El prospecto Andrés Puppio lanza contra la Contraloría

En Venezuela hay gente que se ha hecho famosa a la hora de lanzar algo, tenemos lanzadores muy buenos en el béisbol de aquí y en las Grandes Ligas, si nos damos un paseo por el “Brígido Iriarte” veremos a excelentes atletas lanzando jabalinas, martillos y discos, en la playa observamos a niños, jóvenes y adultos lanzando “frisbees” con una destreza digna de un campeonato mundial de este curioso disco, allende los mares los australianos son expertos en el lanzamiento del boomerag, se dice que los andaluces son inmejorables en el lanzamiento de piropos a cuanta dama se les cruce en el camino y hasta aquellos pecadores que nuestro Señor Jesucristo conminó a lanzar la primera piedra, uno de ellos pudo ser famoso pues automáticamente quedaría libre de pecado con semejante tiro.

Cualquier tipo de lanzamiento puede hacerte famoso o quedarte para siempre en el anonimato, todo depende de la habilidad que tengas con el objeto arrojado.

De las filas del minúsculo grupo de los “estudiantes sifrinos” ha salido un nuevo y novedoso lanzador, discípulo de Leopoldito López, alter ego de Julito Borges, alto pana de Ocariz, alumno mimado del filósofo del Zulia, se trata nada más y nada menos que de Andrés Puppio el mejor “lanzador de mierda” que haya parido madre alguna. Ser reconocido por el “hecho histórico” de haber tenido la valentía de disparar todo un arsenal de excremento a las puertas de la Contraloría es de una gran magnitud. Nosotros simples mortales, vemos con asombro cómo este experto tirador, mezcla de gorila fascista con heces fecales, hizo gala de su mejor disparo, de su más sublime idea, de su más excelsa obra (¿obrando?) al parecer siguiendo el ejemplo de aquellos sus grandes maestros: aquellos justicieros que soltaron el famoso cochino en la Asamblea Nacional, digno y edificante ejemplo que él debía emular. Pero aquí el alumno superó a sus maestros, nos deja un ejemplo para la posteridad, una clase magistral con la cual expuso a la quemazón las dos neuronas que todavía le funcionan, quién quita que algún día aprovechando este momento de gloria funde un grupo musical o de cualquier índole con el alegórico nombre de: “Andrés Puppio y sus pupuces”.

Todo lo escrito parece chanza pero no, esto es más serio de lo que parece, es el fascismo en su más alta expresión, es el gorilismo de los militares que desaparecieron a miles de personas en el Cono Sur, es el desorbitado odio de los prefectos de la media luna Boliviana hacia la masa indígena, es el enconado odio del aquelarre de Plaza Altamira, es el odio perpetuo de los genocidas de los Balcanes, es el odio que llevó a Hitler a la masacre de judíos, es el odio inacabable del Estado de Israel hacia el pueblo Palestino, en fin, es la suma de todos los odios del fascismo internacional.

Por ello estamos en la obligación de salirle al paso a estos “lanzadores de odio” y defender con amor, con pasión, y verdadera fe a esta revolución y sus instituciones que como la Contraloría y su Contralor dan un paso al frente y utilizan a sus mejores lanzadores de ideas y alcanzar el noble proyecto del ¡Socialismo!

Enfrentemos con humildad y firmeza a estos sinvergüenzas antes que nos dejen la patria convertida en un reguero de mierda, a ellos los debemos arrinconar en su basurero de la historia, sabemos que son una minoría, metámoslos en su redil y librémonos de su hediondez.

msilva69@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1771 veces.



Manolo Silva

Comunicador comunitario

 manolitosilva27053052@gmail.com

Visite el perfil de Manolo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: