Ruralidades

Fiascos: Goicochea y el fúsil del Pompeyo

No porque se empantanaron tras el mismo objetivo. Sí por lo farsante de ambos. Aunque el primero, a pesar de joven, se dejó ver lo cuarteado (mosca dubitativo) desde el punto mismo de la partida. El viejo pudo simular, durante decenios, su trabajo de zapa en la izquierda venezolana.

De entrada, en el caso del muchacho, uno pudiera decir que no tiene la culpa el bisoño si no el que le enseña la tramoya. Y ese joven, antes de salir del claustro donde los “encuerdan” de la mano de la jerarquía eclesiástica, no fue enseñado en el “oficio” de la mentira. Los sacerdotes del anticristo, del antisocialismo, se imaginaron en Goicochea la lumbrera de la actuación teatral para llevar la ficción a las masas, al estilo Hitler. Se equivocaron una vez mas cuando pretendieron equiparar las peroratas mentirosas de la mesa redonda, donde es secuestrada la palabra de nuestro señor Jesús de Nazareth, el de la sufrida Palestina, con las ofertas engañosas a un pueblo que ya se sacudió el lastre que, durante milenios, nos dejaron los farsantes. Y de Pompeyo el “ya ‘ta bueno ya”.

Ante el Dios de la UCAB y ante la ley de la naturaleza, fue una maldad que le hicieron a ese joven, después de lavarle sus propósitos. Ahora ya le están asomando reemplazo, no dio la talla el muchacho; grande en tamañote pero platanote mental. No asimila la seña. Y si alguien lo duda, no tiene más que revisar dos fotos de la “gran prensa” del segundo y tercer día de la controversia, en la que participó Pompeyo. De la segunda, única para El Nacional, El Universal y otros, destacaron la narizota con el parche al estilo Mendoza, con una leyenda que insinuaba fracturas del “palo” de la nariz. Fue que no revisaron la que, solícitamente, le tomaron en el mismo momento cuando provocaron la trifulca, en la que se tocaba el temporal izquierdo. ¿La nariz?, pálida pero enterita sin una mancha roja. No le dio tiempo (los nervios lo apresuraron) a ponerse un toquecito de esmalte rojo.

Decile pinocho al esmorgallado, sería ofender al muñeco. Este al menos provoca cierta hilaridad. Pero lo del joven universitario, más que todo, provoca preocupación por él mismo. Nos duele cualquier percance que afecte la vida de un ser humano. Lo de la evidente incapacidad para convencer del muchacho de la UCAB, no dá lugar a la mortificación. Al fin y al cabo, con que lo devuelvan al claustro de la jerarquía eclesiástica le harían un bien. Pero es que, mientras tanto, en esas calles hay unos cuantos disociados golpistas que, otra vez, andan buscando un muerto. Y esos fariseos tienen la escuela del Mossad, quienes no permiten que nadie se devuelva… vivo. ¿Recuerdan la finca Daktari?

Ahora un consejo, muchacho, mira a tus espaldas. Ya te tienen “espalderos” de los de la escuela de Cantaura y Yumare. Si no sabes de qué y de quién se trata, averigualo a tiempo. Pompeyo, si es que le queda algo de memoria aun no enajenada, te puede ayudar en eso. Pero si no te colabora y, Dios no lo quiera, te sucede algo, el hombre del fusil aceitaito, será culpable por omisión.

Ahh, lo del fusil “aceitaito”, se explica porque, según nos contaron, el “Santos Yorme” adeco de juventud y estalinista de vejentud, en uno de esos zafarranchos personales y antichavistas, se pronunció por volver a cojer el fusil. Lo que no sabe el dicharachero de la talanquera, es que Chávez antes del por ahora, tuvo contacto con el PCV. Y, entre otros devaneos del guerrillero de El Junquito, se le informó aquello de las fotos, fusil al hombro, en la selva del chicharrón y de las fresas rojas rojitas.

Luego entonces, incapaces los dos, es mejor que se refugien en su nidal. Goicochea en sus estudios y Pompeyo en su ocio de viejo, aunque no se haya ganado el favor del pueblo, quien ya le puso el tramojo. No hay más talanquera “Santos Yorme”. A las del imperialismo no entraras aunque hagas rogativas a la gusanera de Miami, mientras los pueblos tienen un horizonte para gritar Patria, Socialismo o barbarie; a la que venceremos.

Pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1721 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor