¿Por qué AD, Copei y sus partidos adláteres apoyan la intervención extranjera?

El actual plan de Estados Unidos por ponerle la mano al petróleo venezolano está clarísimo: Acusar de narco-terroristas ante la justicia norteamericana a los importantes dirigentes del gobierno venezolano; utilizando esa acusación como excusa, francotiradores y explosivistas atentarían en contra de la vida de esos dirigentes, creyendo que de esa forma se descabezaría el movimiento revolucionario; ocupar alguna parte del territorio venezolano con mercenarios entrenados para crear una zona "liberada" desde la cual operaría el gobierno legítimo de Juan Guaidó y por último, intervenir militarmente y en forma abierta para defender ese gobierno y derrocar a la tiranía narcoterrorista.

Que lo intenten aprovechando la cuarenta es algo que no sabemos. Solo espero que para cuando se dé, nuestra Fuerza Armada y nuestra Milicia estén lo suficientemente preparadas.

-

SIN EL APOYO INTERNO DE AD, COPEI Y SUS EXCRECENCIAS, NO PUEDE HABER INTERVENCION.

-

Lo que queda clarísimo es que la conducta imperial de saqueo, sanciones, cerco económico contra nuestro país y ahora con esta acción terrorista, no tendría ninguna excusa legal, no solamente si Guaidó no se hubiese autoproclamado, sino también, y de manera determinante, si la Asamblea Nacional no hubiese participado activamente en ese plan.

-

Es decir, los verdaderos responsables que las potencias imperiales hayan robado los bienes que Venezuela tenía en el exterior, que hayan implantado crueles medidas económicas que han sumido al país en una situación crítica y que se hayan violentado flagrantemente lo establecido en la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, han sido, aparte del propio Sr. Guaidó, los diputados de la Asamblea Nacional que con sus votos han promovido y sostenido esa aberración jurídica.

-

Y responsabilidad principalísima en esa asquerosa maniobra la tienen los diputados de Acción Democrática, que la apoyaron y apoyan con sus 56 legisladores (mayoría dentro de la fracción opositora de 110).

-

POR QUE ESOS PARTIDOS SIGUEN CIEGAMENTE LOS LINEAMIENTOS NORTEAMERICANOS?

-

La pregunta que surge es Por qué los miembros de Acción Democrática tienen esa miserable conducta?

-

La respuesta la pudimos encontrar en lo expresado el por Simón Jiménez en una entrevista que le hiciese el periodista Vladimir Villegas, en la cual el político dejó la idea de que en los principios básicos de la doctrina betancurista está el que sostiene que si se quiere acceder y conservar el poder político en nuestro país, los partidos políticos deben, dado el inmenso poder de Estados Unidos en la región, seguir sus lineamientos.

-

Entendemos así que en el momento presente la dirigencia de Estados Unidos quiere ponerle la mano a las gigantescas reservas de petróleo que posee nuestro país, siendo que para ello les es preciso desalojar del poder por la fuerza al chavismo, para permitir de esta manara que se den condiciones que justifiquen una intervención y ocupación armada. Si esto es así, y fieles a sus principios doctrinarios, a los adecos y a sus aliados ideológicos no les queda otro camino que apoyar activamente a los norteamericanos en sus planes, de allí su conducta.

-

Al respecto hay que aclarar que esa "idea brillante" que sostiene que para sobrevivir, lo que le conviene a los partidos políticos latinoamericanos es someterse a los designios norteamericanos no es de la autoría de Rómulo Betancourt, realmente fue elaborada por los teóricos del Departamento de Estado Norteamericano y difundida en la región a través de legión de sus títeres políticos de la época en la región, como Haya de la Torre, Pepe Figueres, Muñoz Marín etc.,

-

En otras palabras, los adecos han seguido por más de 70 años los postulados escritos por el imperio gringo en la creencia que son obra de su venerado líder.

-

AD, COPEI Y SUS ADLATERES QUIEREN REINSTAURAR LA DICTADURA PARTIDISTA

-

Tan miserables postulados fueron rechazados por la mayoría absoluta de los sectores de la sociedad latinoamericana, por lo que a los dirigentes de Estados Unidos no les quedó otra vía que imponerse sus intereses por la fuerza, aprovechando para ello la existencia de la guerra fría, utilizando el argumento de la "lucha en contra del comunismo."

