Memorias de un escuálido en decadencia

Informe

¡Tremenda vaina nos echó la ONU! Uno viene haciendo su trabajo del carajo, defendiendo el bloqueo y las sanciones, porque claro, esa es la orden que nos dieron, y que también apoyó el compañero Trump, y de repente viene esta señora, Alena Douhan, y nos echa esa vaina de decir que "las sanciones han exacerbado las calamidades existentes". Así dijo la señora Relatora. Y la verdad es que tiene ese nombre bien puesto: Relatora. De bolas, porque el relato que le escuchamos es para salir corriendo, porque vamos a estar claros, no solamente Estados Unidos y la Unión Europea son los causantes de esas sanciones, también estamos nosotros que fuimos tan sinceros y las apoyamos, y las seguimos apoyando, porque a nosotros nos vendieron la idea de que mientras más sanciones le metieran a los venezolanos, estos se iban a arrechar y listo, salían en tropel por todas las calles del país a pedir que gobernáramos nosotros, y listo el pollo, se acabó la dictadura, llegamos nosotros a arreglar esta vaina, como Luis Herrera arregló la Venezuela aquella de 1980. Lo que pasa es que estos carajos y carajas tardan mucho en arrecharse, soportan esas sanciones aguantando ese dulce mal con que se están muriendo, hasta que llegó esta señora y nos dijo lo que todos sabíamos, que las sanciones nos tienen jodidos a todos y todas. Es cierto que nosotros en privado hablamos peste de las sanciones, que nos tienen bien jodídos, pero ni de vaina que vamos a salir a decir que estamos de acuerdo con lo dicho por la ONU, o por la señora Douhan. ¿Si ONÚ?

La señora Relatora, o cuentera, pidió hasta que se cansó. Le pidió a Estados Unidos que se dejara de pendejadas y suspendiera las sanciones. Le pidió a Portugal, Inglaterra y Estados Unidos que nos devolvieran los dólares y el oro que nos tienen retenidos en sus bancos. Y de vaina nos pidió a nosotros, los opositores decentes y pensantes de este país, que nos fuéramos para el carajo y que dejáramos de apoyar esas sanciones. Hasta los Fedecamaradas estuvieron de acuerdo con la señora ONU. Menos mal que desde Washington el compañero Miguel – Guarimba –Pizarro repudió ese informe, claro, es verdad que desde Washington uno puede hablar la pendejada que jode porque está allá, como un pachá. También el compañero Antonio -Pensionado –Ledezma desde Salamanca, España, puso un twitter diciendo que la principal sanción que tenía el país era la dictadura, claro, también desde Salamanca, y así la vaina es muy fácil. Pero vengan a vivir aquí, para que vean cómo se bate el cobre y el dólar y arrópame que tengo frío.

Y las vainas se presentaron juntas. Sale el informe, que nos tiene arrechos, y de repente llega un vuelo desde Rusia con las ampolletas para el coronavirus y ahí sí es verdad que nos jodimos, porque cada uno de nosotros salió a buscar al chavista que conocemos para ver si nos anotamos de primeros para que nos pongan la ampolleta. Es que así no se puede, uno trata de encontrar una lucecita, una vaina para defenderse y para creer que puede pasar algo a favor de nosotros, pero nada. Ahora solo nos queda pensar en las elecciones a gobernadores que serán en diciembre, y ya Embajada Radonski dijo que sería bueno participar, porque no vamos a seguir con ese fracaso al hombro. Y le cayeron encima desde Miami por todos los noticieros que están de acuerdo con nosotros pero sin participar en elecciones, uno no sabe qué carajo quieren para salir del dictador, porque ya hemos hecho todo lo ilegal que se puede hacer.

El papá de Margot estaba viendo cuándo le tocaba ponerle gasolina al Chery que le compró a los chavistas, y después que supo que era mañana, prendió el televisor en el canal ocho y vio la rueda de prensa de la Relatora Alena Douhan que estaba terminando, y el periodista dijo que las sanciones eran un crimen y que exacerbaron las calamidades y era una clara violación a los derechos humanos, y el hombre apagó el televisor y dijo: "¿Y tuvo que venir esa señora a decir lo que todos sabemos?. Esa vaina es verdad, las sanaciones están ahí hasta que este hombre se vaya, o mejor me voy yo primero". Y se fue directo al cuarto y le metió ese coñazo tan duro a la puerta que la vecina gritó: "Te voy a preparar un informe para enviarlo a la ONU, muérgano",

-Cuéntame, cómo te ha ido, si has conocido la felicidad.-Me canta Margot



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2938 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: