Increíbles soluciones propuestas... Pandemias... Crecimiento de población mundial...

La actual hoja de ruta de nuestro pandémico Universo

La única solución para salvar el planeta tierra de la destrucción, es la reducción del crecimiento poblacional humano que ha sobrepasado los límites que puede soportar nuestra gigantesca nave espacial.

Se han sugerido las siguientes alternativas para tal fin:

1- Control para reducir la tasa de natalidad; máximo dos hijos por pareja. Esterilización.

2.- Interrupción libre y voluntaria del embarazo. Potestad femenina con ciertos límites de moral y ética.

3.- Interrupción del embarazo por violación en menores. Potestad compartida de padres/adultos responsables de la menor. Aplican ciertos límites.

4- Establecer un máximo de años de vida para el ser humano.(*)

5- Liberar las restricciones sobre la eutanasia.

6- Producir pandemias hasta lograr una disminución sustancial de la población mundial que no continúe destruyendo el planeta con su presencia y consumo irracional e indiscriminado de los recursos naturales.

(*) Punto 4. ¿Quiere decir que algunos seres humanos se creen con derecho de decidir hasta qué edad pueden vivir sus congéneres, y de alguna forma limitar su tiempo de permanencia en la tierra?.

Christine Lagarde, estando al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI), hace unos años, soltó la siguiente perla:

"Los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía mundial. Tenemos que hacer algo y ya"

Por su parte el economista español José Viñals, siendo Jefe del Fondo Monetario Internacional, reclamó entre otras medidas, que:

"Se recorten las prestaciones y se retrase la edad de jubilación ante el riesgo de que la gente viva más de lo esperado y se caiga en lo que los economistas llaman riesgo de longevidad".

Para completar el trío, en 2.012 el ministro responsable del área económica del Japón, Taro Aso, uno de los políticos más ricos de Japón, pidió a los ancianos del país que:

"Se den prisa en morir para que de esta manera el Estado no tenga que pagar por su atención médica"

Otras personalidades del mundo actual, se han pronunciado también como simpatizantes de la propuesta de reducir o mitigar, como dicen ahora, el crecimiento poblacional mundial aplicando medidas drásticas inhumanas.

Por su parte, Bill Gates, simpatizante también de estas medidas extremas, vaticinó en 2015 que el mundo no estaba listo para la próxima epidemia agregando que:

"Si algo ha de matar a más de Diez millones (10.000.000) de personas en las próximas décadas, probablemente será un virus muy infeccioso más que una guerra"

Y más recientemente el 28/02/2020, en medio de la actual pandemia escribe en su blog un artículo titulado:

"Cómo responder a COVID-19, y cómo prepararse para la próxima epidemia también".

Alguien ha dicho que:

"Analizando lo que ha escrito Bill Gates sobre el tema, no es difícil demostrar que el COVID-19 es una invención humana, una modificación genética hecha por personal al servicio de instituciones bajo el control de gobiernos y sector militar, de compañías transnacionales, especialmente en la rama de la farmacéutica, todas ellas trabajando con absoluta claridad con el fin de crear armas biológicas, lo que significa que estamos en presencia de un crimen de lesa humanidad".

Crecimiento exponencial de la población mundial.

La población mundial tardó 127 años en duplicarse de mil millones a dos mil millones. Desde 1960, hasta nuestros días, la población mundial ha crecido alrededor de mil millones cada trece años.

Se calcula que el número de seres humanos actualmente sobre el planeta, es de Siete mil Seiscientos millones (7.600.000.000).

Los expertos dicen que el número ideal de habitantes sobre la tierra debería estar entre 500 y 800 millones de humanos.

¿Puede la Tierra soportar de forma indefinida el "exceso de peso", el uso y consumo irracional y desmedido de sus recursos naturales, la destrucción de sus riquezas, la desaparición forzada de especies animales?

¿Qué pasará si no hacemos nada para controlar el futuro crecimiento demográfico y el uso indiscriminado excesivo de sus recursos? Estas preguntas, complejas y urgentes, están relacionadas con la ecología, la política y la ética.

Al ritmo actual, se prevé que en 2023 la población mundial alcance los ocho mil millones, con lo cual el tiempo de duplicación habrá sido de 49 años y se espera que en 2100 si no antes, la población del planeta, se estabilice entre los diez y doce mil millones de habitantes.

Lejos de constituir una buena expectativa, esta estabilización sería el síntoma de una dura y amarga realidad biológica: La "capacidad de carga" de la Tierra para soportar y/o dar cabida a la población humana que muere de forma prematura, por inanición y por enfermedades, igualará o nivelará la tasa de natalidad que para ese entonces exista.

Lo anterior solo en cuanto se refiere al exceso de población sin mencionar los irremplazables recursos y riquezas naturales que, para esa fecha, habrá consumido, destruido o contaminado el ser humano, tales como los acuíferos, los casquetes polares, los suelos fértiles, los bosques, la pesca y los océanos, entre muchos otros más.

Serán las generaciones futuras las encargadas de manejar y resolver estas situaciones, ya nosotros es muy poco o nada lo que podemos hacer. Personalmente me conformaría con salir con vida de este atolladero pandémico en el cual nos encontramos en este momento.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 417 veces.



Roque Julio Rivera


Visite el perfil de Roque Julio Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roque Julio Rivera

Roque Julio Rivera

Más artículos de este autor