Esas truculencias de Ismael

Es que Ismael García tiene cachazas. Desde que abandonó el barco de la revolución, no da pie con bola. Juraba y perjuraba que sería fiel a los designios de los cambios que Chávez ha profesado, pero no aguantó dos pedidas. Ismael García manejó poder en las instancias gubernamentales desde que Chávez ganó en el 98. Recomendó un gentío y no tenía ningún recato para que familiares y amigos abordaran, con notable ineficacia, algunos importantes escritorios y despachos gubernamentales.

El presidente le confió en épocas del referéndum presidencial, la coordinación del comando político en contrapeso a la recolección de firmas de la oposición. Y hasta última hora decía atorrantemente, que esas firmas no se lograrían. Vaya embuste. Las firmas fueron logradas para mal de su agrado y se dio el referéndum que catapultó a Chávez y la revolución hacia sus mejores índices de popularidad. En esos tiempos, Ismael ya empezaba a hacer travesuras de insidia contra revolucionaria. Su incómoda y tétrica pose cuando se dieron los resultados de las firmas, con el acato del presidente, acusaban ya una personalidad desgastada temprano y un hombre proclive a abandonar también temprano la causa que empujaba los cambios. Era como si en ese Comando Zamora lo hubiera dejado todo, sin ni siquiera haber abonado nada. Por eso está solo hoy.

Casi acogotado por la blasfemia. Si tenía un sórdido apoyo del llamado Nuevo Tiempo y sus precarios conmilitones, ya esa tenue luz empieza a extinguirse con la estampida del filósofo del Zulia y sus mochilas de dinero hacia el Perú. Mala hora para Ismael. La revolución no hace retaliación porque sería negarse a si misma, pero si ve siempre segura con estupor, la desbandada de quienes la traicionan. Cualquier cosa entre las actuaciones de Ismael es criticable. Y ahora lanza la bomba en Falcón de que el país esta a punto de convulsionar. Miren que profético es.

El hombre no parece haberse dado cuenta que este país tiene ya diez años con grandes convulsiones tratando de expulsar el empacho que le ha producido la indigestión de una sociedad calamitosa caracterizada por la exclusión y por factores políticos que como el Podemos de Ismael, ya casi no queda nada.

n_lacruz@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1341 veces.



Neri la Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: