El dilema ético de William Ojeda

“Sóngoro cosongo”

Nicolás Guillen


Como era de esperarse, ¡no fuistes p’al baile!, eres tan predecible que por culpa tuya estoy atrasado en la entrega de esto que pretende ser un artículo para “La Hojilla” y por supuesto para los lectores de Aporrea.

Me armé de paciencia y hasta última hora del domingo esperé tu “decisión compleja” y, ¡no me pelé! ¡Declinaste ante Ocariz!, “los factores de poder marcados por la arrogancia” pudieron más que tu carácter tan arrecho con el cual ibas a imponer tu “mano dura” de ser electo alcalde del Municipio Sucre.

En tu página Web al comienzo, está el motivo principal de el porque la derecha que te ensalzó te dio el dulce y te lo quitó en el momento que le vino en gana.

Dice en tu currículo textualmente: “Hijo de la maestra Juana”, dicho sea de paso, debe ser una excelsa y abnegada madre, formadora de juventudes, pero a Ravell, Granier, Dody, Bobolongo, Andrés Mata y a toda la oligarquía eso le importa un carajo, para ellos sus mejores representantes deben ser hijos de señoronas encopetadas de esas que juegan te canasta en el Country o al menos hijos de advenedizas pequeño burguesas que vivan en Altamira o en cualquier urbanización del este caraqueño.

Además, entre tú y el sifrinito que te birló la candidatura hay diferencias que los lacayos oligarcas toman muy en cuenta a la hora de sus preferencias, conoces desde “tus vivencias al municipio”, ¡Petare puaff!, el se crió en una urbanización y estudió primaria y secundaria por lo menos en el Loyola, continuar en la UCAB con pasantía en los “yunais” debió ser su rutina de vida. Tu piel ante ellos te delata, algo oscuro y demasiado indio para sus gustos.

Para nada te sirvieron los tres minutos de gloria que, junto a Ruben Dario Romero en la esquina L y 23 de La Habana , hiciste aquella pantomima ridícula con la seguridad que el “régimen comunista” no te iba a tocar ni con el pétalo de una rosa y venir aquí a dártelas de héroe. Igualmente en el Teresa Carreño cuando fuiste a provocar a la “marea roja” a sabiendas que los revolucionarios no actúan como los desquiciados guarimberos de la oposición. No te sirvió el manido recurso de volver a recordarles en tu artículo del viernes 18 en Últimas Noticias, la autoría de ese bodrio llamado “Cuanto Vale un Juez” no te sirvió ningún argumento, quedaste como la guayabera.

No te quieren y tú allí, con todo y tu “Magíster en Desarrollo”, tú allí, a la espera de la limosna que te ofrecerá en un supuesto negado de ganar las elecciones Ocariz, el puesto que te vendría como anillo al dedo: Comandante de la Policía para que tus antiguos vecinos de las barriadas de Petare sientan lo que quiere decir tu eslogan de “Mano Dura”, será el momento ideal para descargar toda tu furia y complejos y pagar con ellos las ganas que tienes de entrarle a coñazos a Ravell.

Por último se me ocurre hacer contigo una apuesta; si en Venezuela existe la justicia, Leopoldito López debe ser inhabilitado, allí se te abre la oportunidad de que tu seas candidato para Alcalde Mayor por Globovisión, RCTV y la podrida oligarquía devenidos en partidos políticos, ¡a que no vas p´al baile!.


msilva69@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2762 veces.



Manolo Silva

Comunicador comunitario

 manolitosilva27053052@gmail.com

Visite el perfil de Manolo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: