Azimut revolucionario

La gente se pregunta como hará Rosales para cumplir con todo lo que ha prometido porque si nos ponemos a analizar sus palabras, él sentencia sobre aspectos generales de los problemas pero no profundiza en sus soluciones factibles y complejas dentro de un esquema de país cuyo sentido de la justicia social no esta bien arraigada dadas las influencias neoliberales e individualistas que prevalecen aún en sus formas particulares de vocación, profesionalismo o conducta habitual.

Sobre la pobreza, comenta que darán una tarjeta de débito negra y eliminarán el IVA. Dos decisiones absolutamente contradictorias teniendo en cuenta que para poder cancelar a más de 10 millones de venezolanos un millón de bolívares mensuales se necesitarán mucho más que unos ingresos petroleros que además se hallan altos por las políticas anti entreguistas del presidente Chávez, pues sabemos que tras su promesa de país está el remate de PDVSA y el retorno de la ganga petrolera a los EEUU lo que bajaría sustancialmente el ingreso por este concepto. Ya sin IVA, pues el estado tendría mucho menos posibilidades de regalar esa cantidad de dinero todos los meses.

En cuanto a las tierras habla no de distribuirlas equitativamente sino de entregarlas a la gente, lo cual no está mal dentro de un marco bien definido pero estamos seguros que habla de los grandes terratenientes a quienes el estado les ha dado tierras de su propiedad en concesión de uso y que poseen casas de campo con piscinas y ponys mientras el campesino verdadero es sometido a pagar por sembrarlas mientras el supuesto propietario disfruta una ternera libando escocés del fino.
Habla de las misiones y por un lado las cataloga como fracasos y después intenta explicar que aunque son un fracaso las dejará.

Mejor ni mencionemos lo que dice de la inseguridad, con su forma característica de mitinear, el candidato Rosales dice que “mejoraremos la inseguridad en todo el país”… Una bufonada que haría carcomer de la envidia al mismísimo Mario Moreno Cantinflas.

El candidato del imperio en suelo larense (el cual también es rojo rojito) se atrevió (como dice su profundo eslogan) desconocer la memoria popular al recordar y mostrar su diestra mano para decir que servirá para firmar, como aquella vez del golpe fascista, esta serie de desconcertantes medidas ejecutivas en el supuesto negado (hasta por él mismo) de llegar a Miraflores.

Por esto y más, desde esta tribuna hago nuevamente un llamado de alerta a los bolivarianos a los revolucionarios, a mantenerse blindados y unidos para impedir con el ejercicio democrático del voto el próximo 3D que nos arrebaten verdaderos logros que se han conseguido gracias a la humanista gestión del presidente Hugo Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1501 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor