Rechaza a Guaidó, impugna a Maduro y venera a Trump

La ‘facción boba’ de la oposición venezolana

Lo hemos dicho otras veces, pero es necesario repetirlo. En la política venezolana de oposición se ha enquistado una facción cuya posición política estratégica se balancea entre la estulticia y la idiocia, es decir, se opone al corrupto de Maduro, rechaza a Guaidó sobre la base de una presunta corrupción al tiempo que venera a Donald Trump. Que el presidente de EEUU haya sido acusado en su propio país de ser el presidente más inmoral y corrupto de la historia de EEUU por una de las Cámaras del Congreso Nacional y por los rotativos de mayor influencia de este país, no parece afectar a los miembros de esta ‘facción boba’ cuyos líderes ni siquiera intentan explicar la lógica detrás de esta majadera estrategia.

Donald Trump, corrupto, inmoral o cualquier cosa que sea, es el presidente de la más poderosa nación del globo terrestre e, independientemente de su interés personal o político, apoya a Juan Guaidó. En el ejercicio de ese enorme poder ha logrado que otras 58 naciones del mundo le ofrezcan a Guaidó un soporte sin precedentes en la historia del continente. Gracias a ese inédito soporte a Guaidó las sanciones están sofocando poco a poco la respiración de Maduro. Un minúsculo pragmatismo debería ser suficiente para convencer al venezolano más lerdo y admirador de Trump, que apoyar a Guaidó es cierto modo coincidir con Trump y la manera más obvia de salir de los depredadores bolivarianos. Suena lógico, pero no así para la ‘facción boba’ que insiste en odiar al moreno de Guaidó, idolatrar al catire de Trump y formalmente rechazar a Maduro. Paradójicamente, mientras Juan Guaidó recibe este excepcional apoyo internacional con sobriedad republicana la ‘facción boba’ se retuerce en adocenadas adulaciones al catire Trump sin terminar de elucubrar, si no es Guaidó ¿quién?

Todo esto hace que por una simple y llana curiosidad nos preguntemos ¿cuál es la explicación política, sociológica, de sicología social o costumbrista para esta sandez colectiva de este grupo de venezolanos que, en toda la geografía, voluntaria e involuntariamente, formen parte de esta ‘facción boba’ de la oposición venezolana? Vamos a intentar algunas respuestas.

¿El legado español?

Ramón Menéndez Pidal solía decir que la envidia es una "pasión muy humana, pero demasiado española". Unamuno, con más precisión, sostenía que la envidia es la "íntima gangrena del alma española". Don Quijote, aleccionando a Sancho llama a la envidia "raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes". Jorge Luis Borges coincidía: "Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: es envidiable". Al escritor catalán, Luis Racionero, le preguntaron en una ocasión ¿qué le ofende tanto de España? ¡La envidia, la envidia, la envidia! Es nuestro defecto estrella. Igual que los ingleses son hipócritas, los franceses vanidosos y los alemanes disciplinados, el español lleva la envidia en el genoma.

Se ha insistido mucho que la envidia es pues el pecado capital de los españoles. Una característica especial del carácter y la cultura de la Madre Patria que hace que este sentimiento sea diferente al de cualquier otro país hasta el punto de ejemplificarla con asertos como este: la "envidia de los españoles no es aspirar al coche del otro, sino a que el otro se quede sin coche". En casos extremos los envidiosos están incluso dispuestos a infligirse daño a sí mismos, con tal de que el envidiado sufra un daño mayor. Traducido en términos de la ‘facción boba’, prefiere que Maduro se quede en el gobierno pero que Juan Guaidó no llegue al poder. ¿Pura, simple y específica envidia?

El genoma venezolano

¿Corre en el torrente sanguíneo de los latinoamericanos el genoma de la envidia española? Sin duda, no es cuestión de selección, es una forma de legado, sobretodo entre los más encumbrados criollos del subcontinente, orgullosos de tener un mayor torrente de estirpe española. Es la secuencia del ADN y la de sus 3.000 millones de nucleótidos de la porción de sangre española que probablemente abunda en la ’facción boba’ de la oposición venezolana. Muchos de ellos caraqueños que presumen del abolengo español. Si aún lo dudan, obsérvenlos en Twitter o en Internet. Son fácilmente reconocibles: hablan mal de Guaidó, adulan a Trump y se oponen a Maduro. Son caricaturas de aquel fanático legionario español, Millán Astray que vociferaba ¡viva la muerte!

El envidioso se regocija del mal ajeno o intenta causar algún daño a alguien que triunfa, por medio de la calumnia, como don Basilio en «el barbero de Sevilla» o con mentiras e infamias que hacen que Otelo imagine la infidelidad de Desdémona, envidioso de los éxitos del moro. También se asegura que la política es una de las actividades humanas donde la envidia se evidencia con mayor deformidad. El envidioso en política siempre piensa que los éxitos de otro estaban a su alcance, pero una distorsión del destino se los arrebató. Por eso se dice que la envidia es mucho más virulenta cuanto más cerca está el envidiado de los envidiosos, hecho que podría explicar por qué la ‘facción boba’ odia a Guaidó y adora Trump.

¿Es Juan Guaidó víctima de una perniciosa envidia de la ‘facción boba’? No creemos que haya dudas. En la historia de Venezuela, aparte de Bolívar, no ha habido un presidente que haya surgido de los presutuosos capitostes caraqueños. En la historia venezolana a los ‘amos del valle’ no les quedó más remedio que dejar que la envidia los consumiera a fuego lento mientras veían desfilar, uno tras otro, a presidentes provenientes de las provincias, menos de Caracas, lo cual tampoco impidió que hayan devenido en cortesanos y en los aduladores más refinados de todos los provincianos que ocuparon la silla presidencial, incluyendo a Chávez y a Maduro.

Por eso es que ante la posibilidad de un cambio de gobierno la ‘facción boba’, sección caraqueña, podría estar reflexionando así: un tal ‘Juan’, de apellido ‘Guaidó’, probablemente de ancestros que se remontan a la tribu Siquisique… ¿presidente de Venezuela? ¿No hemos tenido suficiente con José Antonio Páez de Acarigua, Ignacio Andrade de Macuto, Cipriano Castro de Capacho, Juan Vicente Gómez de la Mulera, Eleazar López de Queniquea, Medina Angarita de San Cristóbal, Rómulo Betancourt de Guatire, Raúl Leoni de El Mantecal, Carlos Andrés Pérez de Rubio, Luis Herrera de Acarigua, Rafael Caldera de San Felipe, Hugo Chávez de Sabaneta, Nicolás Maduro de Cúcuta y ahora… ¿Juan Guaidó de La Guaira?

Demasiado realismo para la "facción boba" de la oposición venezolana.

 

o.ochoa@att.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 668 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter