Mezerhane ¿El Kissinger prófugo?

El turquito se va con el turco atrás, pero hasta ahí mismito. Parece que ya por esos archipiélagos caribeños, se encuentra el drogadicto Orlando Urdaneta con su fusil de la potente mira telescópica. Pero como el títere mayamero del “filosofo” Rosales ya no coje mínimo, le va a hacer entrega al turquito mil millonario de tan potente arma, pues al Kissinger, que fue de Maripérez, todavía no le tiembla el pulso ni tiene la vista sancochada, aún. Presuntamente lo comprobó contra el fiscal de la dignidad Danilo Anderson. ¿Lo dejarán salir los tribunales?

Se va, se va, de manera de tener el camino libre, desde donde no lo pillen, para hacer contacto con sus curruñas fariseos internacionales, como son el fascista español José María Aznar, el pataruco mexicano Vicente Fox, quienes con Bush, se la tienen jurada al Presidente de todos los venezolanos Hugo Chavez Frías, y de paso sacar de este parapeteado mundo a ese férreo luchador por los desposeídos que es José Vicente Rangel, para que no siga denunciando la barbarie cometida por los forajidos mandantes del ahora “…Kissinger prófugo”, si es que ya se fugó en cumplimiento del juramento pronunciado cuando dijo a los cuatro vientos (y no hay libertad de expresión) que regresará pronto, cuando desaparezca Chávez.

Y dice uno acá: ¿Es el Gobierno de Chavez, reconfirmado por la inmensa mayoría del pueblo venezolano tantas veces consultado, quien empuja a los verdaderos terroristas para que se vayan del país? Si así fuera, ellos que sí son los asesinos; que se rasgan sin pudor ni vergüenza las vestiduras, con su SIP a la vanguardia, que escandalizan hasta la estridencia, antipatriotas como Patricia Peleo, con su “general” González-gon…; Carmona el breve, el también asesino Alfredo Peña y los otros doce que por ahí andan, estarían pagando sus crímenes en las cárceles venezolanas al lado de los mas pendejos y de las mas pendejas.

Pero no. Ellos no pagan cana. Prefieren la “heroicidad” de “írsele” a Chavez, antes que escuchar el juicio de los venezolanos. Es que para esto se necesita vergüenza y entereza para el mea culpa. Y como en la Casa Blanca, por ahora, no existen esas cualidades, mucho menos en el Miami de los apátridas, entonces los fariseos de estos lares se sienten como pez en el agua al lado de Posada Carriles, actual medallero (¡sorpreeesa!) del yahveriano de acá, parecido también a Kissinger. Es decir, Raúl Isaías Baduell. Sí el mismo modosito con su Yahvé.

Una advertencia. Lo de Kissinger no pasa de señalarle a los apátridas, con pretensiones pinochetistas, la convicción y claridad de estos pueblos, después del asesinato de Salvador Allende, en cuanto a que con solo un intento más de magnicidio en Venezuela, o en cualquier país de este continente suramericano y caribeño, no les va a salir muy barato. Quizás ellos están concientes de ello. Por eso se van a tomar posiciones a distancia, con la mira telescópica del huele piedra Orlando Urdaneta, a quien el traficante del maletín con los 800 verdes, le subvenciona el equilibrio. Es que son vecinos y se comunican en maracucho filosófico. No impide que el gordo del maletín se haya fugado de las praderas de La Victoria, alero del también “topo a todo” Ismael García.

De todas maneras, no obstante el cómo le llegaron tan abundosos dinerillos al kissinger de allá para asesinar a Salvador Allende; y cómo obtuvo el turco Mezzerhane la fortuna con la que pretende (presuntamente) financiar un magnicidio, es nuestro deber, como socialistas y bolivarianos, alertar a los probables cómplices de los riesgos que corren en un país que despertó hace mucho tiempo.


Patria, Socialismo o barbarie. ¡Venceremos!.


*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2142 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor