Esta oposición mediática es como los Borbones; ni olvidan ni aprenden

¿Quieren derrocar a Chávez? Es fácil, pero por favor sigan los siguientes consejos!

Niccolò Macchiavelli en su obra “El Príncipe” diseña una serie de teorías que han servido para que muchos se orienten por el escabroso camino de lo que se llama Ciencia Política. Y a veces con buenos resultados. Pero, a estas alturas del Siglo XXI esas enseñanzas resultan, si bien útiles como referencia histórica, en la práctica resultan inoperantes, no tanto porque Macchiavelli estuviera equivocado, sino porque es un libro cuya lectura es difícil de acometer.  

Desde hace algunos años se ha dado a conocer un profesor norteamericano de nombre Gene Sharp, presentado así:

    “… es sin duda el más importante de los teóricos de la noviolencia (sic), superando la profundidad y rigor de sus obras al propio Gandhi, cuya fama se debe más al ejemplo práctico que al conocimiento de su pensamiento. Así pues, Sharp es considerado como el creador de la corriente pragmatista dentro de los teóricos de la noviolencia. Esta corriente se caracteriza por apologetizar el uso de la noviolencia no por criterios de legitimidad, como haría la corriente moral que tiene en Gandhi o Jean Marie Muller sus principales exponentes, sino por criterios de efectividad en la lucha contra la tiranía.” 

Eva Golinger (http://www.aporrea.org/tiburon/a19947.html ) ya alertaba el 02-03-2006 sobre Gene Sharp y con cierta angustia hacía un llamado para que pusiéramos atención, no sólo en este personaje, sino en sus socios que andaban merodeando en Venezuela tratando de incentivar a la oposición para ver si levantaban cabeza.

Thierry Meyssan, en un artículo bastante interesante y de lectura obligada para tener una idea de Sharp, (http://www.voltairenet.org/article123805.html), lo describe así:

    “Desconocido para el público, Gene Sharp elaboró una teoría sobre la no violencia como arma política. Por cuenta de la OTAN y más tarde de la CIA, formó a los líderes de los golpes de Estado suave de los últimos quince años. Desde los años 50, Gene Sharp estudió la teoría de la desobediencia civil de Henry D. Thoreau y Mohandas K. Gandhi. Para estos autores, la obediencia y la desobediencia son cuestiones morales o religiosas antes que políticas. Ambos oponen una ley superior a un orden civil. Sin embargo, la práctica de sus convicciones tuvo consecuencias políticas, de manera que lo que consideraban como un fin en sí puede ser percibido como un medio. La desobediencia civil puede ser considerada entonces como una técnica de acción política, incluso militar.” 

Fíjense bien, que el propio Gandhi es desechado, porque sus principios son morales y religiosos. Recomendamos no seguir a Gandhi, pues resultaría contraproducente, sobretodo si se delega en el cardenal Castillo Lara y en la jerarquía católica venezolana la ejecución de tales principios.  

Gene Sharp ha sido tan popular y tan útil para la derecha que sus libros son divulgados gratuitamente en Internet, lo que es bastante inusual en esta sociedad capitalista. Los asesores de Gene Sharp han estado en Venezuela, se han cansado de dar charlas y nada. Pero, después de todo ya había logrado su consagración con su obra "The Politics On Nonviolence" (1973), conocida en español como “La Lucha Política noviolenta” (sic).  

De la teoría a la práctica no hubo sino un paso. El gobierno de los Estados Unidos, vista la mala fama que tenía invadiendo países en forma tan descarada, violenta y costosa, aceptó poner en práctica esta teoría en países conflictivos. Todavía tenemos presente las atrocidades cometidas en Panamá, Somalia y Grenada, donde con una inusitada crueldad masacraron esos indefensos países. Caso patético es el de Grenada, donde arrasaron con todos sus dirigentes y asesinaron al primer ministro de entonces, Maurice Bishop, quien resultó “suicidado” misteriosamente.

