Yo no olvido el año viejo y el gran negocio de Iván Duque este 2021

1.- Postrecitos de Huevos Chimbos:

* Es evidente en los diputados electos que, por encima de las diferencias políticas, se trazaron el objetivo común de la paz, la reconciliación nacional y hacer justicia sin amnesia como reitera el presidente del ente legislativo, Jorge Rodríguez, de hecho, arrancaron aprobando por unanimidad un acuerdo en rechazo a la decisión de la Corte Internacional de Justicia sobre la controversia del territorio del Esequibo entre Guyana y Venezuela, además, crearon una comisión para el dialogo y la paz, y otra con el fin de investigar los crímenes perpetrados por los miembros de la Asamblea Nacional del período 2016-2021, sobre lo que precisó la diputada Iris Varela que, en un mes, se deberían tener resultados que permitan exhortar al Poder Judicial a que determine las responsabilidades judiciales… Comenzó la cuenta regresiva de los terroristas.

* El 5 de enero, día de la instalación del nuevo parlamento, arremetieron contra la central hidroeléctrica El Guri, provocando un apagón en varios estados del país. Así se delatan los terroristas de Guaidó. Así son y nunca van a cambiar. Están adoctrinados para el daño. Por eso, los diputados electos deben tener todo el apoyo, para legislar en función de que no quede vestigio alguno de terrorismo en Venezuela, bajo aquella premisa de candelita que se prende candelita que se apaga, de lo contrario, crecerá de nuevo la llama y nos seguirán conduciendo al caos.

* A propósito del asalto de los republicanos al Capitolio en Washington, rescato esta frase: "Donald Trump le agarró el gusto a la sangre, a la muerte", pronunciada por el presidente Maduro en la entrevista que le hizo el periodista Ignacio Ramonet el 1 de diciembre, refiriéndose a las veces que el mandatario gringo ha ordenado asesinarlo. Y la rescato porque esa frase encierra lo que en realidad es el inquilino de la Casa Blanca, quien hizo de la muerte, de la destrucción, del delito, sus herramientas de poder con la pretensión de dominar al mundo a fuerza de terror.

* Por eso, no me sorprendieron los trumpistas armados en el edificio legislativo gringo, intentando evitar el triunfo de Joe Biden. Ciertamente, los últimos presidentes de EEUU han sido unos asesinos, pero Trump tiene el añadido de su condición psicópata. Psiquiatras y psicólogos, gringos, inclusive, advirtieron que el mandatario estadounidense no estaba apto para gobernar el país norteamericano. Creo que, pese a todo, la humanidad salió barata, ese criminal pudo causar más desgracias de las que dolorosamente ha provocado en el mundo durante su infeliz mandato.

* La política exterior de EEUU con respecto a Venezuela sigue siendo una incógnita con el triunfo de Joe Biden. Analistas señalan que de un presidente gringo a otro, así sean de tendencia política contraria, no hay diferencias sustanciales, sin embargo, estoy convencido, primero, de que Biden sabe que Trump es un genocida que robó los activos de Venezuela en el exterior con la colaboración de Leopoldo López y Guaidó, segundo, que los métodos violentos que utilizan para imponer su hegemonía ya no funcionan, y más bien han desatado un odio mundial contra EEUU.

2.- Se le vino el mundo encima a Guaidó... Las informaciones que se leen en los periódicos El País de España y el Washington Post no son nada halagadoras para ese delincuente. El primero, investigando toda la maniobra de su gobierno de fantasía, concluye que se tambalea y, el segundo, publica un artículo confirmando la trama de corrupción en la que pretendía apoderarse de los activos de Venezuela en Petrocaribe. Aquella que denunció Patricia Poleo y que implica a Jorge Reyes y Pedro Antar, representantes de la sociedad mercantil Caribbean Recovery Assets; Fernando Javier Blasi-Blanchard, director de asuntos comerciales de la embajada virtual de Venezuela en EE.UU. y su hermano Magín Eduardo, responsable de llevar a cabo un cobro por los 750.000 dólares para la adjudicación del contrato;

Javier Leonardo Troconis, comisionado presidencial ilegal para la gestión y recuperación de activos en el exterior nombrado por Guaidó; José Ignacio Hernández González, exprocurador ficticio de Guaidó, entre otros. El mismo escrito del Washington Post señala que Guaidó le condonó la mitad de la deuda a Paraguay por 269 millones de dólares. La Unión Europea dejó de reconocerlo como presidente de la írrita Asamblea Nacional y como presidente encargado. Los fugitivos Julio Borges y Antonio Ledezma –en un alarde de cinismo como si ellos no formaran parte del gigantesco robo de ese hampón a la nación- le piden que aclare el destino de la montaña de dólares que ha recibido, en fin, creo que nada más le quedó el apoyo del narcoparaco Iván Duque, subpresidente de Colombia. Y ese, como buen santandereano, no es amigo de nadie.

3.- Yo no olvido el año viejo… No me refiero a que nos quedemos anclados en el pasado, sino que olvidarnos del 2020 es caer en lo que les conviene a criminales como Leopoldo López y Juan Guaidó, y eso no lo podemos permitir. No debemos olvidar que después del llamado de arrechera de Capriles Radonski, que provocó más de 10 fallecidos en el acto, y la operación golpista La Salida de Leopoldo López, con más de 100 muertos, una de las acciones vandálicas que más ha hecho daño en Venezuela es la autoproclamación de Guaidó en una plaza pública de Caracas. Olvidarnos de 2020 sería olvidarnos de las sanciones y el bloqueo financiero contra el pueblo venezolano, que suplicaron, además de Guaidó y López, Julio Borges, Antonio Ledezma, Carlos Vecchio, los hermanos Tomás y Juan Pablo Guanipa, el comisario llorón, Iván Simonovis, y muchos otros hampones de los grupos delincuenciales Voluntad Popular, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo. Olvidarnos de 2020 sería olvidarnos de que estos delincuentes apoyan a Iván Duque, subpresidente de Colombia, en su canallada de no aplicarle la vacuna contra el covid-19 a los migrantes venezolanos en su país. Olvidarnos de 2020, sería olvidarnos de los intentos de magnicidios, de las colas de la gasolina, de la escasez de medicinas, del alza inducida del dólar, de la inflación que provoca el golpista Lorenzo Mendoza incrementando el pecio de los productos Polar, para que la gente no los pueda comprar, y así podría mencionar tanta miseria ejecutada por la oposición terrorista en su empeño de llegar al poder; de allí que, yo no olvido el año viejo.

4.- El gran negocio de Iván Duque este 2021… No crean que son fortuitas las infelices declaraciones del subpresidente de Colombia, diciendo que no va a vacunar a los venezolanos en su país ¡no señor!, eso está bien pensado y calculado, porque logra el escándalo que pretenden los narcoparacos de la oligarquía enquistada en el Palacio de Nariño, y sienta las bases que permitan que les sigan otorgando dinero con la farsa de atender a los venezolanos en su territorio. Qué le puede importar a ese criminal la vida de nuestros compatriotas, si por mantenerse en el poder es capaz de sostener una matanza de líderes sociales de su propia gente, porque así él sea rico y los campesinos pobres, por sus venas corre la misma sangre…De modo, que el gran negocio de Duque este 2021 es seguir robándose el dinero de los migrantes venezolanos, un negocio que le resulta tan lucrativo como el narcotráfico, con la ventaja de que puede confundir y entonces no lo vean como el narcoparaco que es, sino como una persona honesta y altruista. El problema para Iván Duque radica en que Colombia, Venezuela y todo el mundo lo conocen, saben quiénes son esos mafiosos de la oligarquía santandereana, sujetos fríos, calculadores, capaces de matar y hacer lo que sea por dinero. Y cuentan, por las buenas o por las malas, con los apátridas Tomás Guanipa y Juan Guaidó, quienes lo apoyan en la criminal acción de no vacunar a los venezolanos en Colombia. Miserables sobre los que no existen epítetos en la lengua española para calificarlos. Y digo por las buenas o por las malas, porque esa es la condición de Duque para dejar vivir a esos apátridas en su país. Que se dejen manipular como títeres para sus operaciones desestabilizadoras contra Venezuela. Y el día que se nieguen a sus pretensiones, o los hace presos o los saca a patadas de su territorio. Esa es la penosa realidad de esos traidores de la Patria. Lo que tienen de asesinos, desleales y criminales, lo tienen de borregos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4790 veces.



Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán - Italia.

 giancarlodimartino2017@gmail.com      @gcdimartino

Visite el perfil de Gian Carlo Di Martino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición