...los traidores de entonces pisotearon la gesta y entregaron fronteras al otro imperio

Nuestras Fronteras Globales

No son lo mismo que las globables, como le gusta al dueño de globovision y, con mayor regusto, a su testaferro Alberto Federico Ravell. Tampoco como las “sin fronteras” atractivas para los cizañeros y cobardes correlones, quienes aplauden las mentiras cien veces dichas por el anticristo de CNN y de la pantalla golpista de La Florida, auspiciadora esta de la intentona de magnicidio paraco del Daktari.

De las globales nuestras, se encargaron de reglar nuestros originarios para mancomunar solidaridad. Socialismos del puro, pues. En cambio para la cizaña las globables y “sin fronteras”, con inciso en el talmud, la biblia de los judíos, se apoderó Yahvé, coetáneo de los originarios pero avaro; “Dios” de Baduell; cerebro de aquella guerra “justa” cuando, con sus esbirros y verdugo, degolló hombres, mujeres y niños en pleno sueño de media noche en tierras de Egipto, después de saltar la frontera desde el país de Israel ¡Vaya guerra justa!.

Nuestro Libertador Simón Bolívar escuchó al Redentor allá en Monte Sagrado; cruzó fronteras, sí, pero para expulsar invasores extraterritoriales que acogotaron a 5 repúblicas hermanas. Pero los traidores de entonces, parturientos de los actuales, mataron a los Libertadores, pisotearon la gesta y entregaron fronteras al otro imperio, de quien los pueblos de esta parte del continente estamos rescatando con sangre, sudor y lágrimas, en beneficio de la solidaridad, la justicia y la paz, a pesar de Uribe y sus paracos, hienas amamantadas por la familia Bush.

Lamentable para los seres humanos es que los traidores no acaban de morir. Y peor aún, es que no mueren porque están bien sustentados con lo que el imperio le roba a otros pueblos para las dádivas. Por ahora se muestran fanfarrones cual cachorros malcriados, que se saben apoyados por la superioridad armamentista del imperio, que no por la justicia. Por eso es que adecos y copeyanos, mejor dicho romuleros, opusdeistas y saltimbanquis tienen la cachaza de tergiversar los hechos con gritos estentóreos para decir que el Presidente Hugo Chávez Frías es un “traidor a la patria”, por el hecho de tomar la decisión de reforzar el cuido de nuestras fronteras, bajo el acecho en marcha del hombre que gobierna tras bastidores a Colombia y de su caporal, el de la doble faz, señor Uribe.

Ahora el bobalicón de Ismael García, quien no se escucha a sí mismo cuando pretende que los demás interpreten sus jerigonzas, desanda como la sayona clamando por un apoyo de parte de los cuatro millones de colombianos residenciados en Venezuela, ahora sí con sus “papeles” en regla. Lo que no pasa por la mente retorcida del traidor es que parte numerosa de esos compatriotas, formarán con nuestros cuerpos de seguridad y nuestro pueblo, una grandiosa barrera fronteriza: tierra, mar y aérea, para que los traidores no escapen de la bota enemiga que es ciega y no tiene amigos, por mas traidores que sean. Ya el imperio les pagó en vida. Además, así paga el diablo a quien le sirve y los traidores de acá no van a ser la excepción.

Ellos no saben que los tránsfugas de la patria están contados. Y los que están mas allá de la raya caerán mansitos en la nasa al creer que serán bienvenidos con el apoyo armado de los paramilitares de Uribe. Es que, debido a su larga ausencia, no les llegará la información en cuanto a que a los protectores de fugitivos de la justicia venezolana, también los pisó la bota yanqui después de una eventual locura de Uribe y su estado mayor encabezado por la familia Santos contra Hugo Chávez mientras, el pueblo venezolano conjuntamente con los hermanos colombianos, resistiremos la embestida con el grito de Patria, Socialismo o barbarie. ¡Venceremos!

pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1071 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor