Azimut revolucionario

Dialéctica y evolución

…“Desafortunadamente la corriente conservadora hasta ahora dominante en la vida política nacional, gravemente debilitada por el ímpetu de las fuerzas de cambio, se ha subsumido en el movimiento fascista impulsado desde EEUU dentro de la etiqueta del neoconservadurismo”…

Alberto Muller Rojas



De prisa tenemos que ir a la reconstrucción de la dignidad comunal, a la organización y transferencia de poder a al agente, a la convocatoria colectiva de participación socio política que es lo único que garantizará la pervivencia en el tiempo del proceso revolucionario entendido no como una propuesta política de una facción sino como las alternativa única para garantizar evolución a los sectores más desposeídos.

La avanzada contra ideológica promovida pro los sectores que mezclan convenientemente el conservadurismo y el fascismo como mecanismo de expresión política trabaja con odio… pero con un odio que es maleado con tecnología, capital y ayuda extranjera. Mientras la revolución intenta desmantelar el antiguo esquema de separación de clases y confinamiento de los sectores más desposeídos, estos sectores de oposición trabajan en legitimar la división, en recrear las diferencias históricas entre lo que ellos identifican como bandos sociales e instan a sus disociados a trabajar en función de una retoma de poder por la vía de la fuerza, de la desestabilización, acompañados de un poder mediático que impide ver las cosas claras y que segrega la opinión de las clases populares resaltando la visión social de una clase media estafada por las sub culturas de la alineación y la adoración a unos sistemas de vida inaplicables que tiene fundamento en el salvajismo económico… una especie de anarquía mercantil que hace de los grupos más adinerados los de mayor opción para acumular el poder político. Una contradicción, si tenemos en cuentas que el conservadurismo rechaza los conceptos de anarquía por considerarlos transgresores de lo establecido.

El apartheid planteado por los grupos fascistas que atacan con vehemencia la revolución socialista según lo comenta efectivamente el general Muller Rojas sería una consecuencia ineluctable de ese nuevo esquema de gobierno que propician los sectores de oposición más radicales… Un nuevo Jericó que nacerá para delimitar las casas de las chabolas, las quintas de los ranchos, la gente de la sub gente. Ya se dejan escuchar los rencores de una propuesta empeñada en no reconocer anti tesis y enceguecida por la pérdida de unos espacios que consideraban naturales y propios aún y cuando son de un colectivo. La dialéctica no puede producirse con estos “visionarios” que le huyen al debate y le temen al cambio. La revolución trabaja porque factiblemente la transformación sea imperecedera, y escúchese bien, no se trata de hacer imperecedero un partido, un líder o una opinión política… se trata de hacer imperecedero un proyecto de vida, un perfil ideológico sin vicios partidistas sino con un verdadero sentimiento humano que haga permanentes las tendencias de solidaridad y justicia social en ofensiva paulatina que logre ofrecer a todos las mismas posibilidades y para ello es necesario que todo el colectivo de forma tácita ceda algo… abra los espacios, renueve sus intenciones y ofrezca su voluntad para el avance y la evolución dialéctica.

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

prensagobernacion@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1364 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor