Miquilena el paladin de palo

Más embustero que una romana de pardillo, como dicen mis paisanos campesinos de la época del “joven” (89 años) que puso a “mascar” el agua al Contralor Russian, nuestro camarada que sí sabe de la barbarie de adecos y copeyanos, y de los subterfugios de los bandidos de la cuarta república para adueñarse del repele que dejaban los gringos y de los que también asimiló el don corleone, que alguna vez pidió que lo enrolaran como presidiario de excepción para acercar sus orejas diabólicas y de la insidia hasta el rincón del pundonor y la valentía revolucionaria.

Tronco e´vaina la que ese, sí anciano, le hubiera echado a la revolución venezolana si Chávez no se hubiera percatado (todavía a tiempo) de la zancadilla que le estaba ensamblando ese “padre” de las luchas en siete plazas. Sí, hábil todavía el zancadillero anciano, hasta que el Presidente le detectó la costura madejada desde antaño. Veamos las casualidades coincidentes:

Primera plaza. Cuando el gran Arístides Bastidas, joven, luchaba junto a sus padres en San Pablo (Yaracuy) por la redención del campesinado, don corleone, joven, “cantaba” las rutas de la línea autobusera ARC, allá en la ciudad de los bacones Arcaya de Coro.

Segunda plaza. Cuando el humanista de San Pablo, Yaracuy, atenuaba los tormentos de los enfermos atendidos por el médico Ramos Calles, coincidió en Caracas con don corleone, colector de autobús, de esos que subían hasta el Hospital, quien voceaba hasta los oídos del chofer: “tres que suben y dos que bajan” (uno para cada bolsillo).

Tercera plaza. El coriano colector, de dormir en la unidad (ni por esto se sensibilizó) liderizó en comandita el arribismo sindical de los patoteros de San Juan. Paralelismo puro, pus. Y en cayapa contra el desprevenido.

Cuarta plaza. Se metió por los palos, como cualquier asomado, hasta los órganos del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Aprovechó la trayectoria de lucha obrerista. Metió sus fichas quienes, con el adeco Ramón Quijada, provocaron que el gobierno de Medina disolviera el movimiento. De aquí, al propio Partido Comunista, al que partió en dos.

Quinta plaza. Expulsado de todas partes, se recostó de Jóvito Villalba, a quien encajonó como el “cadáver insepulto” que dijo Romulón. Y averiguables: primero, la muerte de Alirio Ugarte Pelayo, hermano del comunista Argimiro Gabaldón, muerto (Alirio) por un pistoletazo en la cabeza, desde la ventana de su oficina. Y la misteriosa muerte de Juan Arcia, “murachí”. Don corleone sabe de quién se trata.

Y como las siete plazas no caben en este espacio, dejaremos una para el misterio. La séptima, es la de haber llegado a Chávez. No sabemos cómo, pero algún día nos enteraremos. La franqueza del Camarada Presidente no nos hará quedar en ascuas. Sí, en ascuas a nosotros que tragamos grueso cada vez que ese monstruo sonreía para sus entrañas, cuando aquel Chávez nos lo presentaba como su segundo orientador. Era que, para uno, tipos así no merecen ni el quinto lugar como rectores de la vida de un ser humano. Mucho menos el segundo puesto como consejero que, en todo caso, en cuanto al Presidente Chávez se refiere, por nuestra parte se lo conferimos a Fidel Castro.

Para finalizar este recuento, no nos queda otra opción que dejarles a la desmesurada oposición llena de odio contra Hugo Chávez, la rectoría del personaje descrito. Esa será la moral contra las leyes del Presidente y con la que se salvará (yo te aviso) a los inhabilitados.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos!!

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1600 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor