¿Cuál es la vía para Venezuela?

Lo hemos señalado con anterioridad, el gran punto a favor del régimen es que se le ha permitido ser quien imponga la agenda política en el país a pesar de su ilegalidad e ilegitimidad, generando escenarios prefabricados donde el control absolutista de las instituciones públicas, las armas y los recursos del Estado le aseguran siempre alzarse con la victoria así pierda, como en el caso de "lo electoral" con condiciones absurdas para el país.

En este sentido, podemos asegurar Venezuela no cuenta con oposición, al menos una que permita torcer el fatídico rumbo que transitamos de la mano del castrismo venezolano. Precisamente, nada será distinto hasta erigir una oposición con agenda propia, que reconstruya la confianza y sea capaz de incidir dentro de nuestras fronteras.

Todo comienza por, y es una acción insustituible, dejar de seguir la agenda del chavismo, por ejemplo, diálogos impuestos e inamovibles y presuntos procesos electorales viciados desde sus orígenes, donde el régimen termina imponiendo partidos, candidatos "opositores", así como quiénes votan, los resultados, todo lo inherente a lo electoral.

Ello es tan importante que el chavismo se desvive por sostener una falsa oposición que brinde apoyo a sus tretas (diálogos/elecciones) a fin de simular democracia, caminos constitucionales que desde hace tiempo no existen. Por otro lado, teme enormemente a la calle, a una oposición con caminos propios y sepa reconquistar la simpatía.

Es importante aclarar, todos los cargos de elección pública están en mora, pues los procesos electorales luego de 2015 han sido perpetrados en las tinieblas, en oscurantismo, sin ningún vestigio de legalidad ni legitimidad.

No se puede continuar hablando de elecciones sin condiciones, y en el caso de primarias éstas deben realizarse, por lo pronto, sin fines electorales, sino para relegitimar las direcciones de las organizaciones políticas con miras a reconstruir la confianza, la empatía.

Entonces, lo correcto es hablar de condiciones, sin condiciones no puede apoyarse ninguna elección, es allí donde el juego se tranca porque el castrismo venezolano jamás permitirá un CNE ajustado a la ley, siendo el máximo órgano de quien se desprende todo lo inherente a lo electoral… un órgano partidizado solo beneficiará a su tolda, como es el caso en la actualidad, no solo ocurre con el CNE, sino con todas las ramas del poder público nacional.

Hay dos eventos que el chavismo teme, una oposición real con agenda propia y una sociedad civil activa, exigiendo sus derechos. Venezuela se cubanizó porque el régimen hizo todo a su alcance para forjar una falsa oposición y reprimiendo a toda costa, violando derechos humanos, por tal motivo hoy la Corte Penal Internacional investiga lo acontecido en el país.

Ello explica que en el país no se reporten decenas o centenares de protestas diarias cuando ningún servicio público sirve, poseyendo la peor inflación del planeta y las instituciones más representativas de la corrupción, la inoperancia e indolencia. La siembra del terror por vías de represión que violan los derechos humanos mantiene represado el verdadero sentir de los habitantes del país.

Por otro lado, la oposición reconocida, la de Guaidó, sencillamente no supo aprovechar su momento estelar, hoy luchar por sobrevivir. En consecuencia, se requiere con urgencia una relegitimación (primarias) de las organizaciones políticas, eso sí: sin intermediación de instituciones psuvizadas, con el voto de los venezolanos en el exterior, sin cómplices que se prestaron para procesos electorales truculentos, con acompañamiento internacional y con la inclusión de quienes han sido inhabilitados inconstitucionalmente.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 814 veces.



Leandro Rodríguez Linárez

Politólogo / Analista político / Articulista de opinión, con más de 1.200 artículos publicados nacional e internacionalmente.

 leandrotango@gmail.com      @leandrotango

Visite el perfil de Leandro Rodríguez Linárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leandro Rodríguez Linárez

Leandro Rodríguez Linárez

Más artículos de este autor