáceres. Tierra de poetas, intelectuales y de gente sencilla. Fue fundada el 30 de Junio de 1577 por el capitán genocida español Juan Andrés Varela, quien fue el encargado de acabar con distintas tribus en estos poblados

Después de 444 años pareciera que el espíritu de colonizador genocida recorre nuevamente esta población, no para extinguir directamente a los pobladores, sino que con olor a sangre, cruz y sotana arremeten, los nuevos Juan Andrés con el párroco a la cabeza contra la naturaleza y de borrón y cuenta nueva derribaron un frondosa árbol de caoba, en la plaza Bolívar, especie que está en veda y que había sido plantado hace más de cincuenta años El sacerdote y sus sequitos de la congregación argüían que el árbol estaba atentando con dios y sus iglesia, contraviniendo la Encíclica Papal Laudato Sí que fue presentada el 18 de junio de 2015 por el el Papa Francisco de la iglesia Católica Romana, dio a conocer la Encíclica “ Laudato Si” (Alabado sea el creador), tomado del Cántico de las Criaturas de San Francisco de Asís, reconocido como el patrono de la Ecología. Esta Carta Magisterial, representa un llamado de atención no solo a los cristianos católicos, sino a todos sin importar credo religioso o raza, pues es el llamado a recordar que este planeta es el único que habitamos, es el único que tenemos y que nuestra permanencia en él como humanidad, depende de cuánto lo respetemos y cuidemos. Cuestión que el cura hizo caso omiso como buen anticristico que es.

En este sentido, la tala fue hecha premeditadamente, pues como se explica que después de derribado, fue cortado en tablones para uso de carpintería. Las buenas o malas lenguas expresaron a soto voces que dicha madera ya estaba comercializada..

Hay que expresar que esta tala fue autorizada por el Coronel Genadio Leal, quien "finge" de director regional del Ministerio del Poder Popular de Ecosocialismo en el estado Barinas, y no se sabe con qué argumentos autorizó dicho permiso. A lo mejor escucho la voz de dios que le decía que ese árbol era una mina de dólares y el muchacho confundido cedió. Pero también ha concedido el mismo Coronel autorización para talar otros árboles en la misma parroquia, específicamente en el sector el Potrerito, donde varias especies han sido cortadas, según el relato de los vecinos que con evidencias denunciaban dicho ecocidio

Y para enmendar la cagada, el Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo en Barinas donó cien plantas, me imagino para hacerle un pesebre alrededor donde otrora se levantaba el imponente árbol que era el símbolo de la Plaza y que hoy con tristeza, amargura y desesperanza muchos pobladores recordaran con nostalgia, rabia y dolor y otros celebrarán como Nerón tocando la lira, y viendo las llamas destruir gran parte de Roma.

Finalmente, expreso lo que dijo Mikhail Gorbachev: "Para mí, la naturaleza es sagrada; los árboles son mis templos y los bosques son mis catedrales".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1401 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas