El empresario candidato

Está es la historia de San Lorenzo, El Santo Politiquero y El borrachito del pueblo fabricado por él… Como cambian las cosas dijo Don Pacho tomándose su cafecito vespertino. Se paró y se dirigió a la ventana de su apacible casa y me dijo que había una vez un político, era un ambicioso empresario de fabrica de cerveza y distribución de alimentos que estaba en plena campaña electoral, llegó a un pueblo del interior, se subió sobre en un camión de distribución de sus maléficos productos fabricados por él, para dar inició su discurso o digamos su mitin:

¡Conciudadanos, compañeros, compañeras, amigos, amigas! Todos ustedes y lo que no están también…de aquí y de acullá!... Nos encontramos aquí, porque no podemos estar en otro lugar, convocados, reunidos o arrejuntados, para debatir, batir, mezclar, tratar o discutir un tópico, tema o asunto trascendente, e intrascendente también, importante o de vida o muerte para el país que supuestamente quiero salvar…pero primero… Ustedes me tienen que salvar a mí…um ustedes entienden. Todos los asistentes al acto estaban bajos efectos muy etilizado…dijo una beodo deja de hablar tanta paja y vaya al grano soltando un eructo de esos que recordamos.

El tópico, tema o asunto en cuestión es que hoy nos convoca, reúne o arrejunta, es mi postulación, aspiración o mi candidatura fenomenal a la presidencia de este maltrecho país, al que yo quiero salvar, pero bien salvado, porque Yo creo que soy la solución, no hay más pa donde coger, ustedes saben y me entienden, con una botella de una espumosa bebida y en la otra mano una bolsa de harina de hacer arepas llamada "Pran’’.

De pronto o de repente una persona del escaso público interrumpe, pide la palabra y le pregunta al candidato: ¿Por qué utiliza usted utiliza tres palabras para decir lo mismo de algo que ya sabemos? Pues mire, caballero: la primera palabra es para las personas con un nivel cultural muy alto, como poetas, escritores, filósofos, etc, de aquella gente que vive como parásitos a costa de ustedes, de esa que llaman sociedad civil…

La segunda es para personas con un nivel cultural medio, como usted y la mayoría de los que están aquí hoy, digamos los que no han ascendidos por culpa del sistema, ustedes me entienden.

Y la tercera palabra es para las personas como ustedes que tienen un nivel cultural bajo como por ejemplo, como ese borracho que está allí, tirado en la esquina, el cual yo los fabrico con mi bebida espumante y deliciosa.

De inmediato, el borracho, se levanta todo airado y le dice: Postulante, aspirante o candidato y carroñero... ¡hic! Usted sepa, el hecho, circunstancia o razón de que me encuentre en un estado etílico, borracho o con una pea hasta el culo, por culpa de su bebida espumante y deliciosa... hic! no implica, significa, o quiere decir, que mi nivel cultural sea ínfimo, bajo o jodido… ¡hic!. Y con todo el respeto, estima o cariño que usted se merece ¡hic!, puede ir agrupando, reuniendo o arrejuntando...¡hic!, sus trastes, efectos o cachivaches y cajas de miche, etcétera, etcétera... ¡hic! y encaminarse, dirigirse, largarse o irse pal coño bien derechito y con la progenitora de sus días, la madre que lo llevó en su seno, o la Tal que te parió… he dicho y todos lo beodos que acompañaban al borracho se miaban de la risa. Y Doña Gertrudis que pasaba por ahí casualmente dijo que pena con este desdichado empresario como candidato presidencial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 712 veces.



Marco Pedraza


Visite el perfil de Marco Pedraza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Pedraza

Marco Pedraza

Más artículos de este autor