Como no quiero inventar ni interpretar nada me limito a reproducir el siguiente comentario:

    “Hay dos razones principales para la no-violencia. Una es práctica y la otra ética. Sharp sostiene sencillamente que la no-violencia es más efectiva que la violencia. La violencia lleva a más violencia, mientras que la no-violencia la contrarresta. Por supuesto el movimiento de resistencia sufrirá pérdidas, incluso humanas, pero tales pérdidas seguramente serían mucho mayores si se usara la violencia. Una variante de este enfoque es la opinión de que la no-violencia es la única forma efectiva de lucha en nuestras sociedades hoy. Quienes mantienen esta postura a veces aceptan la violencia ejercida por algunos grupos guerrilleros o la violencia militar cuando se sufre una invasión extranjera. Otros abogan por la no-violencia por razones éticas. Si uno asume que  cada persona tiene un valor infinito, entonces una persona posee tanto valor como dos o tres mil personas. Muchos sostienen lo opuesto. Que dos personas tienen más valor que una y que una persona puede, tal vez, ser sacrificada para salvar a otras dos. En este caso se asume que el valor del ser humano es limitado, no infinito, sin que por ello se deje de aceptar que dicho valor sea sumamente alto. Sin embargo, restringiendo el valor de un ser humano se puede justificar sacrificar a alguien a favor de la sociedad.

    La contaminación de la desobediencia civil con violencia sólo fortalece el poder de quienes ejercen la violencia. Cuando algunos expertos en defensa social afirman que es posible combinar la resistencia civil con la resistencia violenta, lo único que están haciendo es revelar que no han comprendido en lo más mínimo el principio de la desobediencia civil. Es simplemente ilógico ofrecerle una taza de café a un policía durante un acto de desobediencia civil, si en una ocasión anterior las galletas estaban envenenadas.

Se dice que el primer país donde comenzaron a experimentar con las teorías de Sharp fue en Serbia (ex-Yugoslavia), donde lograron derrocar a Slovodan Milosevic, lo que no pudieron hacer antes con tantos hechos violentos que incluyó en bombardeo de las principales ciudades del país durante semanas, aunque ya este señor había dado sus primeros pasos en Birmania. Luego vino Ucrania, con su “Revolución Naranja”, Georgia, con la “Revolución de Terciopelo” y Kirguizia, con la “Revolución de los Tulipanes”, pero se estrellaron estrepitosamente en Bielorrusia, donde Lukachenko y su pueblo comenzaron a poner en duda la eficacia de esa teoría, cuya debilidad más notoria es sobre la concepción del poder, porque todo puede funcionar muy bien hasta que es derrocado un gobierno, pero ¿y después? Para ejemplo veamos en caso de Pedro Carmona.  

Protestas, persuasión, intervención y no cooperación. En Cuba, se ha puesto en práctica esta teoría con pocos resultados prácticos, aunque no desdeñables. El problema es que estas actividades no son espontáneas de la población sino que son inducidas y financiadas por la CIA. El periodista Rafael Rubio reseña en http://www.libertaddigital.com/php3/opi_desa.php3?cpn=34262, lo siguiente:

    “… durante el año 2005 se han documentado 3322 acciones de resistencia pacífica. El número casi duplica las 1805 del año 2004 y culmina una evolución vertiginosa desde que comenzó a documentarse este tipo de acciones, con las 44 tímidas protestas realizadas en 1997. Entre las acciones más destacadas encontramos 52 protestas públicas, 29 huelgas de hambre, la fundación de 14 nuevas organizaciones cívicas y 13 bibliotecas independientes, y la promoción de 4 peticiones generales de grupo ante entidades gubernamentales. Estas acciones de resistencia cívica son una prueba palpable que pequeños grupos de hombres y mujeres pueden luchar sin armas contra una dictadura feroz. 

Por eso amigos de la oposición, les recomiendo leer, eso sí, con avidez el libro de Sharp, que como antes dije, se consigue gratis en Internet, pero por sobre todo, y se los repito nuevamente, tengan en cuenta lo siguiente:

    “Cuando algunos expertos en defensa social afirman que es posible combinar la resistencia civil con la resistencia violenta, lo único que están haciendo es revelar que no han comprendido en lo más mínimo el principio de la desobediencia civil. 

Ustedes fracasaron con el golpe de estado, con el paro petrolero, con la guarimba, etc. ¿Van a seguir con eso? 

No quiero ser un aguafiestas, pero me permito informarles que nuestro presidente Chávez también ha leído ese libro, y según me informaron, lo tiene muy bien subrayado y colocado ahí, en su mesa de noche.


omar_montilla@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8271 veces.



Omar Montilla


Visite el perfil de Omar Montilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: