Guaidó, el dictador eterno

Todo listo para defender los guisos. Así se cuadró la extrema derecha agrupada en una disonante entelequia llamada con el rimbombante nombre de "Comisión Delegada". Y entre cuyas fantasiosas atribuciones está la de acomodar a su antojo y conveniencia los artículos del "Estatuto" creado a la carrera para justificar y perpetuar para toda la eternidad al fraudulento gobierno del espurio Juan Guaidó, respaldado solo por la cúpula más reaccionaria del G4 y por el patrón de turno de la Casa Blanca.

Evidentemente, su principal propósito es continuar imperturbables en el saqueo de los activos del Estado venezolano en el extranjero. También mantener el monopolio sobre el lucrativo negocio de las "ayudas humanitarias", toda una mina que ha enriquecido los bolsillos de los avariciosos líderes de Voluntad Popular y Primero Justicia.

La inmoralidad y la desfachatez es de tal magnitud que nada de crear mecanismos para garantizar la contraloría, auditorías o investigaciones sobre la infinidad de denuncias realizadas en todos los lugares donde el "equipo" de piratas y rateros de Guaidó han metido la mano. Hay un manto de protección para evitar que se destape aún más la olla podrida cocinada con eficiencia en tan solo 3 años de "gobierno interino".

Los supuestos demócratas están por encima de cualquier ley. Tienen licencia para robar, saquear, para ejecutar magnicidios, todo con total impunidad. Solo aplausos y vítores reciben de los políticos y medios de la tribuna más reaccionaria de la extrema derecha mundial.

Con total precariedad e inmoralidad la extrema derecha se inventó un adefesio legal digno de estudio en todas las escuelas de derecho constitucional del planeta. Nada más leer la existencia de una quimérica y plenipotenciaria "Comisión Delegada" (curules en forma de hologramas que solo existen vía ZOOM), llena de una banda de desquiciados que asumieron poderes celestiales y supraconstitucionales para hacer y deshacer a diestra y siniestra, pisoteando absolutamente toda la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. No están presentes ninguno de los supuestos del artículo 233 (falta absoluta del Presidente) y mucho menos los mentados como mantra 333 y 350. Los supuestos demócratas solo son una camarilla de bandidos que actúan en el total sigilo y la oscuridad, siempre al margen de la ley.

El adefesio del "Estatuto" dice entre otras barbaridades legales, morales y éticas que buscan "restablecer la vigencia de la Constitución" pero violan todo su contenido, valga la vagabundería y las contradicciones, cuando dejan abierta y de manera indefinida "la continuidad constitucional de la Asamblea Nacional y el Presidente Encargado asumido por Juan Guaidó". También se inventaron que está "plenipotenciaria" y dictatorial Asamblea Nacional "tutelará ante la comunidad internacional los derechos del Estado y pueblo venezolanos". ¿En qué parte de nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela aparece que los ciudadanos delegan sus derechos en una camarilla de hampones? ¿Quién eligió a estos fascistas como nuestros representantes? Tamaña barbaridad.

Por otro lado, estos tiranitos, pichones aventajados del mismísimo Augusto Pinochet se abrogan poderes absolutos para "designar o ratificar a los titulares del Poder Ciudadano, el Poder Electoral y el Tribunal Supremo de Justicia, de conformidad con la Constitución y las leyes". Carmona Estanga se quedó pendejo ante estos despreciables déspotas de la extrema derecha. Están bien lejos de todo lo que se llame respeto a la democracia y al marco legal vigente.

Como es importante garantizar los negocios y las coimas, en el espurio "Estatuto" se esmeran por garantizar ponerle el diente a las empresas del Estado, por eso su amplia preocupación por "La gestión autónoma del giro comercial de PDV Holding, Inc. y sus filiales". Estos rateros no hacen el más mínimo esfuerzo por ocultar su cinismo y caradurismo.

Pañuelo en la nariz, por favor. Como era de esperarse los únicos que saludaron con gozo las barrabasadas de sus disociados peones fueron los empleados del Departamento de Estado norteamericano. En un discurso bien sincronizado, el "embajador" holograma James Story, declaró que "Felicitamos a la @AsambleaVE por sus esfuerzos en buscar una solución democrática en torno a la continuidad. Seguimos reconociendo la vigencia de la Asamblea Nacional de 2015, y del presidente interino @JGuaido. Volver a las negociaciones en México es el mejor camino". No me ayudes tanto compadre. Es muy feo que una potencia extranjera sea la que "reconozca" y de órdenes a unas tristes marionetas que no tienen el respaldo del voto del pueblo. Que revisen bien la historia reciente, de cuál fue el fatídico destino de todos los presidentes títeres impuestos por Estados Unidos en Afganistán, Irak o Libia. Puras meteduras de patas por andar de espaldas al pueblo.

María Corina Machado y una parte de la oposición se bajaron de una vez del autobús de la "transición" dictatorial. Sin pelos en la lengua María Corina les reprochó que "El G4 mató la presidencia interina. Con dicha modificación del Estatuto se tendría, en vez de un presidente interino, una junta de gobierno del G4 con Guaidó. El poder será ejercido por una AN que no se reúne, no fiscaliza y no controla. Vente no va a validar esta farsa". Mayor traspié imposible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1191 veces.



Richard Canán

Sociólogo.

 @richardcanan

Visite el perfil de Richard Canán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Richard Canán

Richard Canán

Más artículos de este autor