La agónica política de la oposición

La Verdad es una, el error múltiple.

Simone de Beauvoir.

Los dirigentes de la oposición al alternar con otros, aunque digan cosas distintas mantienen un común denominador: La salida de Nicolas Maduro del gobierno, porque Venezuela es otra. En esta guerra simbólica no tienen piedad con las palabras que dejan de ser neutrales, sólo el enemigo merece las injurias porque sólo él enemigo está en el error. Todas sus acciones son un montaje- para la foto- y devienen en fracaso. La tolerancia y ser tolerante sería un síntoma de debilidad, por ello no puede caber dudas sobre la verdad, que pasa a ser Su verdad. La conversación política delos opositores se colma de términos nuevos y altisonantes: el trancazo, el plantón, toma de ciudades y guarimbas; que compiten, en menor proporción, con viejos vocablos: Paro y Huelga General, que nos evocan y retornan a los días previos al 11 de Abril del 2002. "Remember" Carmona, Ortega y Fernández. Llega un momento en que ya no importa el sentido y adecuación de los términos con la realidad que dicen expresar y representar. Solo importa su efecto acústico, su capacidad de producir impactos psicológicos, sobre las audiencias y/o espectadores. Su magia para suscitar rayos polémicos o su sutileza para arbitrar disculpas por los errores cometidos, pero no reconocidos. Algunas de sus palabras han quedado para siempre transformadas o envilecidas, que pasan a ser consignas. Excitantes consignas que al estar íntimamente cargadas de emoción, invalidan por completo su sentido denotativo. Su discurso político prescinde de las ideas y delas cosas, pero no delos nombres y de los calificativos, donde el lenguaje de todos los días-el habla- tiene un status de privilegios sobre la argumentación y la conceptualización del acontecer político. Carece de sentido cuando se hace pomposo, descalificador y tremendista: Mas para Conmover y escandalizar que para Convencer. En los análisis y explicaciones de la realidad sociopolítica realizados con superficialidad y ligereza, para las audiencias internacionales y nacionales, el discurso se desnaturaliza y se usa para formular narraciones ficticias y subjetivas que enmascaran la realidad verdadera, donde prevalece el error , la falsedad, el engaño y la mentira; que hace de la política "una metafísica del bolsillo" donde se hace alarde de descalificaciones y de frases muy generales en las que privan más lo emocional-valorativo (opinión) que lo fáctico-cognitivo (los hechos). Emplean términos a su modo y gusto: Sociedad Civil se transforma sin más en pueblo y en población. Hacen uso de cifras relativas sin identificar fuente:" El 90% de la población venezolana no quiere la Asamblea Nacional Constituyente". Porcentaje que contrasta con la cifra absoluta de 8.098.320 de electores que votaron el 30 de julio del año en curso, con una participación del 42,6% ,pero según voceros opositores fue entre un 2 y 6%, debida al miedo sembrado en los dos millones de funcionarios públicos obligados a votar, y que entre la FAN e l fraude electoral cayo muy mal y Maduro está arrinconado. Para concluir con la denuncia preferida : "Estamos en presencia del peor fraude electoral"( frases entresacadas del discurso de un diputado opositor el 1-8-17, en la AN)

El dirigente-vocero opositor monologa no razona, por lo que puede decirse que no habla y pasa a ser la voz que clama en el desierto, y cual araña solitaria queda prendido en la telaraña del engaño y la mentira, desconociendo y negando la realidad histórica, que se construye ante sus ojos. Cada acción inacabada que realiza genera entre sus seguidores: males nerviosos, irritabilidad, sentimientos de frustración o de culpabilidad y depresiones. Mientras que en los voceros crece la megalomanía, la sociopatía y las disertaciones desquiciantes y delirantes, que la dinámica política descubre y revela al paso de los días. En el plano mágico-virtual la MUD intenta hacer uso de "pócimas mediáticas" para sanar y aliviar a sus simpatizantes de sus fracasos y desmanes, por un lado, y por el otro incentivarlos y motivarlos anunciando el advenimiento de un mañana triunfal que se pospone y eterniza. Que como espada de Damocles queda suspendido sobre sus cabezas, y entre las ruinas acumuladas- en estos tres meses- gimen y lloran las ruinas futuras. Para conjurar las profecías´ y/o promesas no cumplidas, el decir político de las Corina Machado, de los Capriles, los Borges, los Guevara y los Ramos Allup, hacen uso de fórmulas que se dicen, se recitan, o se escriben para conseguir algo que se desea -CONJUROS-, por lo que se asocian con otros contra Maduro y el Gobierno para hacerles daño y/o perderlos, por último realizan peticiones y solicitudes al Gobierno que no admiten duda ni disputa -DEMANDAS INCONTROVERTIBLES-

Perfil Político del Dirigente-vocero de la Oposición.

  • En estos 17 años se han dedicado a politiquear: realizar una política de intrigas, de bajezas y conspirativas; en desmedro del arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.

*Los policastros opositores actúan con mala fé e intención a través de fines y medios turbios no conforme a las leyes y/o reglas de lo político.

* La lógica que prevalece en su discurso para conocer e inferir unas cosas de otras oscila entre conceptos equivocados o juicios falsos -ERROR-, la falta de conformidad entre las palabras, las ideas y las cosas -FALSEDAD-. Ausencia de la verdad en lo que se dice , hace, cree , piensa y discurre-- ENGAÑO-

Por lo que sólo ven y oyen lo que quieren ver y oir y cierran los ojos a la verdad. Hasta llegar, al extremo de expresar o manifestar lo contrario a lo que sabe, cree o piensa -LA MENTIRA- y darle apariencia de verdad. Con el fin último de inducir a tener por cierto lo que no es, valiéndose de palabras o de obras aparentes y fingidas.

Razonamiento ilógico que los lleva a cerrar los ojos a la verdad, por serle más grato. Y cómodo el ERROR y la MENTIRA a los que ahora se agrega el lenguaje del odio.

*Le confiere un sentido mágico a las palabras por aquello de quien conoce el nombre de algo, tiene poder sobre el mismo ( Guardini, Romano 1959) *. O al dominar la palabra un determinado ámbito de la realidad, quien la posee adquiere el dominio sobre el ámbito (Manuel García Pelayo, 1964)**

Porque para la Oposición la política es hablar, y a lo Humpty Dumpty, pedantemente afirma: " Cuando yo uso una palabra significa justamente lo que yo quiero que signifique, ni más ni menos".***

*El Poder. Buenos Aire, 1959 pp:197

** Mitos y Símbolos Políticos. Madrid 1964 pp177

*** Al Otro lado del Espejo. Lewis Carroll

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1109 veces.



Carmen Elena Balbás

Psicólogo Social

 cebalbas@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Elena Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: