BINÓCULO Nº 260

La nueva Inquisición

De ese montón de basura con la que somos bombardeados por las redes sociales, vi dos videos que me impresionaron mucho. Alguien como yo que he visto tantas cosas en el ajetrear a lo largo de los años y en mis tiempos de reportero, que pensaba había perdido la capacidad de asombro.

Uno de esos videos, es un sacerdote en Barquisimeto (me dicen que era el obispo) en toda esa parafernalia católica, y profundamente anticristiana, bendiciendo a un montón de terroristas, encapuchados, de rodillas y con sus escudos con pinturas medievales, que van a quemar a alguien, a degollar a alguien o a asesinar a alguien. Hace tiempo vi una película sobre las Cruzadas, donde recuerdo una escena exacta a esa, pero exacta. "… pero también reza el piloto cuando monta en el avión para ir a bombardear a los niños del Vietnam", dice Alí en la canción "No basta rezar". Todos los ejércitos tienen su sacerdote que bendice a los soldados y le pide a Dios que los cuide porque ellos van a matar a otros seres humanos. ¿Habrá una cosa más anticristiana que esa?

El otro video me impactó aún más, porque allí se ve a decenas de personas aplaudiendo a un grupo de terroristas que caminan por un pasillo de gente en la basílica, luego de la misa, y que los ovacionan para que vayan "a dar su vida por la patria", no sin que antes les entreguen su porción de kripy para que se sientan más valientes. ¡Coño! De qué tamaño puede ser la irresponsabilidad de un dirigente que permite semejante aberración. "Ave, Caesar, morituri te salutant" "Salve, César, los que van a morir te saludan".

No menos impactante es el video de la madre de Neomar, quien a carcajada limpia acompaña la urna de su hijo de 17 años. Supongo que ignora que los de María Corina viven fuera del país y no quieren saber nada de Venezuela. Ella perdió esa vida, esa ilusión, esa esperanza, esa sensación de amor infinito. Yo solo de pensar que a los míos les ocurra algo, me pongo a llorar. Ella cree ciegamente que su hijo estaba luchando por la libertad, alimentada por los medios que ahora hicieron un video con las declaraciones de un niño, capucha en el rostro, diciendo cosas cargada de ignorancia y de ausencia de la realidad.

"Cuando se tiene un hijo,

se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera,

se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga

y al del coche que empuja la institutriz inglesa

y al niño gringo que carga la criolla

y al niño blanco que carga la negra

y al niño indio que carga la india

y al niño negro que carga la tierra"...

¡Qué mágico era Andrés Eloy Blanco para explicar las cosas! Con esa primera estrofa de su poema "Los Hijos infinitos", lo está diciendo todo sobre lo que significa un párvulo para los que albergamos el sentimiento primero que la razón, en el caso de los hijos. Pobre mujer, aún me pregunto de qué tamaño será su ignorancia, o si realmente tiene conciencia de lo que le ocurrió.

Estoy convencido de que no, porque viven en un mundo que no es real. En la Guarimba del 2014, los terroristas de la urbanización Prebo de Valencia, se hacían llamar "Los Espartacos", nombre extraído de una serie de televisión de Universal Picture que hacia furor en ese momento.

Hay un video de finales de mayo de los terroristas de San Antonio de Los Altos que es impresionante. Una voz le dice al grupo de encapuchados: "Somos la Resistencia de San Antonio…". Es una escena dantesca, todos con molotov y escudos en mano, escuchan atentamente y luego hacen una arenga a la lucha por defender sus centros comerciales y acabar con la "rata" de Maduro. Ese solo video que apenas dura un minuto, es material suficiente para escribir un libro completo sobre análisis del comportamiento, conducta desviada, alienación, teorías de los efectos, psicoanálisis, funcionalismo, sicología social e historia. Son impresionante todos los elementos que se pueden observar en ese video. Comenzando porque el discurso de ese terrorista, el que habló, es una copia textual de una escena de Terminator 4, cuando Kyle Reese junto a una niña sorda, le dice al exterminador bueno "Somos la resistencia…".

Recuerdo que en uno de los noticieros luego del allanamiento policial a San Antonio de los Altos y de que se llevaran presos a un montón de ellos y despejaran las vías, las cámaras entrevistaban a la gente para saber qué opinaban de los terroristas. Todos coincidían en que el gobierno había reaccionado tardíamente porque los tenían secuestrados. "Nos dejan salir en la mañana y el que no regresa a las dos de la tarde, ya no lo dejan pasar", comentaba una de las entrevistadas. Consultada sobre el comportamiento de ellos, afirmó "ellos creen que están jugando porque se la pasan metidos en los teléfonos. Juegan todo el día y salen de allí a quemar, destruir y hacer daño. Ellos no viven la realidad". Y estoy absolutamente seguro de que la entrevistada no era ninguna estudiosa del comportamiento humano. No hace falta que lo sea, basta con escuchar lo que dicen y ver las indumentarias que usan para saber que no están en la realidad.

Ahora están terriblemente decepcionados con la dirigencia porque sienten que están dejando enfriar la calle. Es impresionante ver los tuit de algunos y ver cómo los acusan de traidores, de vender la lucha, de negociar la paz. A eso lo llevaron sus propios dirigentes, a desconectarse de la realidad, a ver una verdad que no existe, que no está por ninguna parte; y además, a pagar las barbaridades que están haciendo, porque ahora saben que Freddy Guevara, o Julio Borges, o Henrique Capriles, o Luis Florido, no van a visitarlos a la cárcel, ni pagarán el abogado que los defienda. Como ha dicho el mismo Guevara en sus tuit, los que caigan se quedan en el camino hacia la victoria, claro porque él nunca ha estado al frente. Tan distintos a nosotros, los que creemos en el hombre nuevo, que lloramos a nuestros muertos, no importa cuando fueron asesinados, para nosotros son nuestros muertos y serán nuestras almas siempre.

Lo ocurrido en Barquisimeto no es más que la reedición de la Inquisición. La nueva Inquisición. Obispos asesinos enviando a gente confundida y engañada a asesinar a sus hermanos. ¿Qué diferencia hay entre Tomás de Torquemada que autorizaba pasar una aguja de 50 centímetros por el ojo de una mujer acusada de bruja porque no se quiso acostar con él, y un sacerdote de Barquisimeto que bendice a los terroristas para que vayan a quemar vivo a un hombre o darle golpes a otro hasta matarlo? Son los nuevos métodos de la inquisición. En eso se convirtió la Conferencia Episcopal Venezolana.

Uno de los hechos que aún comprimen la cabeza de los estudiosos del nazismo, es tratar de entender por qué gente de la sociedad alemana culta, formada, inteligente, se dejó embelesar por un tipo como Hitler, que a final de cuentas solo era un encantador de serpiente.

Eso ocurre con la CEV, el odio a un gobierno y a un gentilicio, los está llevando a sacar todos los demonios que tienen por dentro. Así lo he visto también en amigos, profesores universitarios, con doctorado. Llegaron al nivel de estupidización de creer que esa dirigencia de la oposición puede sacar al país de la crisis. Claro. Siempre y cuando le peguen fuego a los chavistas, que son unos ocho millones de personas. Están apostando al Armagedón. Una muy peligrosa apuesta.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 954 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ?Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Rodríguez Olmos

Rafael Rodríguez Olmos

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /oposicion/a247907.htmlCd0NV CAC = , co = US