-

Se instauraron así numerosas dictaduras en la región, muchas de ellas militares como las de Pinochet, Videla, Somoza, etc. y otras partidistas, como ocurrió en nuestro país, en el cual y durante cuarenta años el partido Acción Democrática y su carnal Copei impusieron gobiernos brutales, con miles de venezolanos asesinados, torturados, presos y perseguidos, con repetidas suspensiones de las garantías constitucionales, con cierres de medios de comunicación, violación del fuero parlamentario, siembra de falsos positivos con masacres colectivas, ametrallamiento de barrios caraqueños enteros, ilegalización de partidos políticos, allanamientos de sindicatos, universidades, etc. aparte de una corrupción desbocada, en fin, verdaderas dictaduras presentadas bajo un manto de supuesta democracia.

-

Podemos decir que el escenario político venezolano en la segunda mitad del siglo XX se caracterizó por una pugna entre los defensores de esas dictaduras partidistas, de grupos de izquierda que pretendían imponer el modelo dictatorial estalinista y venezolanos que anhelaban un país soberano, democrático y próspero.

-

Si bien esa dinámica perversa la rompió Chávez en la izquierda cuando llego al poder de la mano de un mensaje socialista y democrático, muy alejado de esa aberración del modelo soviético, los partidos AD, Copei, y sus adláteres, permanecieron aferrados a la tesis de la subordinación necesaria a los intereses del imperio norteamericano.

-

En estos últimos 21 años numerosos episodios de una violencia demencial propiciados por estos partidos con golpes de Estado, Guarimbas, manifestaciones insurreccionales, paros petroleros y nacionales, venezolanos quemados vivos, interrupción criminal de la energía eléctrica, destrucción mediante el fuego de valiosos activos del país, como los depósitos del CNE, del SSO, de guarderías infantiles, etc.

-

Todo ello enmarcado dentro de la estrategia norteamericana de propiciar una situación de violencia y caos en el país que permita su intervención en el país y el control militar de nuestras riquezas petroleras, lo que no sería posible si no contasen con la acción interna de AD, Copei y sus secuaces.

-

HAY QUE DERROTAR IDEOLOGICAMNTE ESA CONDUCTA ENTREGUISTA

-

En mi opinión, la única vía de cortar esa situación es pulverizando la base teórica que sirve de sustento a esa conducta rastrera.

-

Es que la situación ahora es muy diferente a la de los años 30 del siglo pasado cuando el Departamento de Estado la desarrolló, en los cuales Venezuela tenía tan solo poco más de tres millones de habitantes, la inmensa mayoría viviendo en el campo, con más del 80% de analfabetismo, sin casi vías de comunicación, etc. Ahora somos una nación de cerca de 35 millones de venezolanos, con mayoría urbana, con cero analfabetismo, con más de 8 millones de escolares y millones de profesionales ý técnicos universitarios, con una numerosa y bien equipada fuerza armada, por resaltar algunos aspectos claves, y con lo más importante, con un pueblo que desea vivir en prosperidad y democracia.

-

Y si analizamos a Norteamérica, ya no es la misma de antes, realmente es un imperio más de los varios que existen. Todo esto hace obsoletas esas teorías. La realidad actual impone, no sólo tener una política soberana sino también el impulsar en el subcontinente americano una acción de unidad entre nuestros pueblos para poder así, hacer frente a los retos que implica la multipolaridad. Si no lo hacemos, los grandes imperios nos comerán vivos.

-

Pero no basta conocer esta realidad, hay que difundirla profusamente a todos los niveles, fundamentalmente en los centros de estudios y en el ambiente político, para desmontar la tesis betancurista de la neo colonización obligada.

-

Lamentablemente todavía existen dentro del proceso venezolano pánfilos, con aires de estadistas, que sostienen que AD, Copei, y sus secuaces, son partidos democráticos. Ellos no quieren el poder para implantar una democracia sino para reinstaurar la dictadura que mantuvieron durante 40 años. No niego que muchos militantes hayan acudido a las filas de esos partidos con sentimientos democráticos, pero mientras sus líderes estén convencidos de las anacrónicas tesis entreguistas que en nuestro país defendió Rómulo Betancourt, no habrá paz en el país, como no la ha habido en los últimos 21 años.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 667 veces.



Carlos Enrique Dallmeier


Visite el perfil de Carlos Enrique Dallmeier para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: