La ciudad comunal del Ávila, un cuento mal contado

Si la idea de Maduro apunta a hacer de los galipanences que ya están instalados y arraigados en su comunidad una "Ciudad Comunal", es decir, que se rijan con ciertas normas "comunales" de poder popular y organización popular, estoy de acuerdo. Pero si la idea es construir, o urbanizar Galipán con edificios o casas de nuevos "colonos", NO, no estoy de acuerdo. Las razones son obvias. El Parque, el cerro, la montaña, no puede ser colonizada…más de lo que ha sido colonizada hasta ahora. Afortunadamente todavía hay por ahí una Ley que protege al parque y a los galipanences.

Galipán ha sido, desde años atrás, una especie de "cabeza de paya" del capitalismo, apoyada o justificada en leyes verdaderamente ambientalistas. Venezuela es uno de los países en el mundo que más parques naturales tiene protegidos como patrimonios universales y patrimonios nacionales protegidos y que más ha violado las leyes. Es por eso que el presidente Maduro, respecto a su deseo-declaración de hacer en el Ávila la primera "ciudad comunal" de Venezuela debe explicarla bien. Su "idea" no ha sido explicada con detalles.

Hace mucho años (30 o 40) el banquero ladrón (y valga la redundancia) Gorrondona se hizo "Guarda Parques", y, como una vieja ley permitía que estos "guarda parques" tuvieran viviendas en su sitio de trabajo – es decir, "el parque" –, se hizo una casa inmensa, construyó una vía asfaltada hasta la entrada a su casa de "guarda parque", a la cual le construyó un ventanal panorámico que se puede ver desde la Cota mil, e, irónicamente o más bien cínicamente, a decir de algunos visitantes incidentales de la mansión, les hizo sus pisos de madera con cortes de colosales árboles talados, no se sabe de qué selvas. Aparte de este caso extravagante, cada familia rica de Caracas cuenta, correlativa a sus mansiones del Country, con su "casa de Galipán". La comunidad campesina de Galipán desde hace mucho ha sido flanqueada poco a poco con enormes casas de millonarios. Quizás sean estos los que ahora se quejan de que se las "rayen" con posibles urbanismos de misión vivienda, lo que igual sería una desgracia y una estupidez por lo amenazaría la conservación del Parque, por eso la idea de la ciudad comunal en Galipán debe ser explicada con más detalles, para ver qué se traen con esto, qué hay detrás de todo esto.

Nuestra sospecha es que detrás hay la intención de convertir a Galipán en una atracción turística, una especie de extensión del casino del hotel Humboldt.

¿Qué es una ciudad comunal? Según la Ley, "La Ciudad Comunal se constituye por iniciativa popular a través de la agregación de Comunas urbanas, rurales e indígenas, atendiendo a las diversas dinámicas funcionales y geohistóricas y de contigüidad espacial del sistema de agregación comunal."( Art. 4 de la Ley de las ciudades comunales). La primera falla que tiene la idea de Maduro (de convertir a Galipán en la primera ciudad comunal del país) está en lo compulsiva que es, lo arbitraria, lo inconsulta, pues es un decreto o deseo presidencial, que, si hasta ahora no ha sido formal, sigue siendo una arbitrariedad y va contra la misma ley que ellos mismos se inventaron. La misma ley dice que una comuna y una ciudad comunal se "constituyen por iniciativa propia", es decir, ninguna comunidad está obligada a convertirse en ciudad comunal, si no muestra ningún interés en ello, si sus miembros se sienten bien con lo que tienen, con "cómo funciona" su comunidad. La comunidad tiene todo el derecho de impedir esa decisión ejecutiva. Prevalecerá entonces el espíritu socialista, el cual no existe, por encima de la ley.

Pero yendo más al fondo, Galipán, en términos reales reproduce las mismas diferencias de clases, en cierto modo, preexistentes en Caracas: campesinos, pequeños propietarios y grandes propietarios con "viviendas de placer", las cuales solo tienen en común a Galipán. Las relaciones sociales de producción, por decirlo de una manera más abstracta, siguen siendo las mismas y las diferencias de clases también, y las condiciones de vida y los intereses de clase son distintos ¿Cómo sería esta ciudad comunal? ¿Igualitaria o sería una excusa para reproducir, en un gran negocio turístico, el mismo país desigual en el cual, "aquí y ahora", vivimos? ¿Cómo se cumplirían los objetivos descritos en el Art.1 de la ley?, "Artículo 1. La presente Ley tiene por objeto establecer las normas que regulan la constitución, conformación, organización y funcionamiento de las Ciudades Comunales, como instancia territorial y política del sistema de agregación comunal, donde los ciudadanos y ciudadanas fomentan los valores necesarios para la construcción del socialismo, …"

"Los valores necesarios para la construcción del socialismo" no se decretan, se hacen en las prácticas sociales y políticas. Y si de algo adolecen nuestros representantes en el gobierno ha sido de estos valores, así como sus políticas públicas, sus discursos, sus leyes emblemáticas (las de Maduro) Si hay algo que no se ha promovido en estos 7 u 8 años ha sido el socialismo. Al contrario se estimula la pasividad y la pobreza con los clap y lo bonos limosnas; las soluciones egoístas e individualistas con los llamados "emprendimientos", que no son otra cosa que escuelas de capitalistas; se privatiza el país, junto a las propiedades del Estado: tierras, empresas básicas, extensiones naturales y parques nacionales; se ofertan pueblos enteros para ser convertidos en zonas especiales de diversión turísticas y "maquilas". Una cosa son las ideas, otra las Leyes, otra las imposiciones ejecutivas a través de decretos, y otras las prácticas políticas reales. Y otra cosa es la voluntad de hacer coincidir ideas con leyes con prácticas políticas. Hasta ahora para el madurismo, las leyes y las declaraciones solo les ha servido como excusa para imponernos lo que les dicta la arbitrariedad y el provecho personal. La excusa del socialismo para imponer ejecutivamente una "ciudad comunal" (como lo han hecho con las zonas especiales, entregar concesiones mineras, nuestra industria petrolera…) en una comunidad que dudo mucho que lo haya solicitado, ¡ese es el documento que hay que ver! Pero, nos hemos amoldado a la impunidad, de tal manera que todo, ideas, leyes, caprichos, arbitrariedades, negocios, es un amasijo marrón indefinido.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1401 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas