Movimientos populares actuarán enérgicamente en defensa de la salud, a nivel legal, de contraloría social y con acciones de movilización

Denuncian “Plan Guarimba de los Medicamentos” y grave amenaza de sabotaje a la salud

AIPO y colectivos de la Asamblea Popular Permanente de Caracas denuncian a sectores de la derecha y de la contrarrevolución como responsables de un plan conspirativo y “guarimbero” para provocar el desabastecimiento de medicamentos y reventar una crisis en la salud pública. Están faltando principalmente, insulina, medicamentos para diálisis, medicamentos para enfermedades perniciosas, crónicas y terminales, vacunas, utensilios y aparatos médicos, muchos de los cuales estarían siendo transferidos ilegalmente a clínicas privadas.

De manera similar a lo que está ocurriendo con ciertos rubros esenciales del abastecimiento de alimentos, el plan está siendo orquestado por sectores de oposición, con auspicio de la contrarrevolución internacional, informa AIPO. El problema se viene manifestando desde hace algún tiempo y ya fue señalado por esta organización en el año 2006.

La situación de desabastecimiento de medicamentos es parte del complot montado en el sector salud, al que se sumaría también, como otra fase, una presunta renuncia masiva de médicos, que estaría siendo preparada para los próximos días. AIPO advierte que serán denunciados penalmente si llegan a cumplir con esa agenda. La acción desestabilizadora sería acompañada por la renuncia de 400 anestesiólogos, que según los informes de inteligencia social, ya habrían sido contratados en un país de Europa.

Esta denuncia está siendo investigada por AIPO, con la colaboración de movimientos populares y organizaciones que ejercen la contraloría social en el área de salud, para proceder en las instancias pertinentes. Tampoco es mera casualidad que se dejen vacantes los cursos para doctorados.

Expone AIPO que, tomando en cuenta que ningún funcionario público puede agavillarse en contra del Estado y la sociedad, perjudicando a la salud del pueblo en función de intereses particulares y ambiciones de poder, esta organización anticorrupción y de inteligencia popular, actuará desde ya para que se tomen todas las medidas preventivas y caiga todo el peso de la ley sobre los instigadores y ejecutores de este plan.

Aclara AIPO que reconoce el derecho que tienen los médicos, profesionales y trabajadores de la salud, como ciudadanos, de efectuar protestas por sus reivindicaciones o reclamos y en pro de un mejor funcionamiento del sistema de salud, pero les indica que para ellos deben usar las instancias legales, en vez de recurrir a acciones con fines políticos que tienen por objeto causar malestar en la población, ya que eso sería prestarse a “políticas de guerra” que constituyen una “traición a la patria”.

Una vocera de AIPO manifestó su asombro frente a la actitud de los organismos gremiales de los médicos, que no denuncian a los sectores que según la fuente estarían detrás de esta conspiración, tales como la Federación Farmacéutica Venezolana, los distribuidores y detallistas de medicamentos, las cámaras de fabricantes, los decanos de las facultades de medicina, los decanos de las facultad de farmacia y operadores que se encuentran en el MDSD.

Para considerar esta situación, AIPO hace referencia al marco legal del abastecimiento de los medicamentos, ya que en Venezuela existe una ley que regula el universo de los
medicamentos, dispuesta en la Gaceta Oficial Nº 37.006 de fecha 3 de agosto de 2000 ("Ley de medicamentos"). En su Artículo 1° contempla que esta Ley regulará todo lo relacionado con la política farmacéutica a los fines de asegurar la disponibilidad de medicamentos eficaces, seguros y de calidad, así como su accesibilidad y uso racional para todos los sectores de la población "en el marco de una política nacional de salud". En su Artículo 2°, señala que entre los objetivos de esta Ley están: Facilitar el acceso de los medicamentos a toda la población, con prioridad para lo requerido según los indicadores de mortalidad prevalecientes en el país y garantizar el abastecimiento de medicamentos esenciales y genéricos en los establecimientos de salud. Estos artículos hablan por sí solos. La ley prenombrada, contiene la figura de un Consejo Nacional del Medicamento, que aparentemente no existe, o quizás algo peor, nadie conoce los nombres de los miembros que lo constituyen; lo que definitivamente no implica, que dejen de ser responsables de sus obligaciones legales, sociales y políticas.

El Capítulo III Del Consejo Nacional del Medicamento establece en su Artículo 16 la creación del Consejo Nacional del Medicamento (CONMED), con carácter permanente y que tendrá como objeto: a) Asesorar al Ejecutivo Nacional en todos los aspectos relacionados con los programas y acciones que se desarrollen dentro del marco de la política nacional de medicamentos. b) Evaluar de manera permanente dichos programas y acciones en función de logros y resultados y proponer los ajustes y correctivos necesarios para el cabal cumplimiento de los objetivos propuestos. El Artículo 17 dispone que: El Consejo Nacional de Medicamentos estará constituido por: El Ministro de Salud y Desarrollo Social, o la persona que él designe; dos representantes del Ministerio de Producción y Comercio; el Director de Drogas, Medicamentos y cosméticos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social; el Presidente del Instituto Nacional de Higiene o la persona que él designe; un representante de núcleo de Decanos de las facultades de Medicina; un representante de núcleo de Decanos de las Facultad de Farmacia; el Director General del Servicio Autónomo de elaboraciones farmacéuticas (SEFAR) del Ministerio de Salud y Desarrollo Social; un representante de la Federación Farmacéutica Venezolana; un representante de las Cámaras de fabricantes, distribuidores y detallistas de medicamentos.

Afirma AIPO que, estos diez “presuntos” miembros permanentes del “semi clandestino” Consejo, cuatro de los cuales son del MSDS, así como los miembros del sector privado (el representante de la Federación Farmacéutica Venezolana y el de la Cámara de Fabricantes, Distribuciones y Detallistas de Medicamentos, en especial, van a tener que dar más explicaciones sobre esta nueva “guarimba” 2008, al igual que los miembros de pertenecientes a las instancias de las Universidades.

Las organizaciones populares de contraloría social, vinculadas con AIPO, se están preparando para que quienes incurran en delitos "lesa humanidad" comparezcan ante la Ley para asumir su responsabilidad, y anuncian que los movimientos populares han de accionar en defensa de la salud “al precio que sea”, tanto con los recursos legales como a través de la movilización de los ciudadanos.

También denuncian que hay un ex-ministro, cuyo nombre no citaron, e incluso miembros de la Asamblea, que tendrían conexiones con esta conspiración, con el interés de utilizar los hilos del poder para continuar con los negocios de los medicamentos y avanzar planes privatizadores dentro de la salud pública, a contra flecha del proceso revolucionario y de la perspectiva socialista.

Frente a la situación y al peligro descrito, hacen un llamado de alerta al pueblo para que cuide y vigile sus hospitales; que donde se vea alguna anormalidad se haga rápidamente la denuncia. Se están organizando jornadas de auditoría de hospitales, para localizar medicamentos acaparados. Para la recepción de las denuncias han habilitado el correo electrónico karacas2008@gmail.com y el teléfono 0212-5640356.

 

 

Vea denuncias anteriores: En Defensa de los Enfermos Terminales, Crónicos y Perniciosos (II)  





Esta nota ha sido leída aproximadamente 9857 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/n108286.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO