Ruralidades

Ahora el "no es no" es contra los niños

En artículo anterior señalamos el origen, de público conocimiento además, de la criminal campaña contra la estabilidad emocional de los niños y niñas venezolanos. No de los que nacen en cuna “de oro”, que no por ello dejan de ser niños. Pero sí que sus padres los aíslan de las campañas perversas que ellos mismos  programan. 

A propósito, una remembranza del episodio de una vieja película. Un señor millonario hace un alto en un costoso agasajo para preguntarle a la niñera si había alimentado al bebé. Al “sí” de la “mucama”, esta le adicionó: “…con uno de esos frasquitos (compota) que usted fabrica”. A lo que el empresario reaccionó con furia: “¡no me  le des esa porquería a mi hijo!”. 

Ahora a lo que íbamos. Sabemos que ante la dificultad que demuestran los asiduos mirones de Globovisión para discernir las monsergas políticas, no sólo de ese canal, también de RCTV, no les queda otra alternativa que, ante cualquier interrogación sensata, contestar “amuñuñao” y con respuesta sibilina como esa de “no es no”. O cuando se ven obligados a razonar, lo hacen con un “porque sí”. 

Lo del “no es no” anterior se les evaporó más rápido que ¡ya! Se infiere que,  ni ellos mismos recordarán el porqué y para qué, de esa babosada insulsa, con el perdón de Insulsa.  

Hace muy pocos días vimos y oímos por televisión, a un abuelo con cara y semblante de adeco que paseaba con su adorado nieto disfrutando (ambos) de la frescura de uno de esos parques remodelados. A la pregunta reporteril de si creía que este gobierno le quitaría “la Patria Potestad” a los padres, contestó: “sí lo creo, sí”. A la repregunta porqué, sin detenerse: “Porque si”. Agregó a distancia: “de éste rrrégimen creo todo”. 

No sabemos qué quiso decir el coetáneo abuelo con ese “todo”. Pero con “todo” y la duda, sin embargo, esperamos que siga disfrutando de los felices paseos con su nietecito por los reverdecidos parques de la revolución, seguro que Hugo Chávez no le quitará la querencia. Aun cuando sabemos de adecos que se niegan a transitar por el puente Orinoquia porque “lo hizo Chávez”. 

Precisamente, de esas grandes y pequeñas obras, es de lo que se ocupa Hugo Chávez Frías, Presidente. Chávez, más bien abunda en la información de los proyectos. Sus programaciones, con el asesoramiento de Giordani y aprobación del gabinete ministerial, pasan al conocimiento del pueblo. El barinés es pueblo. Fue niño veguero, como él mismo lo dice. Se ríen con sarcasmo los burgueses porque adora a los niños como a sus nietos. 

No se le ha escuchado al presidente ninguna mala querencia contra los hombres del futuro, mucho menos esa disociadora maldita de quitarles la “Patria Potestad” a los padres cuando mas los necesitan. Un presidente como  Chávez que mas bien le reclama a la camarada Erika Farias cuando ve a un niño desvalido y deambulando por las calles; que, como Jesucristo, pide que los niños lleguen para acariciarlos. Y que, para los enfermitos, construyó el Cardiológico “Gilberto Rodríguez Ochoa”, que no es poca cosa. Ese Hugo Chávez. 

A este hombre, paisanos y paisanas venezolanos que por ahora no quieren el socialismo en Venezuela ni a Chávez en Miraflores; ¿es del que ustedes creen que le quitará la alegría a los niños y niñas venezolanos? 

No les den la respuesta a los que estamos conscientes en cuanto a la farsa y criminal campaña. Dénsela a los del capitalismo, como padres adinerados, para que cojan cámaras, entre estas la de Globovisión y registren el “éxodo” de temporadistas millonarios, para luego decir que en ese “éxodo” aspavientazo, “… están emigrando los niños y niñas con sus padres por miedo a Chávez”. 

Nosotros nos ocuparemos, con el 7% de los medios de comunicación de la verdad, en desmentir esa campaña perversa e insidiosa. Criminal, porque ataca lo más sensible y apreciado de los venezolanos y de la gente humanista del mundo entero: los niños y las niñas, que no merecen lo que denunció una madre israelí, Nurit Peled: “…quisiera dedicar mi discurso a Miriam Rabán… de Gaza, cuyos 5 hijos fueron asesinados por los soldados israelíes cuando recogían fresas en el fresal familiar…”. Soldados de la misma secta de Ravell. ¿Valdría un comentario de Globovisión? 

Patria, Socialismo o barbarie. 

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1307 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor