Guaidó y la poca gente que le queda, locos por indultos y ahora, pá más vainas, vacunas "comunistas"

La oposición de Guaidó ha entrado como en barrena, caída libre, de arriba se viene en picada; lo de la gasolina le puso el trasero en dos manos y sin reponerse, le vino lo de los indultos y dentro de poco, antes de las elecciones, le caerá encima lo de las vacunas, que son tres y con las manos puestas donde dije, se pondrá otra vez en corri-corre.

Con los indultos no sabe dónde pararse y qué opinar. Pedía se indultase a gente detenida sin motivos, según él. Ahora dado los indultos, no está de acuerdo con ellos porque "eso es una maniobra del gobierno". "Y además", agrega, "esos indultos no tienen validez porque yo, el presidente verdadero, no los he otorgado. De manera que los presos deben seguir en sus celdas y quienes salgan, los volveremos meter a prisión y les doblaremos las penas, por usurpadores y fugados".

Pero a Guaidó y al mismo Maduro, porque los dos parecieran víctimas de lo mismo, ya se les está madurando un drama o se les va a seguir agriando el guarapo, con eso de las vacunas.

Rusia, la semana pasada, anunció una vacuna contra el Covid; según Putin, ya pasó la etapa de prueba y en breve estará en el mercado y China ha anunciado lo mismo; igual han dicho los cubanos. Tres vacunas "comunistas", porque para Guaidó no serán armas para derrotar la pandemia, sino para acabar con la democracia, la libertad y hasta vigilar a la gente, porque para él, en su simple forma de mirar el mundo, esos países son comunistas, "man que pongan", pues de eso es todo aquel que no venere a Trump y la estatua de la libertad.

La poca gente que todavía rodea y "asesora" a Guaidó, por sus dólares y amor a la democracia y libertad, a EEUU va y viene como uno, en esta etapa de pandemia, del cuarto a la cocina dentro de la casa a ver si hay algo que comer, como si la cocina pariese y por si la compañera preparó algo y lo tuviese escondido "pa´ la noche". Y está al tanto de lo que allá dicen; sabe de las denuncias del presidente Trump, su candidato, aunque no vote, pero ese día llegará, según sueña, que los comunistas del Partido Demócrata, desde el candidato presidencial Biden hasta la "negra", dicho en el lenguaje procaz de aquél, que escogió de candidata a vicepresidenta, amenazan la libertad y la democracia de allá. No le importa que hasta la familia de Trump, que en la intimidad lo conoce, diga lo mismo de éste.

Por lo anterior y por el anuncio de los "comunistas" chinos, rusos y cubanos, que tienen sendas vacunas, que para más vainas, no sé porque razón sólo serían aplicables en el trasero, que así también se le llama a las nalgas, como que si alguien, una de ellas les toca, se dice por lo bajo y con rabia "ese carajo me cogió el trasero", Guaidó y su poca gente van a vivir un drama por la desgracia de tres vacunas comunistas, como para completar el mandado, sólo aplicables atrás y para más vainas con chips, no sólo para inmunizarle contra el Covid sino también para saber lo que cada quien por allí se mete y convertirlo en comunista de atrás para adelante.

Y después de pasado el instante dramático "de tener que tragarse esa píldora" y terminar aceptando aquello con resignación, pues la gringa no acaba de salir y cuando salga con el mercado de allá, sus socios y las sanciones, vendría llegando aquí cuando quien no se haya vacunado estará bajo tierra, por el Covid, el hambre o por esa invasión armada que todavía solicita su pana María Corina, optará de manera obligada a aceptar que los comunistas le vacunen el fondillo y desde allí descubran sus gustos y andancias.

¡Y qué colones se formarán aquí cuando esas vacunas lleguen! Porque seguro China, Rusia y Cuba las mandan, aunque Maduro no tenga como pagarlas, porque en materia de real él también está con las nalgas en las manos, pero algún futuro, y hasta por detrás de uno, venderá como está vendiendo el ganado y el pescado. Es decir, las vacunas, auqnue nos protejan del Covid, meterán a Maduro en otros enredos, tener que pagarlas y ese de las colas, los coleados y la plaga de quienes "cobren vacunas" para vacunar a la gente.

Y esa poca gente de Guaidó diciendo que esas vacunas "comunistas" con su chips que le colocarían en las nalgas, "no sirven para nada porque las buenas son las gringas, pero aquí no llegan porque Maduro no da libertad para eso". Y concluirán que eso será un "verdadero lavado de cerebro que se comienza de atrás pá ´lante y de abajo pa´ arriba, desde las nalgas".

Pero mientras ellos eso dicen, imagino, habiendo tanta gente en la cola, que Maduro creará seis tipos de estaciones - dos por cada vacuna - no de servicio sino de vacunación, tres donde el perraje se vacune de gratis pero haciendo cola y hambrientos de comida, donde si la gente no la mata el virus que en las colas abunda, lo haría el tiempo de espera. Salvo aquellos que se dejen "vacunar" por los agentes del orden, para que les vacunen. Pues ahora será más la gente que acuda a vacunarse que los carros que a las bombas llegan a surtirse de gasolina y pasan horas y horas. Serán los 30 o más millones de venezolanos, que a esos sitios lleguen por la vacuna. ¡Qué tremendo negocio para quienes "vacunen" en las colas a los aspirantes a ponerse la vacuna contra el Covid! Y Maduro preocupado cuando eso sepa, aunque se haga el loco.

Pero habrá también en cada sitio destinado para eso, tres especiales, las de pagar en dólares, donde no habrá colas, ni nadie que contamine. Y de allí se saldrá rápido porque habiendo dólares no hay burro con reumatismo y más con el trasero puyado.

Observe el lector que en todo el socialismo de Maduro así opera, si pagas tienes todo a la mano, nada falta. Los dólares te hacen invulnerable y los vulnerables que se jodan y hagan su cola.

Pero aún así, ya por la costumbre, la poca gente que a Guaidó acompaña, estará en las seis colas pegándose sus vacunas; esta vez no mandarán a nadie que les hagan la cola; temen que la que las que cobren en dólares no sean de las buenas, pues los comunistas deben haber contaminado esas para matar a quienes por vacunarse allí, identifican como enemigos de ellos y el proceso; y de esa manera, habiendo al poco tiempo elecciones, las gane Maduro porque, de sus opositores, por lo menos, se murió la dirigencia y, por ello, pocos de sus contrarios irían a votar. Por lo que por esas vacunas, a Guaidó y la poca gente que le queda, tendrán con el traseró en seis manos comunistas y los chips adentro.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1955 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: