¡Desmantelando a la Oposición!

La Enmienda y La Reforma

Los dirigentes del Oposicionismo, tratan de confundir a la opinión pública nacional, aseverando que “ya a la Reforma se le dijo que no”, y con la consigna “no es no”, el Oposicionismo hace gala de un desconocimiento doloso de la Constitución Bolivariana, ya que hay diferencias sustanciales políticas, jurídicas y constitucionales, entre la propuesta de Enmienda y la que hubo en la Reforma.

El contenido de la Enmienda, lo que propone es la posibilidad de postularse a la reelección, a todos los titulares de cargos de elección popular, manteniéndose el mismo período en todos ellos, mientras que en la Reforma, la posibilidad de reelección estaba dirigida única y exclusivamente a la figura presidencial y se ampliaba el período a 7 años.

Adicionalmente, en la propuesta de Reforma, el artículo sobre la posibilidad de reelección, representaba aproximadamente el 1,6% del bloque de 69 artículos de la Reforma, cuya columna vertebral no era más que, el desarrollo constitucional del Poder Popular o de los consejos comunales, que fue sobre lo que real y solapadamente, se contrapuso el Oposicionismo en el 2007.

Lo primero que hay que tener claro, para entender por qué el proceso de enmienda es plenamente constitucional, es que nuestra Carta Magna, provee al pueblo soberano de 3 figuras, herramientas o instrumentos, para ser modificada, establecidos en los artículos 340, 342 y 347, estos son: La enmienda, la reforma y la Asamblea Nacional Constituyente.

La Reforma, tiene por objeto la modificación o revisión parcial o sustancial de la Constitución, sin que llegue a cambiarse sus principios fundamentales (primeros 9 artículos), ni su estructura (reorganización de títulos y capítulos). Como conforme a ello, se sometieron a referéndum los 69 artículos en el 2007.

La Enmienda, tiene por objeto la adición o agregación, y modificación o corrección, de uno o varios artículos puntuales de la Constitución, tal como en este momento se plantea, para generar la posibilidad de que los titulares de cargos de elección popular, puedan postularse sin restricciones a los eventos electorales, para que sea el pueblo en ejercicio de su soberanía, quien los ratifique o les dé por terminado su mandato.

Y la Asamblea Nacional Constituyente, tiene fundamentalmente por objeto la de redactar un nuevo ordenamiento constitucional o refundar la República.

Cada una de estas 3 figuras constitucionales: Enmienda, Reforma y Asamblea Nacional Constituyente, tienen 3 aspectos vitales a objeto de su aplicación:

Son Definidas: Cada una de ellas posee un propio concepto y procedimiento, consagrados en articulados separados de la Constitución.

Son Distintas: Cada de una de ellas tiene una aplicación diferente, pudiendo ser utilizadas de acuerdo a la necesidad política e histórica del momento.

No son excluyentes entre sí: Es decir, así como se empleó la reforma en el 2007 y la enmienda ahora en el 2009, perfectamente y de acuerdo al momento político determinado, pudiera ser convocada una Asamblea Nacional Constituyente, dentro de un mismo período Constitucional.

La Constitución, prohíbe que se emplee la figura de la reforma 2 veces, dentro del mismo período constitucional, pero en modo alguno, impide la implementación de la enmienda e incluso de la Asamblea Nacional Constituyente, de acuerdo al momento político determinado dentro del mismo período Constitucional.

josegbaenac@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4404 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a71793.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO