Baduel: no me "defiendas" Petkoff

No estamos en el pellejo del General en Jefe Raúl Isaías Baduel, que bien puesto y acerado tiene ese humano cuero, como todo el pueblo venezolano. Además es un militar curado contra la coba de los agoreros, bichitos tal cual mini mosquitos puripuri, mutados en cizañeros, como es el caso del racista y negrero nacido por accidente en la negritud de Bobures, siempre bocón pero ahora sin oídos que le escuchen sus necedades. Uno, por el interés que tenemos en medir hasta dónde se redujo el alarido del vocerío de los disociados oposicionistas, de vez en cuando hace un esfuerzo para tomar debida nota de las encomiendas bien remuneradas que, con frecuencia, lanza al vacío el verbo zigzagueante de Teodoro Petkoff.

Ahora bien, en el caso que en esta oportunidad nos ocupa, no valdría ni el costo de la tinta, por no decir de palabra alguna, terciar entre la mala intención y la firmeza. Pero es que la tergiversación, cuando además es aupada con recursos financieros tras bastidores, a veces se convierte, o se pretende convertir, en una pajita encima del oído. Claro que eso no mella en los componentes del ejército del pueblo venezolano, mucho menos en la firmeza y claridad de los generales Raúl Baduel y Rangel Briceño. Pero ayuda y aupa el odio de los disociados hacia los hombres y mujeres del nuevo Ejercito. Es decir que Petkoff con su cizaña, lo que pretende es darles bandera a los gorilas sin uniforme, aduladores de la “coronela” Blanca Ibáñez, para que “puyen” a los confundidos de la clase media en contra de una desavenencia militar inexistente. Veamos porqué.

El catire, como le gusta que le llamen, enarboló la desteñida bandera de los desaciertos del partido comunista de la Unión Soviética, y pretendió justificar su deseo para que parte del ejercito, con Baduel al frente, se oponga al proceso hacia el socialismo, con una máxima que también es parte del mismo proceso y que, por lo mismo, el general ex – Ministro la proclamó en su discurso de despedida, cuando dijo: “En el orden político, nuestro modelo de socialismo debe ser profundamente democrático. Debe dilucidar de una vez por todas que un régimen de producción socialista no es incompatible con un sistema político profundamente democrático”.

Así amigos, con su interpretación sesgada, es que el correlón de la montaña quiere confundir al actual ejército que sí es del pueblo y con lo que, de paso, pretende hacerle creer a los venezolanos que Baduel, el entrañable amigo de Hugo Chávez, se manifestó contra la política de su inseparable camarada. Pero ni de vaina se le ocurrió reconocer (lo de “vaina” es un venezolanismo) las siguientes palabras de Baduel en el citado discurso: “como bien lo señaló nuestro presidente Hugo Chávez en una entrevista concedida a Manuel Cedieses, director de la revista Punto Final. Cito: “En la línea política uno de los factores determinantes del Socialismo del siglo XXI debe ser la democracia participativa y protagónica. El poder popular. Hay que centrar todo en el pueblo, el partido debe estar subordinado al pueblo. No al revés”. ¿Será esto un reconocimiento? Por supuesto que a quien le paguen por pretender que los demás crean lo contrario, dirá que es una disidencia.

Otra de Petkoff, que nos permite decir que solo en este país, bajo el “rrrrrégimen chavista donde no hay libertad de expresión”, se puede denigrar del gobierno y de la Fuerza Armada, como lo hizo Teodoro en el programa dominical de Televen y con la moderación de Carlos Croes (05-08-07) cuando dio a entender que desde Rangel Briceño hacia abajo, Chávez está seleccionando un ejercito de incondicionales. Lo que le faltó decir, para culminar la “hazaña”, fue que el Estado Mayor se para firme ante la secretaria ya que, por ahora, no se hace presente una primera dama la cual, elucubramos acá en positivo, un poco fuera de contexto, debe estar llegando al altar, y de aquí a Miraflores hasta el 2025, para mayor pesadilla del catire de Viasa y cayapero contra los trabajadores y sus prestaciones.

Espero, señor catire Petkoff que, por esta cortés aclaratoria, no me vaya a endilgar su acostumbrado epíteto de imbécil. Estamos muy viejo pa’ la gracia. Además ya usted esta de palo abajo recorriendo la bajadita de Enrique Otero, su bobolongo. No la bajaita donde todavía usted espera a los que nos sumamos al proyecto revolucionario del pueblo venezolano, con Hugo Chávez Frías, rumbo al socialismo verdadero. Con el mensaje de Jesucristo en la pluma de Carlos Marx y la acción revolucionaria de Simón Bolívar y de los mártires Rosa Luxemburgo, Wladimir Ulianov – Lenin y León Trotsky. Mientras tanto, distráigase usted con doble v Bush, y que le aproveche. El a usted.

Pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3034 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor